06 September 2011 ~ 39 Comentarios

Silvio Rodríguez, la doble moral y la libertad afectiva

por Carlos Alberto Montaner*

Silvio Rodriguez

(FIRMAS PRESS) Silvio Rodríguez acaba de desempolvar en su blog una vieja carta pública que él y Pablo Milanés me enviaron hace más de un cuarto de siglo. Yo los había invitado, también públicamente, a que se quedaran exiliados y denunciaran la dictadura, dadas las dudas y las críticas que ambos tenían del régimen. Pensaba más en Silvio que en Pablo –con quien nunca me había cruzado una palabra–, debido a que, poco antes, en Madrid, había cenado con Silvio en casa de un amigo común.

En la cena, que transcurrió de manera muy agradable, Silvio presentó una imagen de persona dialogante, deseosa de cambios que le pusieran fin a la división de los cubanos, y, aunque sin estridencias, se quejó de los peores aspectos de la dictadura. Esa noche percibí que el cantautor, en realidad, no creía en el gobierno que solía defender, y me pareció que era un prisionero de la doble moral que devasta psicológicamente a tantos cubanos atrapados en una penosa disonancia entre lo que creen, lo que dicen y lo que hacen. Esa lacerante ambivalencia que intuí luego me la confirmaron algunos de sus más íntimos amigos y amigas.

¿Por qué Silvio retoma hoy su vieja carta? Tal vez, no lo sé con certeza, para cerrar el reciente cruce de correspondencia que tuvo conmigo y complacer a la policía política, que no quedó muy satisfecha con este intercambio epistolar con “el enemigo”. Pero también sospecho que lo hace como una forma de distanciarse de la postura de Pablo Milanés, a quien indirectamente le reprocha su fugaz, pero amable encuentro conmigo, y como una forma de rechazo al deseo manifestado por el autor de Yolanda de propiciar la reconciliación de los cubanos sin renunciar a sus convicciones revolucionarias, patente durante su concierto en Miami. La estrategia de la dictadura, que es hoy la de Silvio, es mantener la crispación y el odio como una forma de legitimar los peores aspectos de la represión.

En efecto, en el guión escrito por la Seguridad cubana, las Damas de Blanco no son unas señoras dignas que recorren las calles pidiendo el respeto por los derechos humanos en medio de un coro de insultos y empellones orquestado por la policía política, sino asalariadas de Washington que cobran por sembrar la discordia en medio de una sociedad que les da su merecido, ejemplarmente unánime en el respaldo al gobierno. Los exiliados no son demócratas que quisieran una transición pacífica a la española o a la checa, con respeto para todas las partes, sino unos terroristas sedientos de sangre al servicio de la CIA, a los que se les debe negar todo trato y cerrar todas las puertas.

Para el Departamento Ideológico del Partido Comunista, que es la cabeza intelectual de la policía política, la mejor estrategia para mantener el régimen intacto y sin hacer concesiones a la voluntad popular, que claramente desea cambios profundos del sistema tras más de cincuenta años de desastres, consiste en sostener la inexistente rivalidad y contradicción entre una Cuba heroica que no puede bajar la guardia, asediada por Washington con el auxilio de unos cuantos canallas que quieren modificar el sistema para liquidar a sus enemigos a sangre y fuego y revertir los supuestos logros de la revolución. De donde se deduce que con esos tipos siniestros, tanto los disidentes dentro de la Isla, como los exiliados que se califican como demócratas, no puede haber ningún tipo de relación, salvo el desprecio y la denuncia. Por eso la andanada oficial contra Pablo Milanés, a la que ahora, vergonzosa y oblicuamente, se une Silvio Rodríguez.

Lo curioso es que esta crispación artificialmente alimentada desde el poder no es nueva en la historia de Cuba. En 1878, cuando se firmó la paz tras una década de guerra entre mambises y españoles (y los criollos que los apoyaban), los enemigos de la reconciliación decían que era imposible la convivencia armónica entre adversarios que se habían hecho tanto daño en el campo de batalla, pero no fue así: unos y otros, por lo menos hasta 1895, hasta que la intransigencia colonial hizo imposible una evolución pacífica, se integraron en partidos políticos enfrentados en el terreno cívico sin que se produjeran actos significativos de venganza protagonizados por los cubanos o los españoles.

El mismo fenómeno volvió a ocurrir en 1902, tras la inauguración de la República de Cuba propiciada por Estados Unidos después de su victoria frente a España en la guerra del ‘98. En efecto, entre 1895 y 1898 había ocurrido otra guerra fulminante y terrible, dirigida a sangre y fuego por Valeriano Weyler ” al frente del ejército español, pero cuando los cubanos asumieron el mando del país, lejos de vengarse de los españoles residentes en la Isla, dueños de casi todos los circuitos comerciales, lo que hicieron fue darles un abrazo a los enemigos de la víspera, reconciliarse con ellos y propiciar la inmigración demás españoles. Nunca fue más numerosa, positiva e influyente la sociedad española en Cuba que en el primer tercio del siglo XX, cuando el país era independiente.

Lo que quiero decir es que el odio permanente no es un rasgo de la mentalidad social de los cubanos como pretenden los defensores de la última dictadura comunista de Occidente. En 1933, los cubanos derrocaron a un dictador, el general Gerardo Machado,”  y ya en 1940 los machadistas formaban parte del juego político nacional y tuvieron una amplia representación entre los representantes del pueblo que redactaron la Constitución de 1940.

Si en la década de los ochenta, sin ningún éxito, insté a Silvio Rodríguez a desertar y denunciar al régimen, hoy le pido que recapacite, como ha hecho Pablo Milanés, y en lugar de dinamitar los puentes, se dedique a construirlos para que la totalidad de los cubanos, y no sólo un puñado de comunistas dirigidos por una dinastía militar de carácter familiar, puedan expresar libremente sus preferencias políticas para comenzar sin ira la transición hacia la libertad.

Sería útil que Silvio comprendiera que cuando Pablo habla de reconciliación, en realidad está ejerciendo un derecho poco recordado pero inmensamente importante: el de la libertad afectiva, también conculcado por la dictadura de los Castro. Un régimen que secuestró el corazón de los cubanos y los obligó a cortar todo tipo de lazo con los exiliados o los desafectos, ya fueran hermanos, hijos, padres o amigos, está lleno de odio. Un régimen que convirtió a los homosexuales en detestados enemigos del pueblo y los maltrató y encerró en campos de concentración, como antes habían hecho los nazis, es la representación del horror moral y la barbarie. Un régimen dedicado a disgregar a la población, en lugar de predicar la confraternidad entre la inevitable y bienvenida variedad, que decreta el odio como norma de convivencia y combate el perdón y la reconciliación, es un régimen muy enfermo.

