07 July 2018 ~ 10 Comentarios

Sin un buen poder judicial AMLO no podrá reformar a México

Por Carlos Alberto Montaner

Es como las matrioskas, esas curiosas muñecas rusas de madera. Una va dentro de otra. No hay progreso ni prosperidad crecientes sin respeto a la ley. Y no hay respeto a la ley si no existen frenos morales y castigos a los violadores de las reglas, especialmente las que tienen que ver con la corrupción económica. Para impartir esos castigos es indispensable construir un sistema judicial eficiente, honrado e independiente de los otros poderes públicos. Ergo, la impunidad, en gran medida, explica el atraso material de América Latina y de medio planeta.

Aunque hay algunas sociedades corruptas y relativamente  exitosas, como China, por ejemplo, lo que revelan los índices de Transparency Internationales que los veinte países más prósperos del planeta son, simultáneamente, democracias honradas en las que predominan los mejores valores, que tienen un sistema judicial independiente capaces de castigar a los delincuentes, y un Estado de Derecho respetado y funcional.

La reflexión viene a cuento de Andrés Manuel López Obrador, AMLO para los mexicanos. Acaban de elegirlo y ha prometido disminuir la violencia sustancialmente. Se han cometido más de cien mil homicidios en cada uno de los dos últimos sexenios. AMLO asegura que se enfrentará a los problemas del desarrollo y combatirá la pobreza, la corrupción y la impunidad.

Tampoco ha aclarado cómo pretende hacerlo en una nación podrida por la actuación criminal de los narcos, en la que la sociedad suele ser cómplice de dar y recibir mordidas, y por la inveterada costumbre de muchos de sus políticos y funcionarios de robarse hasta los clavos. A este año electoral, el último del sexenio, con casi seis meses para la llegada del nuevo presidente, suelen denominarlo con un pareado cínico “el año de Hidalgo: chingue su madre el que deje algo”.

AMLO puede pedirle ayuda a la comunidad internacional, pero lo que ha sucedido en la vecina Guatemala no es muy halagüeño. En ese país, desesperados por la mezcla letal entre impunidad y corrupción, con la ayuda de la ONU crearon la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala, la CICIG, pero no ha funcionado correctamente y ha generado muchos adversarios e innumerables críticas.

¿Por qué ha fallado? Entre otras razones, porque la Justicia debe ser impartida por los propios nacionales para que no levante sospechas de intromisiones extrañas. De alguna manera, ese principio revolotea en torno al Derecho desde que la Magna Carta fue promulgada en el 1215 en Inglaterra y dejó establecido que el juicio por jurado debía ser ejecutado por tus iguales (peers). Nunca es grato que un extranjero sin arraigo real, ajeno a la idiosincrasia de la sociedad, acuse y persiga a nacionales que proclaman su inocencia.

El Comisionado es un polémico jurista colombiano, ex miembro de la Corte Suprema de su país, llamado Iván Velásquez, enemigo declarado de Álvaro Uribe. Muchos guatemaltecos, dados al chascarrillo como pocos pueblos, lo llaman, despectivamente, el “Tal-Iván”.

Velásquez fue especialmente rechazado por los chapines desde que Gustavo Petro, dadas las afinidades ideológicas, intentó reclutarlo como su vicepresidente. A partir de ese punto, pese a la negativa de Velásquez de figurar en la boleta del exguerrillero marxista, se incrementaron las acusaciones de injerencias en los asuntos nacionales y, especialmente, de abuso de poder.

Si una CICIG mexicana no es el camino, ¿cuál debería ser la ruta que emprendiera AMLO para reformar el sistema judicial? Las buenas reformas se hacen oyendo a los expertos. Las instituciones son tan buenas o tan malas como las personas que las operan. Acaso lo más sensato sería comenzar por reunirse con las autoridades de las facultades de Derecho de las universidades públicas y privadas mexicanas para saber cómo se puede mejorar notablemente la calidad de los profesionales.

Naturalmente, también es una cuestión de dinero. Los mexicanos tendrán que asignar grandes recursos para contratar a los mejores profesionales. A esos hay que atraerlos con plata y distinciones. En América Latina, desgraciadamente, al Ministerio Público acuden los peores abogados, los que no son aceptados en los buenos bufetes. Así no es posible transformar nada.

10 Responses to “Sin un buen poder judicial AMLO no podrá reformar a México”

  1. Ramiro Millan 7 July 2018 at 3:00 pm Permalink

    El Sr Montaner dice “las instituciones son tan buenas o tan malas como las personas que las operan”.
    Si Sr Montaner. Mil veces si.
    Pero dígalo bien alto y fuerte con las palabras más certeras: las instituciones son más o menos eficiente de acuerdo a la cultura cívica de los ciudadanos. Ergo, la clave es la cultura.
    Entonces dígalo fuerte y claro: mexicanos cambien su cultura si quieren tener una chance de progresar.

