14 March 2019 ~ 12 Comentarios

Tres tendencias en MORENA de AMLO en México


Suscríbase al canal AQUÍ

12 Responses to “Tres tendencias en MORENA de AMLO en México”

  1. Víctor López 14 March 2019 at 3:39 pm Permalink

    El aunto con México es que ya tuvo una revolución. Ya a los “científicos” el equivalente de los “escualidos” venezolanos no existen, se fueron o los mataron. Unas pocas exepciones de vascos eemprendedores no cambia el sino. Son ciento treinta millones de mada, Carlos Alberto. No dan nada ni en la ciencia ni en el arte. Sólo es caldo para el crimen.

    Debo suspender, retomó más tarde.

  2. Víctor López 14 March 2019 at 5:12 pm Permalink

    Viví en México. Compartí cacerias de venados junto a los mayas de Quintana Roo y veladas de piano en Chapultepec. Como anécdota, una vez con mi esposa, senamos mesa por medio con Henry Kisinger en el Maxin del Camino Real. Al tipo lo acompañaban siete mujeres hermosas, asunto que todavia no termino de entender…

    A lo que quiero llegar es a que conozco esos tres o ciatro Mexicos tan diferentes. Entiendo su sentir, fui parte de ellos. Entiendo (o eso creo) hasta al mismo bandidaje, que es cultura mexicana también.

    Cuando el presidente dice que el 60 por ciento de las policías están infiltrados por el crimen, suena como un problema ya de gentes, genético, immposible de resolver. Pero no es propiamente así. Es parte de su cultura y su folklore, de ese machismo que huele a pólvora, mezcal y muerte.

    Nada ni nadie va a resolver eso, ni AMLO ni el muro. Como el ave fenix siempre renacera. Una vez dijo CAM que México no es propiamente Latinoamérica, eso es cierto, peronñ tampoco se refleja en el gringo (los EEUU). Es un producto único hijo de la piedra azteca y el acero español. Tampoco se parece a estos, trayendo una metáfora bastante repetida, es como el agua, que en nada se parece al oxígeno y el hidrógeno que la formaron.

    No habrá reelección, eso en México se arregla a lo mexicano. AMLO moriría de muerte de tirano.

  3. Víctor López 15 March 2019 at 1:37 pm Permalink

    Sus post Carlos Alberto, siempre ofrecen espacio para más de un análisis. Aprovechándome de que aún los buenos comentaristas no han opinado aqui. voy a extenderme sobre esas características idiomáticas como la de la señora de nombre difícil, que le preocupa.

    Alguna vez escuché que cuando una sociedad se corrompe, lo primero que se prostituye es el idioma. La izquierda, por su “mision rescatista” de pobres e inutiles, siempre a utilizado un discurso prostibulario.

    Se han empleado todo tipo de eufemismos para tratar de explicar o justificar ese fenómeno, pero creo que la verdad no es muy compleja y como casi siempre sucede esta en nosotros mismos. Digo que es asi y que no hay discurso cultivado por definición, no son personas cultivadas.

    No hay que reducirlo sólo a la izquierda, da lo mismo si fueron nazis o los chinos de Mao. Unos levantarán el brazo con la mano extendida y los otros el brazo con el librito rojo. Pero son lo mismo, El “hombre masa” como lo definiera Ortega y Gasset actuará igual. Es un distintivo, una divisa de la ignorancia y la incapacidad. Se encuentra en todas partes, hasta en un blog de prestigio como el suyo. Lo señalo porque las dificultades no hay que irlas siempre a buscar lejos. La más de las veces están en nosotros mismos.

    Voy a señalar un detalle como nuestra que el idioma prostibulario va asociado a la incapacidad mental. Es notorio y comprobable que si por alguna carencia o trauma quisiéramos ser “causticos” con algún progimo, la única manera de aumentar ese “ph”, esa “alcalinidad” del agravio es usando un lenguaje elegante, cuanto más “fino” más presiso y exitoso.

    Pero no sucede así, el ignorante lo es de tal manera que ni siquiera eso a alcanzado a notar. Se extiende en una verborrea de exabruptos con lo que sólo logra enbadurnarse má. Me viene a la memoria una anécdota que cuenta Jorge Luis Borges. Resulta que iba don Jorge Luis de Plaza Mayo para su casa, cuando una muchacha “montonera” de los que allí se estaban manifestando lo descubrió. Se le pudo al corte y fue sinsultandolo durante tres cuadras: “bruto, ignorante, burro…

  4. Víctor López 15 March 2019 at 1:41 pm Permalink

    Jajaja hay una redundancia. Pasa por escribir en estos celulares entre interrupciones y vueltas. Me disculpo

  5. Antonio 15 March 2019 at 9:29 pm Permalink

    Ahí está el detalle chato, en dos años la jaula estará hecha y para sacarlo del poder habrá que darle candela.

  6. Manuel 15 March 2019 at 10:19 pm Permalink

    la educación
    La educación
    La educación
    .
    Borges would later remark that “if I were asked to name the chief event in my life, I should say my father’s library.”
    / SI ME PREGUNTAN CUAL ES EL EVENTO MAS IMPORTANTE EN MI VIDA, respindería que la librería de mi padre (mas de mil libros en ingles)

    Fue educado en su casa por 11 años, era totalmente bilingüe, da gusto oirle hablar
    .
    ¿Cómo hablaría Martí?
    …muchos quedaban embelesados ante sus parrafadas
    seguramente era un Borges hablando

  7. Víctor López 16 March 2019 at 7:15 pm Permalink

    La educación, excepto los primeros cinco años de vida es principalmente una tarea individual. Parafraceando a Confucio, el Buda y o al pederasta de Mao, “el maestro” sólo te puede enseñar una esquina. Las otras tres las tenés que encontrar por vos mismo. Por supuesto que se ocupan laboratorios para prácticas, quirófanos y demás parafernalia para obtener una profesión, pero la formación personal, sólo puede alcanzarse por uno mismo.