La sociedad cubana, Silvio, necesita urgentemente superar esta etapa, pasarla página y construir una Cuba futura con todos y para el bien de todos, como quería Martí, en la que nunca más el gobierno se apodere de las emociones de los ciudadanos y les dicte a quién deben querer y a quién deben rechazar. Los cubanos, Silvio, tienen que recuperar la coherencia ética y renunciar a esa lacerante doble moral que los tortura. La libertad afectiva no es una figura retórica. Es una necesidad básica del espíritu. Es el componente clave de la felicidad individual.

*www.firmaspress.com

39 Responses to “Silvio Rodríguez, la doble moral y la libertad afectiva”

  1. Jose perez 6 September 2011 at 8:46 pm Permalink

    En una entevista que le hiciera a Silvio una periodista cubana para la revista Somos Jovenes, cubana tambien, Silvio ante la pregunta obligada de que el creia del imperialismo yanki , Expreso “yo estoy en contra de todo tipo de Imperio” Silvio toma un diccionario cualquiera hecho en cuba por la revolucion , por quello de que la Wikipedia sea una obra del impeiralismo yanki , y lee el signifcado de “Imperio” uso este medio porque se que no puedes tener, ni blog, ni voluntad propia, ni criterio propio pues el imperio que defiendes te lo prohibe,
    No esposible que no sepas lo que vive el pueblo de cuba , Gracias Alberto por mostrarnos que el pensamiento logico es lo racional

  2. Suso 6 September 2011 at 9:11 pm Permalink

    Silvio es absolutamente irrecuperable. Carece de capacidad analítica como todo abducido por una creencia, en éste caso de la diosa Revolución.
    Su blog es una clara representación de su sectarismo: el comentarista que no aplauda es borrado de su mapa (como yo).
    Yo creo que su revolución sería más defendible si todo cubano tuviera sus mismas posibilidades: publicar un blog, trabajar y viajar en el extranjero, expresarse libremente, tener una vivienda digna, o poder dedicarse a desarrollar la creatividad que no sea en el engaño, el robo, la mentira, necesarias para sobrevivir en el primer nivel de la pirámide de Maslow: la que compartimos con los animales “no racionales”.

  3. CUBASI YANQUYSI 6 September 2011 at 9:11 pm Permalink

    Sr Montaner,comparto 100% el articulo sobre Silvio Rodrigues y su ambivalencia politica,lease oportunismo politico…pero de chico siempre aprendi que a una mata de mamoncillos no se le piden chirimollas,como tambien aprendi de grande que medio homosexual no se puede ser…parece que medio revolucionario si!! asi Silvio puede criticar a Pablo y regalarle una computadora a Aldo para que componga letras criticando al sistema…mientras a Silvio no le toquen los estudios Abdala,sera un medio revolucionario…con un discurso politico de lealtad a una revolucion en la que no cree.

  4. osmel 6 September 2011 at 9:43 pm Permalink

    Me quito el sombrero senor Montaner.