  2. beatriz bernal 7 July 2018 at 11:44 pm Permalink

    Me gustó mucho tu artículo, lo que no tiene México es un poder judicial capacitado, honesto e independiente que aplique debidamente las leyes. ¿Cómo resolverlo? Con la carrera judicial que según creo es la base de un poder judicial eficiente. Y un presupuesto con dinero suficiente para pagar bien a los jueces y garantizar su honestidad. En resumen, carrera judicial que implica oposiciones y dinero para dar buenos sueldos a jueces u magistrados. Excluyo a la Suprema Corte que está integrada por jueces capacitados que ganan honorarios altísimos. Un abrazote, Betty

  3. luis moreno 8 July 2018 at 1:06 pm Permalink

    Para lograr que México funcione como un país capitalista desarrollado y democrático, con instituciones fuertes, independientes, honradas y eficientes, donde imperen la justicia, los derechos y deberes de cada ciudadano, se respeten a cabalidad los derechos humanos, etc., etc. se necesitaría REFUNDAR el país y eso jamás sucederá. A la inmensa mayoría de la población en ese país le importa todo eso un rábano en realidad y además no tienen la menor idea de como hacerlo ni como impedir desmantelar el crímen organizado, que es hoy mucho más fuerte y funciona mucho mejor que el propio estado fallido. México es desde hace décadas un estado FALLIDO y el llamado AMLO un gran demagogo de izquierdas, que no tiene intenciones reales de cambiar nada y aunque las tuviera (que lo dudo) no podría hacerlo, porque además de demagogo es muy estúpido y oportunista. Hará lo mismo que han hecho todos los ineptos y corruptos presidentes anteriores y si intentase hacer algo contra el “stablishment” actual, le meterán dos balazos en su cabezota. Un estado donde los capos de la droga y los grandes delincuentes tienen que ser extraditados a los USA para que sean condenados y en verdad cumplan sus condenas, no tiene solución. Es tarde para México, como es tarde para Cuba, Venezuela, Nicaragua, Argentina, y el resto de las republiquetas latinoamericas, sin hablar de Africa y partes de Asia (incluidos los países musulmanes). Wait and see.

    • Ramiro Millan 8 July 2018 at 5:42 pm Permalink

      Coincido en todo aunque me resisto a creer que es “tarde”.
      Y me resisto por el hecho de que lo que se necesita para encontrar el camino al progreso es extraordinariamente sencillo.
      Simplemente se trata de un cambio de actitud en las mayorías. Ir de una actitud individualista a una colectivista. Tan simple como eso.
      Reconozco que a pesar de su simpleza es un objetivo extraordinariamente difícil de lograr como lo demuestra la historia de todos los pueblos Subdesarrollados en sus últimos 200 años (por lo menos).
      Pero lo simple del objetivo a buscar hace que tal vez no sea tan “tarde”.
      Eso sí, mientras los medios de comunicación y los formadores de opinión sigan insistiendo en si hay que ir más o menos a la izquierda o más o menos proteccionismo o más o menos capitalismo o más o menos un sin fin de tonterías que no influyen en absolutamente nada, mientras la cultura siga igual todo es simplemente perder el tiempo.
      Algún día todos le darán importancia a lo que realmente importa: a la cultura cívica.

  4. luis moreno 8 July 2018 at 1:15 pm Permalink

    Un país donde uno de sus “intelectuales más distinguido” (Krause)dice que el presidente Trump es un dictador y otras muchas imbecilidades por el estilo nos demuestra el grado de estupides, cinismo, inobjetividad, rencor, confusion y ausencia de moral, inteligencia, etc., al que ha llegado la población del país.

  5. Charles H. Garrido 8 July 2018 at 3:36 pm Permalink

    Estimado Sr. Montaner……
    Hello! “Marx” creia que las ideas se mueven a la humanidad solo son entendidas superficialmente por las “masas” son los anarquistas y enemigos acérrimos del “Centralizado del Gobierno” (quote by “Harold J. Laski” 1935)
    See Ya
    Charlie G./Sr.
    Chicago Ill. USA!
    Nota: he tenido visitar MEXICO por negocios “several times”con diferentes “Compañias de Aviacion” “Conferencias” Dept de Transportacion “Mexico” por lo general habian “REGLAS” siempre llegabamos al final.-Buenisimo!
    Pero al dia siguiente, entra el cambiazo…. “CANTINFLAS”!
    Tks/ Coop! CG/Sr

  6. vicente 8 July 2018 at 4:48 pm Permalink

    el problema del mundo es estructural y las estructuras son injustas,es muy facil alertar de los peligros de la izquierda viviendo confortablemente en Miami y cobrando de fundaciones anticomunistas,toda esta gusanera da asco.

  7. EZEQUIEL JETHMAL 8 July 2018 at 6:56 pm Permalink

    Conceptualmente en desacuerdo con mi admirado intelectual Don Carlos Alberto Montaner. Aunque consideremos CICIG un fracaso, pienso que ha sido un esfuerzo en la dirección correcta. Nuestra ascendencia subcultural mediterránea apegada a la indisciplina, la corruptela, la creatividad de poca substancia entre otras mediocridades, justifica el apoyo mancomunado entre nuestros países para crear tribunales fiscalizadores y punitivos contra nuestros jueces y magistrados venales dentro de un SISTEMA LATINOAMERICANO JUDICIAL difícil de consolidar si no unimos esfuerzos y nos apegamos a buenos propósitos sinérgicos. Atomizados no lo hemos logrado y continuaremos a la deriva desconociendo nuestra cruda y dura realidad. Good luck AMLO in spite of your wishful thinking.

  8. Tu tata 9 July 2018 at 12:29 pm Permalink

    Quienes defienden a entes como la CICIG de Guatemala, son los entreguistas de toda la vida. Puras Malinches, en donde todo lo “extrajero” es mejor. Si el antecesor pide pide UN SISTEMA LATINOAMERICANO JUDICIAL…. (..) ¿no sería mejor un sistema judicial MUNDIAL? ¡Vaya estulticia!


Leave a Reply