06 April 2017 ~ 6 Comentarios

Torturas en Venezuela

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Vea en Youtube

6 Responses to “Torturas en Venezuela”

  1. Ramiro Millan 6 April 2017 at 6:12 pm Permalink

    Muchos hacen referencia una y otra vez a la ambición o la codicia como los protagonistas del capitalismo y del liberalismo (la egoísta ambición de obtener ganancias que finalmente redunda en beneficios para todos ¿recuerda?).
    Muchas veces se las recuerda cuando se quiere justificar la desigualdad y los beneficios del mercado movilizado por la iniciativa privada y otras, como la causa de la explotación de los trabajadores, cuando no de la ciudadanía entera.
    Ambición o codicia, particularidades de la conducta humana cuya génesis se halla en algún primitivo rincón de nuestro cerebro y de una definitiva importancia en la vida política de las sociedades.
    Pero nadie, absolutamente nadie, habla de las consecuencias de otra característica de nuestra conducta proveniente del mismo y primitivo lugar de nuestro cerebro, me refiero a la envidia.
    Envidia que de manera subrepticia o subconsciente empuja o predispone a los seres humanos a rechazar a todo aquello que se ve superior, que escapa a nuestras posibilidades de competir o controlar, a considerarlos una especie de amenaza para nuestra subsistencia o simplemente​ algo a lo que tenemos que oponernos (mecanismo similar a aquel fenómeno tribal que rechaza a todo individuo que tenga un color diferente de piel o habla otro idioma o tiene costumbres diferentes).
    En el campo de la política se traduce necesariamente en la inclinación, de aquellos que no logran mecanismos de adaptación psíquica que impida ser dominados por esa desagradable sensación de inferioridad, hacía cualquier idea que prometa distribución de la riqueza de los afortunados y ambiciosos empresarios, manejo del poder económico a través del control de la economía por el estado más un largo etcétera.
    En fin, de todas aquellas ideas que las identificamos como socialistas o progresistas o comunistas.
    Como el grupo de los ricos y poderosos se reduce a un pequeño grupo de la sociedad, las mayorías están expuestas a exponerse a este fenómeno.
    Envidia que muchas veces llega al extremo del​ resentimiento y odio que hace fácil entender porqué muchos llegan a una psicopatía capaz de torturar y matar por una supuesta revolución.
    O cometer actos terroristas en respuesta a una supuesta opresión o explotación extranjera (vaya casualidad, los países rechazados por la enorme mayoría de los ciudadanos de cualquier rincón del planeta, son los ricos y poderosos con USA como paradigma)(¿se preguntó alguna vez por qué nadie odia a Angola o a Ukrania?).
    Recuerden, envidia.
    Tengan siempre presente este término cada vez que analizan la política.
    Es tan relevante la actividad de la envidia en política, como la de la reconocida ambición.
    Si ud es simpatizante de las ideas socialistas y quiere saber si es un verdadero socialista o un falso socialista dominado por sus primitivos impulsos, lo invito humildemente a leer “el verdadero progresista” en razonvsinstinto.blogspot.com

  2. Manuel 7 April 2017 at 7:37 am Permalink

    Por qué se extinguieron algunas especies? No cambiaron, no c adaptaron

    Por q ha sobrevivido el capitalismo? Cambia, se adapta, es voluble

    Por q no sobrevive el comunismo? Porque siempre deriva en lo mismo. Lee la historia de cada experimento y todos terminan igual: ostracismo, tortura, atraso.

    • Ramiro Millan 7 April 2017 at 12:51 pm Permalink

      Creo que el capitalismo sobrevive porque es el único sistema económico que se adapta perfectamente a nuestra naturaleza humana. Es decir a nuestros instintos o pulsiones o impulsos o como quieran llamarlas.
      Y seguirá sobreviviendo e imponiéndose mientras nuestros instintos continúen decidiendo nuestro destino.
      Si alguien tiene alguna duda sobre este concepto, con sólo poner sobre la mesa (podría agregar muchos temas más) la hasta ahora inevitable destrucción del planeta vía contaminación como consecuencia de la actividad económica impuesta por el capitalismo, creo que alcanza y sobra para entender que no es la razón la que tiene la última palabra sino eso que llamamos naturaleza humana.
      Ya que si así fuera, habría que estar totalmente alienado mentalmente para continuar con esta probable masacre (con probable ya es suficiente para tomar medidas eficientes que detengan definitivamente este proceso).
      El único lugar que ocupa la razón es en encontrar los pocos elementos disponibles que permitan atenuar o prolongar la agonía.
      Alguna vez se tendrá que reemplazar este sistema ya que si bien muestra la eficiencia suficiente para mantener a 5.000 millones de individuos, también muestra sus miserias.
      Eso sí, que a nadie se le ocurra cambiar de sistema hasta que no se tenga la absoluta seguridad de que la razón se impondrá en cada obstáculo se encuentre, caso contrario abstraerse de intentar nada.
      El destino de la revolución cultural de China o la masacre de Venezuela o algo similar sin duda alguna será el resultado de no contar con este fundamental requisito ( o según sus palabras, “ostracismo, atraso, tortura”).
      Faltan probablemente siglos para estar en condiciones de intentar algo así.
      Mientras tanto, solo queda atenuar, regular, administrar el capitalismo.

  3. anna davis 8 April 2017 at 2:30 am Permalink

    Es terrible lo que esta pasando en Venezuela y el sufrimiento de su pueblo y como esta dictadura se esta eriguiendo en lider de lo peor y mas horrible del continente.
    En la pagina de Casa Blanca he puesto una informacion de lo que aqui se informa para que el president sepa y actue sobre estos horrores, exorto a todos a que hagamos lo mismo para que se cree un estado de opinion sobre estas maldades, sacadas de las peores experiencias de la barbarie de siglos pasados, hagamos algo por Venezuela lo pido de todo Corazon como Americana.

    • Manuel 8 April 2017 at 7:39 am Permalink

      Así se hace!

      Well done!

  4. anna davis 20 April 2017 at 1:18 am Permalink

    El president debe de ordenar la suspencion de compra de petrolio a Venezuela y que no se le venda nada de lo que ellos necesitan para la industria petrolera esa es la formula mas economica e inteligente para la caida de la dictadura venezolana y doblegar a la historica dictadura cubana.
    Para esto el president tiene que dejar fuera sus intereses economicos que tiene con esos paises hacia el future, cosa que se conoce en sus intenciones de invertir en la isla de cuba y el compromiso con las petroleras de su secretario de estado que es in especto en ese tema, y aqui entran en juego la famosa frase de “de ser o no ser”.


Leave a Reply