  5. Pancrætia de las Bermudas 7 September 2011 at 12:03 am Permalink

    CARTA URGENTE, ABIERTA, A SILVIO RODRIGUEZ
    (Si me lo permite, Señor C.A. Montaner)
    Silvio, mi nombre es Pancratia de las Bermudas. Soy de madre cubana y padre bermudeño. En realidad me bautizaron Pancracia, como mi abuela negra cubana, que fue hija de esclavos, pero bueno. El caso es que me siento parte tanto de esta isla donde vivo, Bermudas, como de la isla donde vives tú.
    Como una más entre millones, siento el deber de hacerte esta carta. Siempre he estado pendiente de lo que pasa por allá, desde que, siendo yo niña, me trajeron hasta este pueblo de casitas blancas, inmaculadas, mi madre y mi tío, un ex-preso político (de los que se plantaron en las cárceles y pasaron años en calzoncillos por negarse a vestir el uniforme de presos comunes), y mi madre pudo reunirse por fin con mi papá.
    Para rematar, y lo que me impulsó finalmente a hacerte esta carta es que estuve casada con un negrón de CentroHabana (donde mismo viviste tú, Silvio, cuando CH no se caía a pedazos), balsero él, que por esas cosas del destino vino a recalar a estas tierritas; no en balsa, por supuesto, pero llegó, a Bermudas y a mi vida, “¡Y cuánto me ha costado sacar de mi vida a este fanático tuyo que ha sido siempre él, pero me lo saqué!
    Mi problema con el negrón de Cayo Hueso, es más o menos el problema que tiene el pueblo cubano contigo, Silvio. De hecho, con él me busqué muchos problemas por culpa tuya, culpa indirecta o directa, yo ya ni sé.
    Resulta que llegó criticando aquel sistema que hay en Cuba, como si a mí no me hubiera parecido suficiente testimonio de vida que haya salido huyendo de allá. Pero, no sé, por esos azares del vivir con aire acondicionado hasta en el automóvil, del aprender a hablar lo que se le venga en gana y a viva voz, y después de ser amamantado por mí con langosta dos veces por semana, y pargo y carne de puerco el resto de los días, se me volvió de un banquete para el otro “Revolucionario” y Fidelista. Así se llama él a sí mismo ahora. “¡Virgen de los Cobos, lo que hay que oír!
    Te diré que casi se le quitó lo de revolucionario cuando yo, enojada, lo tuve una semana a base de arroz, chícharo y huevo, lo puse a tomar agua a temperatura ambiente en vez de cervecita fría en cena y almuerzo, para recordarle cuáles son las cosas que comíamos en mi casa en Cuba antes de venirnos para Bermudas, y las que comía él en el lugar de donde escapó. Creo que ahora ni siquiera esas tres cosas juntas puede comer el cubano de a pie, ese cubano que a lo mejor tú no puedes ver, Silvio, porque te lo impiden las altas murallas que rodean tu casa en Siboney.
    ¿Tú me vas a decir a mí, que dar unas giras por los CDR, te hace estar más cerca del pueblo? ¿Sabes tú cómo viven esas personas cuando se alejan de las tribunas que montas tú, tan bueno que eres para la tribuna, y regresan a sus casas? Podrías hasta imaginarlo, que imaginativo se ve que eres, pero te invito a que vayas y vivas como ellos, vaya, como la misma familia de mi ex-negrón, y después dime que quisieras vivir hasta el fin de tus días en esas mismas condiciones. ¿Qué canción compondrías tras esa experiencia?
    Ahora, respondiendo brevemente a algunos puntos de tus cartas a Pablo Milanés, cuya vulgaridad -la de tu texto-, tal vez no sea tan explícita, pero es una vulgaridad en el plano moral, te digo lo siguiente, en nombre de una parte del pueblo del que me siento integrante, por más que tu gente pretenda arrebatarnos ese derecho a los que no comulgamos con su ideología…
    “Asimismo no me siento capaz de juzgar, menos públicamente, a un viejo amigo…”. “Por mi parte nunca -jamás- he permitido que en mi presencia nadie hable mal de Pablo”…
    ¿No es acaso juzgar, decir seguidamente cosas sobre Pablo como que es burdo, desamorado, que hacía propaganda con el único fin de lograr un lleno en su concierto? Que venenosito te quedó esto último. Y lo otro que escribiste después, de que le vendió su alma al diablo, que él es bajo y sucio y por ahí para allá todo lo del mundo y más, ¿tampoco es juzgar?
    Mi impresión de ti en este caso es que no dejas que nadie hable mal de Pablo en tu presencia porque eso es una prerrogativa que a lo mejor tú consideras que solamente tú puedes permitirte. En el mejor estilo de Fidel Castro: “que nadie toque nada, sólo yo puedo tocar”. Sólo los que viven en la isla, y preferentemente los que tienen el poder, pueden criticar. ¿Y nosotros qué? Infórmanos, ¿cuándo podremos criticar todo lo que nos parece mal, sin ser perseguidos, o molestados, o encerrados en la isla como Yoani Sánchez?
    Poniéndome más seria, me parece que esto otro que dices es MUY PELIGROSO: “Es importante que los que vivimos en esta sociedad imperfecta -y eso quiere decir con cosas malas pero también con cosas buenas- sigamos criticando, sigamos mejorándonos”.
    Silvio, es MUY GRAVE llamar simplemente “imperfección”, a lo que son crímenes. No es sencillamente “malo” matar después de un juicio sumarísimo a tres muchachos que no mataron a nadie. La vida humana, Silvio, tiene más valor que cualquier coyuntura política. Es evidente que para ti no todas las vidas humanas valen lo mismo, pero te lo recuerdo. Tú seguramente debes ser como el Che, que aspiraba a que fuéramos “frías máquinas asesinas” contra cualquier opositor. Pero para mucha otra gente sí es igual de valiosa una vida que todas las otras, cantor. Valiosa era la vida de las víctimas del remolcador 13 de Marzo, para no ponerme muy rebuscada, aunque ejemplos de genocidios sobran en la Revolución, como también mencionaría, no tengo nada en contra de mencionarlo, el asesinato de los mártires de Barbados, tan repudiable como el de los cuatro Hermanos al Rescate, o el de Fabio por aquellos otros terroristas, el Fabio que le da nombre a la pizzería de La Habana hoy, o de los cientos o miles que fusiló el Che en La Cabaña.
    Los menciono porque crímenes, son crímenes, aquí y allá. Y yo soy pueblo, no tengo compromisos con ningún gobierno, a diferencia de otros. Por ejemplo a diferencia de ti, que omites algunos de esa lista de muertos, insistentemente, y hablas de aquellos tres últimos muchachos fusilados por Fidel Castro como quien habla de tres corderos que hay que ofrecer en ineludible sacrificio, en necesario holocausto, en el altar de la Patria. “¡Dios mío! “¡Asísteme Virgen de los Cobos! “¡Sal del agua y mira esto, muchedumbre de muertos en el Estrecho de la Florida en busca de libertad!
    Es como cuando llamaste a las salvajadas de Gadafi algo así como asuntos étnicos de cada nación que hay que respetar, sin intervenir. “Hay que respetar las tradiciones culturales de los pueblos y de sus lugares”. Eso dijiste.
    Para terminar con las referencias a tus palabras y actos, ven acá y cuéntame, ¿cuál es el sentido de publicar cartas coescritas o escritas en su totalidad por Pablo Milanés en los años setenta y ochenta? ¿Cuál es la gracia, progresistamente hablando, de que saques en cara esas palabras como si fueran el lastre en la conciencia de ese hombre?, un hombre que ha decidido retractarse de lo que considera inhumano, errado.
    Él escribió esas cosas en aquella época, ¿y qué? Eso demuestra que él cambia si en algo le parece necesario cambiar, y que lo que tú llamas mantenerte fiel a tu historial puede perfectamente ser simple terquedad, en algunos casos terquedad con consecuencias criminales. No me extraña que repitas, como Edmundo, que tú sí que te mueres como viviste. “¡No digo yo! ¿Cuántos no quisieran morirse como mismo has vivido tú, siendo que has vivido tan bien? (bien materialmente hablando, claro, porque en tu conciencia yo no quisiera estar). Vivir, por ejemplo, teniendo pleno acceso a las diplotiendas desde muchos años antes que el cubano de a pie, y ahora accediendo a Internet sin censura, mucho antes también que la inmensa mayoría de los cubanos, y tratándote, tú, en los hospitales donde se tratan los dirigentes, los turistas…donde no puede ir la gente común.
    Por la más elemental honradez, deberías dejar de decir esa frasecita que vienes repitiendo desde principios de los noventa. Porque no hay mayores méritos en querer morir como has vivido tú, o como aquel inmundo comejamones que vive en Miami. Mérito veo en el hombre comunista honesto que vive en Cuba, y que sigue fiel hasta la muerte a sus ideas (por más que a muchos nos parezcan equivocadas), aunque no conozca más que la tarjeta de racionamiento e ignore lo que es tener -en sus manos, por un segundo- la otra tarjeta, una de esas credit card como las que usas tú, y los Max Lesnik, los Aruca y demás gente que, según tú, “se juega la vida y la historia en Miami, rodeado de criminales locos por acabar con cualquiera que les huela a comunista”.
    Que nosotros sepamos, a ninguno de ellos alguien les ha hecho un juicio sumarísimo, con fusilamiento a posteriori, ni los ha agredido de la forma en que hacen en Cuba las hordas en contra de las Damas de Blanco o de cualquiera que alce la voz. A ninguno se les ha prohibido entrar ni salir del país donde viven, aunque ni siquiera sea su país de nacimiento. A ninguno el imperialismo y la “ultraderecha” de Miami les ha lanzado gases lacrimógenos, como hizo tu gobierno, Silvio, contra los opositores de Palma Soriano hace unos días.
    Terminas tu segunda “carta” poniendo en duda que Pablo realmente respete la dignidad de su pueblo. No se me olvidará nunca la manera en que has tratado tú a los cubanos en algunos conciertos que has dado. En Youtube están los videos. Con prima grosería absoluta, con arrogancia. Así los trataste. “¡Claro, como ellos no te pagaban en la moneda que te servía para ir a comprar tus cajas de whiskey en Cubalse! Bien distinto has tratado a la gente en tus conciertos fuera de Cuba, gente entre la cual están los extranjeros que no han vivido en carne propia lo que sueñan, o ese nuevo tipo de emigrados cubanos que ha surgido últimamente en las comarcas del capitalismo, como ni ex-negrón, de dólar en el bolsillo, y negados a volver a vivir en la patria como vivían antes de irse: sin jama ni libertad. Pero, al mismo tiempo, “¡cuánto defienden, aquellos y estos, a la Revolución, cuánto marchan convocados por los consulados cubanos, y gritan, y nos hostilizan a nosotros!
    ¿Qué defiendes tú cuando defiendes la Revolución, Silvio? ¿Acaso a esos hijos de los Castro y el Che que hemos visto, azorados nosotros, en el reciente libro del norteamericano que los frecuentó en sus fiestas en La Habana?, cada uno de estos superhijos del brazo de una mulata de temporada, o dos mulatas de un tirón, y un habano en la boca. ¿En eso terminó la Revolución? ¿En un trovador titimaníaco que, para que nada cambie en su vida de lujos, se aferra hasta la letra y el punto y coma tipeados en el pasado por él y Pablo? ¿Revolución es ese glamour y exuberancia fotografiados por el gringo de marras, equiparables en muchas cosas -sí, objetos, rutinas- al lujo de Gadafi y su familia? ¿Ser fidelista es eso y que sigamos matando a los inconformes… que un Zapata Tamayo y unos negritos más, o unos menos, no se notan -son manchas, dirías tú- en el sol que alumbra desde Cuba a toda América Latina?
    Trovador, nosotros en Bermuda no nos propusimos crear al hombre nuevo, fíjate, pero creamos cosas más palpables, como por ejemplo prendas que le facilitan a la vida a cualquier hombre o mujer, sean nuevos o viejos, porque todo el mundo tiene, tenemos, derecho a vivir nuestras pequeñas vidas, lo mejor que podamos, y a circular por las calles y a estudiar en las universidades -sin que nadie, en nombre de una Revolución, nos las quite si no agachamos el moño y empeñamos la decencia-; tenemos derecho a vivir mejor siempre y cuando nos rompamos el lomo trabajando. Hablo de los shorts “bermudas”, que permiten que entre un poco de aire en las piernas. Sí, hay pequeños inventos que le hacen la existencia agradable a cualquier cristiano. Otro ejemplo que te quiero poner son las chancletas de Hawái, que fuera de Cuba llaman hawaianas, y en Cuba llaman metededos. ¿Quieres ver tú cosa más cómoda y refrescante para caminar en esos trópicos del buen Señor? Esas son creaciones revolucionarias. Hay islas que inventan grandes ruinas materiales y sociales cuando supuestamente pretendían crear el Paraíso, y hay otras islas, pequeñas, que nos conformamos con vivir sin asfixiarnos de calor ni de hambre ni de opresión de las masas, de oprobio.
    Pancrætia de las Bermudas
    Sommerset Village, 6 de septiembre de 2011

    • EL CUYUMA 8 September 2011 at 3:58 am Permalink

      Pancratia que bueno tu relato, excelente respuesta hacia un despreciable que para yo contestarle no seria del agrado de muchos,
      pues lo unico que saldria de mi mente hacia el Silvio ese, serian ofensas y malas palabras, pues es lo que su trayectoria ruin y de gente baja, inspira, con su aspecto de pordiosero desvensijado, asi mismo lleva el alma (si es que la tiene)

  6. Pancrætia de las Bermudas 7 September 2011 at 12:05 am Permalink

    No podía hablar de Silvio, sin referirme un poquito más a Pablo Milanés…

    Pablo, a ti la Revolución no te convirtió en nada. Tú, con tu arte, llegaste a donde llegaste. Lo traías por dentro. Le puedes agradecer lo que tú quieras a la Revolución, pero no tu arte. Antes de la Revolución (es una forma cada vez más obsoleta de llamar a ese fenómeno), ya existían en Cuba los Benny Moré, los Lecuona, las Celia Cruz, Olga Guillot, y tantos, “¡y tantos! ¿Qué habría sido, en caso de contar sólo con la Revolución, de los Buena Vista? ¿Quién los conocería hoy si no llega a la isla un productor norteamericano? Que no te jodan más con esta sacadera en cara. Celia paseó su cubanía por medio mundo sin tener que contar con el patrocinio de quienes le negaron hasta su muerte la entrada a la isla en que nació.

    Esta gente le llama “patrimonio de la cultura cubana” a lo que en realidad deberían llamar, si fueran sinceros, “pretensión del gobierno de los Castro de usufructuar todo”. Estos Castro son coleccionistas de talento, con el cual lucran y hacen su propaganda. No conformes con quitarles su espacio vital a prominentes figuras de la cultura cubana, se han dedicado a sacarles dividendos después de muertos, cuando no pueden defenderse, como hicieron con Reinaldo, Guillermo Cabrera Infante, Lydia Cabrera, Lecuona, etc…

    Ni tú, Pablo, ni Pedro Pablo Oliva le deben su talento a nadie más que a ustedes mismos.

    ¿Cómo terminan todos aquellos que han tenido tus mismos síntomas de decencia, Pablo? Preguntémosle a Arturo Sandoval, a Paquito de Rivera, a Andy García, a Gloria Estefan, a Willie Chirino, al padre de Chucho Valdés, a Rosario Suárez, a Abilio Estévez. Poniéndose del lado de quienes no soportan que les digan lo que tienen que hacer, pensar ni decir. Así terminan.

    Vulgar y chancletero te llaman, aquellos que están del lado del gobierno que designa a una cónsul capaz de morder en plena calle de Oslo a una joven cuasi menor de edad. Aquellos que encuentran digno que el Comandante celebre públicamente al luchador de taekwondo que pateo al juez en Beijing 2008. De los que se tocan los genitales cuando asedian a las damas de blanco. De los que no les quedan más argumentos si no gritos, golpes; de parte del gobierno que subsiste en gran medida gracias al dinero que entra de Miami a Cuba.

    Me da gracia, por no decir rabia, aquellos que descaradamente limitan el concepto de Cuba y Patria sólo a quienes piensan como ellos. Y así tienen a aquella Patria, que más parece finca privada, porque ni ellos se creen que la miseria se deba al Bloqueo y nada más.

    Pancrætia de las Bermudas
    Sommerset Village, 6 de septiembre de 2011

  7. megafiallo 7 September 2011 at 1:14 am Permalink

    en resumen silvio rdguez es mas hp que edmundo

  8. albio 7 September 2011 at 1:16 am Permalink

    Señores Silvio defiende la Robolucion que le ha permitido hacer una mansion en la loma mas alta de la playa de Jibacoa desde donde mirara desde lo alto a su depreciado pueblo, por el cual no siente absolutamente nada sino odio
    Albio

  9. BORITE 7 September 2011 at 1:23 am Permalink

    COMPARTO CON MONTANER Y LO APLAUDO POR SU APOYO A PABLO Y EN CUANTO A SILVIO TRANQUILO QUE ALGUN DIA LE VAMOS A PASAR LA CUENTA Y LO VAMOS A VER PASAR JUNTO A NUESTROS ENEMIGOS PARA SER JUSGADO POR UNA CUBA LIBRE CON PABLO A NUESTRO LADO.

  10. fidel perdomo 7 September 2011 at 1:28 am Permalink

    por favor Silvio,lee el blog de Carlos Alberto,para ver si dejas de ser tan sinico.

  11. Papito 7 September 2011 at 1:38 am Permalink

    Silvio Rodriguez es otro que reune las nueve senales bien caraterizadas que hace mencion Pablo milanes en su carta abierta a Inmundo Garcia.Este Silvio Rodriguez es un gran HIJO DE PUTA tambien,no olvidemos que fue firmante de la carta ensangrentada que conllevo al fusilamiento de esos tres infelices de la raza negra que la dictadura llevo a cabo solo para dar un escarmiento y algun dia tendra que dar cuenta a la justicia por su firma ensangretada…..es una rata,rata e hijo de puta…..Que se puede esperar de el?.De los miserables como el,solo un camino….morir quemado con la dictadura…Y alejarse dentro de las heces fecales de la historia para siempre.

  12. orecom 7 September 2011 at 1:51 am Permalink

    Oi que Silvio dijo que hacia como veite anos que no hablaba con Pablo ,ni por telefono.(estoy seguro que eso es verdad) Pablo y Silvio son dos personalidades que estan en conflicto desde siempre,aunque hayan crecido juntos.La razon es que Pablo es Acuario y Silvio es Scoepio y por tanto estan en Cuadratura es decir son personasque no se llevan ni se llevaran nunca.Lo mas que puede pasar es que se soporten,ya que en sus fueros internos se desaprueban uno y otro y obstinadamente,uno quiere cambiar la manera de ser del otroPablo es un signo fijo(cuando dice NO de ahi no hay quien lo saque) es un ser de futuro que nadie entiende (segun el,y es verdad) es amante de la Humanidad,detesta la violencia y le encanta saturarse de gente y amistades sin prejuicio alguno ante nadie.Sin embargosiempre se siente solo.Eso ha sido asi y sera por el resto de su vida.Tiene talento. Silvio es es un incanzable trabajador que llega al extremo en todo.Su orgullo no tiene limite,es tambien un signo fijo y se resiste a perder aunque sea la particula mas pequena en cualquier tipo de controversia o algo que denote que el no tenia la razon(este mal es incurable) y si a algo le tiene terror es al ridiculo y hara lo indecible por no sufrirlo.En su obstinacion tambien llega a extremos,no cede su brazo a torcer,sabiendo incluso que no tiene la razon.Tambien tiene talento.

    • Matias 19 February 2017 at 7:58 pm Permalink

      Vende humo, Silvio es de sagitario.

  13. Lazaro diaz 7 September 2011 at 1:52 am Permalink

    Silvio Rodriguez se viste del uniforme Verde Olivo cuando de “defender su Revolucion” se trata pero cuando baja de esas nubes cargadas de odio y rencor se viste del verde$$ que tanto critica y el mas parecido a su cacareada cancion yo me muero como $$ vivi $$.no olvidemos que Silvio Rodriguez ha estado muy cerca del regimen siempre, unas veces lamiendole las botas y otras lustrandolas de cierta manera para verse en el mismo espejo que se miran los Tiranos Cubanos,no reniego de su talento artistico pero como lo cortes no quita lo valiente siento desprecio ante el oportunista mas que el” comunista” que pudiera ser,Pablo fue doblemente valiente,Vino al” Mostruo” y critico a los sectores de la derecha Cubana en el exilio pero mas coraje tuvo cuando lo hizo contra su propio gobierno aun sin abandonar su ideologia,pablo Milanes tiende un puente de cierta manera que aunque demasiado fragil para transitar aun sobre el mientras Silvio llega y lo destruye con su retorica trillada y pasada de moda.

  14. Alberto Lauro 7 September 2011 at 2:08 am Permalink

    Hay una canción donde Silvio cuenta, o mejor dicho, canta que cuando caiga la Revolución lo arrastrarán por las calles… ¿Eso en él es una intuición o una certeza? Cuando la prensa “amarilla” -como se dice en Inglaterra- o “rosa” -como la llaman en España- llegue algún día a Cuba, e indague y dé a la luz pública la vida privada de Silvio Rodríguez, entonces se sabrá su verdadero rostro: el sádico. Salvando las distancias y los adjetivos, Benvenuto Cellini fue un gran escultor del Renacimiento pero también un asesino. Y unas preguntas para Silvio: ¿todavía tienes ese cuarto pintado con las paredes y el techo de negro donde te encerrabas cuando estabas deprimido en tu mansión de Miramar? ¿Qué hiciste con la gran cantidad de libros de pensamiento y filosofía que compraste hace unos años en la libreria católica “Isla”, de la calle Bailén, en Madrid? ¿Los leíste? ¿De qué te sirvieron? Para ti no eran. ¿Es por eso que te gusta tanto leer esa inmensa biblioteca que tienes de ciencia ficción, que no prestas a nadie, porque te niegas a ver la realidad que ya Pablo vió tal vez desde que estuvo preso en la UMAP? Jamás el público cubano le ha gritado a Pablo los insultos que te ha gritado a ti. Jamás Pablo ha insultado al público como lo has hecho tú. Te admiran como creador pero eres impopular. ¿Por eso llevas el coche con cristales ahumados, para que no te vean cuando te paras en los semáforos? Con la escasés de transporte, ¿a cuántos cubanos has hecho el favor de subirlos a tu coche? Pablo y tú, que ambos tienen canciones maravillosas y otras horribles y escritas por encargo, despiertan por las primeras admiración, pero Pablo además afecto, simpatía y hasta cariño. Tú no. Eres altivo y hasta déspota y arrogante. Lo afirman la prensa libre, los que te han padecido y tus ex amantes. Alberto Lauro

  15. barbaro 7 September 2011 at 2:14 am Permalink

    todo lo que diga silvio,los edmundo garcia y hasta nuestros analistas es retorica el punto esta claro y asi lo iso saber pablo milanes como punto de partida que gramma publicara el panfleto de llamado periodista de miami y su carta abierta para que el pueblo diserniera y sacara sus propias conclusiones silvio deberia servirse de esta invitacion y sin mas demagogia trasladar este debate de pablo.edmundo y el a las paginas del gramma donde verdaderamente un grupo grande de cubanos tienen acseso a la informacion no en su blog lo cual hay cubanos que no saben ni lo que es eso,no en la tarde se mueve que lo oimos 4 gatos que no sabemos ni lo que queremos pero aqui en miami [no somos bobos] o otros medios que el cubano de la isla ni suena leer ,empesemos por el gramma y de los tres revolucionarios de los tres izquierdista y de los dos que siguen siendo fidelista que el pueblo esa opinion laserante y directa del pueblo diga en cual de los tres cre o cual tiene mas verdad.saludos.

  16. Claudio 7 September 2011 at 2:15 am Permalink

    Silvio.Tu propia metafora te absorbio;sigues oscuro;a tal extremo que el miedo va por delante de tus palabras.ya casi no sirves ni para tirarle la toalla a Silvito “El libre”el tambien te detesta,eso si que no tienes como remediarlo…ja…ja…ja Claudio

  17. Fernando 7 September 2011 at 2:28 am Permalink

    Tan acertado como nos tienes acostumbrados, Gracias Montaner.

  18. 'Barbarito, el lector cubano' 7 September 2011 at 2:12 pm Permalink

    ¿Cómo se puede ser tan cínico y miserable como Silvio Rodrígez y vivir y dormir con esa conciencia…? …suponiendo que la tenga.

  19. Francisco Escobar 7 September 2011 at 2:34 pm Permalink

    Tres rectificaciones historicas:
    ” En 1878, cuando se firmó la paz tras una década de guerra entre mambises y españoles (y los criollos que los apoyaban), los enemigos de la reconciliación decían que era imposible la convivencia armónica entre adversarios que se habían hecho tanto daño en el campo de batalla, pero no fue así: unos y otros, por lo menos hasta 1895, hasta que la intransigencia colonial hizo imposible una evolución pacífica, se integraron en partidos políticos enfrentados en el terreno cívico sin que se produjeran actos significativos de venganza protagonizados por los cubanos o los españoles.”
    Con el fin de la guerra en 1878, por el agotamiento economico, el abandono del resto del mundo y el apoyo permanente del gobierno norteamericano al integrismo espanol, los cubanos independentistas obtuvieron la paz de los vencidos y fueron obligados a abandonar el pais por las frecuentes amenazas contra su vida, al General Vicente Garcia lo persiguieron en el exilio hasta envenenarlo con vidrio molido y a Antonio Maceo tambien lo siguieron hasta Jamaica y Costa Rica y salvo su vida por el revolver certero del coronel Enrique Loynaz, ademas “la paz” duro un agno pues ya en 1879 estallo “la Guerra Chiquita”, seguida por el “Plan Gomez Maceo” en 1884. Los unicos que siguieron el juego politico de Canovas y creyeron sus promesas fueron los autonomistas que fundaron el Partido Liberal, luego Autonomista pero en casi veinte agnos nunca obtuvieron la reforma politica prometida con la paz del Zanjon y Cuba siguio bajo un regimen absolutista a pesar que los cubanos tenian el regimen tributario mas oneroso del mundo sin ni siquiera tener representacion en el Parlamento Espanol…

    “El mismo fenómeno volvió a ocurrir en 1902, tras la inauguración de la República de Cuba propiciada por Estados Unidos después de su victoria frente a España en la guerra del ‘98. En efecto, entre 1895 y 1898 había ocurrido otra guerra fulminante y terrible, dirigida a sangre y fuego por Valeriano Weyler al frente del ejército español, pero cuando los cubanos asumieron el mando del país, lejos de vengarse de los españoles residentes en la Isla, dueños de casi todos los circuitos comerciales, lo que hicieron fue darles un abrazo a los enemigos de la víspera, reconciliarse con ellos y propiciar la inmigración demás españoles. Nunca fue más numerosa, positiva e influyente la sociedad española en Cuba que en el primer tercio del siglo XX, cuando el país era independiente.”
    Los Estados Unidos intervinieron oportunistamente en una guerra que ya estaba casi ganada con el control de un tercio del territorio y las vias de comunicaciones por parte del ejercito libertador y con las tropas mas aguerridas que nunca para ganar “el Agacucho Cubano” , tampoco respetaron el gobierno autonomico del General Blanco con un gabinete total de cubanos autonomistas, el general Wood mando la isla como si fuera su finca y Cuba no se convirtio en colonia por la “stupid joint resolution” segun Orville Platt. El gobierno interventor jamas devolvio las propiedades confiscadas a los cubanos independentistas, al contrario legitimo la usurpacion “de casi todos los circuitos comerciales”. El “abrazo
    entre enemigos” propicio dos guerras mas y otra intervencion americana y el pais nunca fue independiente mientra se mantuvo la onerosa Enmienda Platt.
    “Lo que quiero decir es que el odio permanente no es un rasgo de la mentalidad social de los cubanos como pretenden los defensores de la última dictadura comunista de Occidente. En 1933, los cubanos derrocaron a un dictador, el general Gerardo Machado, y ya en 1940 los machadistas formaban parte del juego político nacional y tuvieron una amplia representación entre los representantes del pueblo que redactaron la Constitución de 1940.”
    Los excesos revanchistas protagonizados por el pueblo cubano a la caida del machadato, del saqueo de la casa de Wifredo Fernandez no se salvaron ni sus libros, constituye una de las paginas mas oscuras de nuestra historia republicana y los machadistas jamas volvieron a tener no solo vida politica ni siquiera reconocimiento intelectual, ejemplos: Sanchez de Bustamante y Sirven a pesar del Codigo Bustamante de Derecho Internacional…

  20. guillermo 7 September 2011 at 2:54 pm Permalink

    Excelente artículo, muy instructivo.

    Gracias Montaner.

  21. Nancy 7 September 2011 at 3:27 pm Permalink

    Espero que la respuesta de Pablo Milanes a las cartas de Sivio Rodriguez sean publicada en el periodico Granma y asi pueda el pueblo en cautiverio conocer los diferentes criterios de aquellos otrora compartian amistad y afectos entrañables por el Sistema Castrista

  22. Fernando J Milanes MD 7 September 2011 at 5:06 pm Permalink

    INTROSPECCION 7 de Septiembre del 2011
    El artículo de Carlos Alberto Montaner “Silvio Rodríguez, la doble moral y la libertad afectiva”, da mucho que pensar y me ha llevado a un momento de introspección. En todo ser humano existen luchas internas entre lo que se piensa, se debe hacer y lo que se hace. No he sido excepción. Mi ideología, comportamiento y expresiones públicas siempre se han acercado a una línea dura contra el castrismo y un rechazo instintivo a los que de una forma u otra, han cooperado con él. No es sorpresa que rechazara de inmediato las declaraciones de Pablo Milanés como falsas e insuficientes. Estime, a su vez, que los que veían en él un posible inicio de oposición a la tiranía pecaban de ingenuidad. He sido honesto conmigo mismo? En mi vida profesional, durante reuniones científicas, he socializado con colegas que iban a estas representando a la Cuba actual. En estos encuentros, admito, nunca sentí la hostilidad y antipatía hacia ellos que reflejaba en los momentos que siguiendo mi trayectoria de lucha contra el Castrismo, aunque limitada, hacia lo posible por evitar sus integraciones a estos programas. Como toda familia de nuestro País, la nuestra se separo por motivos políticos. Fue una ruptura dolorosa y llena de acusaciones y donde una reconciliación parecía imposible por las heridas sufridas. Cuando nos vimos de nuevo al cabo de los años, anticipaba que sentiría hostilidad y resentimiento, pero con gran sorpresa solo sentí alegría y cariño. Estaré negando al igual que Silvio mi “libertad afectiva”, pero diferente de el que se somete a sus tiranos jefes, yo y muchos como yo nos sometemos a las memorias del sufrimiento de la familia, los fusilamientos de los amigos, los compañeros de la Brigada 2506 muertos en combate? Lleva a pensar. Qué importa que Pablito sea socialista o que otros sean ultraconservadores. Todos caben dentro de un sistema Democrático. Si he estado equivocado, no sería la primera vez, y si en un futuro tendría que decirlo, tampoco.
    Fernando J Milanés

  23. Emiliano A. Reinoso 7 September 2011 at 6:40 pm Permalink

    Sobre todo este asunto que ha pasado en Miami, sobre la actuacion de Pablo Milanes y sus musicos, esto no es nada nuevo en el Exilio. Ya en tiempos pasados la actuacion de Alicia Alonso y otros musicos; el gobierno americano, nos ha traido esta fruta de la discordia. Sabemos que no es la cultura, sino los planes que conllevan estos planes, para tratar de dirigir la politica con respecto a Cuba. La cuestion es la siguiente, los tiempos estan cambiando, el adelanto tecnologico que va llegando a los cubanos en Cuba, les da la medida de lo que esta pasando en el mundo y la Libertad de los derechos, pero debo recalcar algo que me dice un cubano de mucha experiencia. A BATISTA LO TUMBARON LOS BATISTIANOS, POR ENDE, A LOS COMUNISTAS LO TUMBAN LOS … Un cubano que desea lo mejor para Cuba y los cubanos. Emiliano A. Reinoso Hdez. Ex-preso Politico Cubano.

  24. ernesto rivero 7 September 2011 at 7:28 pm Permalink

    Muy elocuente su comentario, aprendo de sus lecturas y me uno en pensamiento a sus ideas libres y democraticas.
    Considero que el intercambio cultural abona este camino de contacto entre nosotros los cubanos de aqui y de alla. No le temamos al mensajero, la polemica nos da espacio para el debate razonable que buena falta nos hace.
    Gracias.
    ER.

  25. CUBASI YANQUYSI 8 September 2011 at 12:28 am Permalink

    Yo recuerdo ,hace mas de 20 años a Fidel le dio por convertir a la habana en la capital de cuanto congreso y reunion sin sentido hubiera
    asi convocaba a cuanto pseudo-cientifico de izquierda quisiera pasarce una vacaciones en cuba …con la unica condicion que le escuchara su perorata,fueron interminables aquellas reuniones contra la deuda y otras por el estilo …pero recuerdo en una de estas que el presentador anuncio a Silvio Rodriguez y una cancion que habia compuesto especialmente para el evento,esa Cancion se titula Cancion en harapos,en ella habla de la doble moral y el oportunismo…cuantos de los que aplaudieron a Silvio en chile,Argentina,España y tantos paises donde llego como punta de lanza de una revolucion de los humildes por los humildes y para los humildes…pudieron imaginar que lo que pagaban por sus entradas para oir cantar a la revolucion cubana y dar vivas al Che y gritar hasta la victoria siempre…convertirian a Silvio Rodriguez en uno de los pocos millonarios cubanos quien por causas y azares de la vida firma cartas de apoyo a fusilamientos de cubanos y todavia tiene cara de criticara pablito (que no es santo de mi devocion tampoco)y acusarlo de bajo

  26. Antonio Gómez Sotolongo 8 September 2011 at 12:34 pm Permalink

    Lo más interesante de este encendido debate que corre raudo bajo mis pupilas, es que mientras tanto el caudillo se está muriendo, y eso lo sana todo.

  27. Ricardo F. 10 September 2011 at 4:59 am Permalink

    Los puntos de vistas del gobierno cubano y de los comunistas más ortodoxos son la antitesis de los científicos, porque los que llevan las riendas de la isla responden a todas las preguntas (ya sean políticas o morales) sin discusión y sin dudas. El punto de vista científico es exactamente lo opuesto; es decir, en él todas las preguntas deben discutirse y todas las respuestas dudarse. Tenemos que debatirlo todo, observar las cosas, chequearlas y cambiarlas. Las sociedades democráticas están mucho más cerca de esa idea porque existe la discusión y por ende la posibilidad del cambio. Uno nunca lanza el barco en la dirección definitiva. Es verdad que si uno tiene una tiranía de ideas, de manera que uno sabe exactamente lo que tiene que ser verdad, uno actúa con determinación, lo cual luce muy bien por un tiempo. Pero más temprano que tarde, el barco irá en el rumbo equivocado y entonces nadie puede cambiar la dirección. De manera que la incertidumbre de la vida en la democracia está mucho más en concordancia con la ciencia.

  28. Libertad Perdida 11 September 2011 at 1:56 pm Permalink

    Vivir en Cuba, como un millonario en cualquier ciudad del mundo, disfrutar su libertad individual al precio de la libertad secuestrada de un pueblo, afirmar desde una carta antigua su compromiso con el totalitarismo que siempre va a cuidar de sus intereses económicos, es muy facil, lo del barco PLAYA GIRON, o su paso por Angola, son pedazos sueltos de una vida que por lo agitada, le va mejor un disfraz de izquierda, me gustaria verlo viviendo con las necesidades del pueblo, y hablo de las necesidades todas, desde leer en la mañana el pais, a cenar en la noche en el TOCORORO con unos amigos extranjeros, para despues leerle sus canciones, la doble moral como siempre se bebe toda la cerveza, y la orina sobre la dignidad de la patria.

  29. Augusto (Antorcha) 13 September 2011 at 6:37 pm Permalink

    Excelente articulo Montaner. Como siempre, coincido contigo. No olvidar que Silvio siempre fue un contestatario, su fetiche es ir contra la mayoria y creo que hasta lo disfruta, lo unico que cada dia se hace mas indeseable como persona.

  30. Martin 19 September 2011 at 11:00 pm Permalink

    http://martinguevara.over-blog.es/article-blues-del-bistec-84307125.html

    El blog como comentario, un saludo

  31. hugo misael vsldivia 1 November 2013 at 3:54 am Permalink

    QUE ROMANTICO!!! Se me saltan las lágrimas !.

  32. Luis flores 13 November 2013 at 7:38 pm Permalink

    Aún hay mucha gente (intelectuales) que admiran el comunismo cubano, cree ciegamente es un estado democrático e igualitario, por eso fui a Cuba para ver y constatar su condición social y económica, no me equivoque en mis apreciaciones sobre tanta denuncia y cuentos de como era esa ahí, no es algo que desee para mi gente y reto a los simpatizantes de ese deplorable estado comunista a que vayan y vean con sus ojos la realidad de un sistema fracasado.

  33. OsoBob 21 July 2014 at 9:23 am Permalink

    Estará chantajeado Silvio?

    http://manuelcarbajal.wordpress.com/2014/07/20/pederastia-y-compromisos-politicos/

    • manuel 21 July 2014 at 4:12 pm Permalink

      según el ex-insider, Norberto Fuentes, todo “personaje” dentro de Cuba lo está.
      también lei un libro escrito por el embajador de Chile en Cuba en los tiempos de Allende, que cuenta todas sus peripecias lidiando con los grabadores de Fidel y sus encontronazos con Fidel, entre otras anécdotas.

  34. manuel 23 July 2014 at 12:23 pm Permalink

    Silvio, y el Millón de cubanos pegados a aquella teta y chantajeados, morirán de ese modo, así como han vivido, porque la alternativa es morir pobres o perseguidos o irse a otro país a empezar de cero:
    no todo el mundo tiene valor para vivir y morir de esa manera;
    hay que tener valor y ser un poco como aquellos caudillos (Martí, Bolívar…) que pudiendo vivir en comodidades, trocaron todo lo material por un ideal (por eso es famoso Don Quijote).
    Ellos son mas bien unos Sancho Panzas que con el tiempo aprendieron a pasar ante los ilusos, como Don Quijotes: viven apegados a sus placeres terrenales, a veces bien oscuros, y le venden a todo el mundo esa imagen de redentores de los pobres de este mundo: Así han vivido, Así van a morir.

  35. manuel 25 July 2014 at 1:12 am Permalink

    la Revolución es un pasado y presente inventados, que plagan las escuelas y cada rincón de este mundo todavía inexperto. Se elimina sistemáticamente todo lo comprometedor para los que gobiernan y se guarda todo lo que comprometa al “enemigo” y al “amigo” de turno y a todo el que pretenda asomar un poquito la nariz de entre el estiércol sobre el que pocos tienen derecho a flotar; los únicos además que tienen y tendrán el derecho pleno garantizado a poseer ahora y mientras dure la “Revolución”.

  36. manuel 27 July 2014 at 10:03 pm Permalink

    Hace casi un mes, Silvio fue a buscar el pan. Esto fue lo que relató:

    Silvio dijo…

    Hoy paso a buscar el pan y la señora dependienta me dice:

    “Fíjese que bueno está el pan de hoy”.

    Y, viendo que efectivamente el pan se ve más gordo que de costumbre, le respondo: “verdad que se ve grande, y ¿cuántos gramos tiene?”

    “Cincuenta”, dice ella.

    “Ah, –le digo– ¿esos son los gramos que debe tener?”

    “No”, me responde en tono de disculpa. “Los que debe tener por ley son ochenta”.

    Y agarro mi pan y me voy más o menos contento porque el de hoy, aunque esté 30 gramos más flaco que lo legal, parezca gordo. En definitiva –me digo pensando en los aguerridos panaderos–, ¿cuánto ganarán y cuántas bocas tendrán que mantener?…

    Y así pasa con muchas otras cosas a las que estamos acostumbrados. No sé si esa costumbre ya es idiosincrasia, y si tendrá que ser para siempre.

    29 de junio de 2014, 14:41 (http://segundacita.blogspot.com/2014/06/de-la-doble-moneda-y-la-doble-moral.html?commentPage=2)

    Como pueden ver ya para él es perfectamente normal que todos roben.
    yo fui vencido en Cuba. me venció que no hubieran vías para denunciar tanta corrupción en Todas partes, y por supuesto ¿Cómo vas a resolver un problema si no puedes denunciarlo o peor aún si nadie cree que es un problema?
    Donde se dice idiosincrasia yo digo inmoralidad. Silvio… bueno, ya saben lo que dice Silvio.

    Carlos Varela:

    A tu padre le robaron la radio del auto,
    tú le robas los cigarros cuando está llegando el sábado
    a ti te roban cuando estás frente al televisor,
    a ti te roban las ganas, te roban las ganas de amor.

    Al vecino le robaron la ropa del patio,
    él se robaba el dinero de la caja donde trabaja
    a ti te roban cuando estás en un mostrador,
    a ti te roban las ganas, te roban las ganas de amor.

    A tu padre le robaron las piezas del auto,
    él las compra a sobreprecio al mismo tipo que se las roba
    a ti te roban los porteros y el cobrador,
    a ti te roban las ganas, te roban las ganas de amor.

    Hay ladrones que se esconden dentro de tu cuarto,
    se esconden en los libros, en el diario y la televisión
    a ti te roban la cabeza y el corazón
    y a ti te roban las ganas, te roban las ganas de amor.

    No me preguntes más
    por los condenados a vivir en la prisión.
    No me preguntes más por los que robaron
    y ahora esconden su mansión.
    Si todos se roban,
    todos se roban.


Leave a Reply