    Esa cháchara sobre “educación” es un camelo para consumo social, igual que las religiones que te “el amor” y te venden el cielo. Millones y millones de seres fueron muertos en cumplimiento de ese camelo. Sin ir muy lejos los millones de camboyanos sacrificados para reeducación.

    Filosofos de todo peso y prestigio han repetido y repiten esos subterfugios, algunos pregonando “el amor”, como un Bertrán Rusell para justificar su mariconada (Martí en la tira) y otros por simular humanismo. “El amor” nos dio el oscurantismo y unas tragedias sin nombre, sólo repasar la guerra de los treinta años espanta.

    Después sigo. Se me quema el asadO CARAJO

    • Manuel 16 March 2019 at 9:00 pm Permalink

      en la educacion y no en las armas debemos emplearnos

      con los indices de pobreza, violencia, drogas y demas males que existen, si el gobierno no se empena en priorizar la educacion, la movilidad social seguira en jaque, junto al futuro de los paises

      la educacion

      es un romantisismo pensar que “sólo puede alcanzarse por uno mismo”, muy lindo y romantico, pero poco realista: ve y dile a los habitantes de esos barrios pobres llenos de todos los males sociales inimaginables, que solo pruducen miles de emigrantes por semana, que ellos tienen que poner de su parte y educarse… a ver que sucede

      por favor, un poco de sentido comun

  8. Víctor López 16 March 2019 at 10:56 pm Permalink

    Las armas no son antonimo de educación. Los países más educados de Occidente son los más armados. Tanto en su condicion de estados como a nivel particular. Hasta el mismo Costa Rica, el único civilizado de Centroamérica, es a nivel ciudadano el más armado, alli las armas son de venta libre.

    Los barrios marginales no producen inmigrantes, de ellos sólo se emigra para la cárcel o la morgue. Cuando alguna circunstancia permite enmigrar a un marginal, lo encontrara veinte años después en la misma situación de adicción y violencia de la que supuso escapar.

    La enmigración prinsipalmente sale de las áreas rurales, semillero de las condiciones y valores más puros de la cultura y por lo general los que emigran son los individuos más vitales. Otra emigración es la que sale de los sectores medios, como esos millones de venezolanos que hoy ruedan por Sudamérica. Del Petare no emigran, la vida marginal es una cultura paralela, con sus propios valores sociales y escalafón.

    Por una curiosidad no exenta de veleidad la conozco desde adentro. Quizás demasiado bien desde adentro. Cordial saludo.

    • Hector l Ordonez 17 March 2019 at 10:46 am Permalink

      Es cierto señor Victor,los países mas armados,son los mas Educados de Occidente pero son los mas ricos,pueden darse ese lujo como son los EE.UU y referente a Costa Rica es cierto allí las armas son de venta libre,Cierto ! en ese país la clase media ya es pequeña en referencia a anos atrás,las casas de cartón abundan por doquier,los precios de las viviendas ya no son asequibles para una mayoría de la población,el presupuesto para la Educación ha sido reducido y la calidad para la Educación a caído,excepto los servicios médicos,estuve hace cinco anos atrás y me asombre de la calidad de estos servicios a toda la población,su presupuesto en lo militar es el mas limitado de la región.

  9. limanzano@outloo. com 17 March 2019 at 4:27 am Permalink

    Yo le temo aquellos que persisten, una, y otra vez de ganar el poder presidencial . En este caso, hay ambición de poder. Fidel Castro es un ejemplo, es una inspiración para aquellos que quieren adueñarse de los países, Castro hace circo, con palo; pero sin pan.

  10. Víctor López 17 March 2019 at 12:10 pm Permalink

    Hola Héctor. Mis lazos con Costa Rica son muy estrechos, de hecho mis principales inversiones están en ese país. De lo que percibió en su viaje mucho es cierto, pero ese fenómeno de las casas de cartón son producto de la inmigración. La Carpio por ejemplo, que es el tugurio más grande (allí les llaman tugurios) es colonia cien por ciento nicaragüense; Aunque últimamente hay peruanos, colombianos y demás emigrantes principalmente de ancestros indígenas. Los pocos blancos, como en todos o casi todos los barrios marginales son locos, que por lo general conforman matrimonios interraciales (propios de los locos).

    La Carpio no puede extenderse por estar situada entre barrancos, por lo que sus hijos (Los que salen de la segunda, tercera y cuarta parada, o de la cueva del sapo) forman nuevos tugurio o aumentan otros como aguanta filo, Pavas, infiernillo o los huevitos (en formacion ahora) que esta por el aeropuerto. Es una tristeza, llega usted a esos pueblos cafetaleros como Naranjo y lo recibe una hilera de pocilgas como cuando ingresa a Acapulco. Algunos de esos tugurios ya tenian la semilla, pero cómo disponen de espacio reciben a los que rebalsados de la Carpio y otras áreas.

    La marginalidad es una cultura de patrones bien definidos, semeja un archipiélago como el “gulac” de Solzhenitsyn. Solo entre esos guetos circula la miseria.

    El presupuesto militar de Costa Rica es cero, carece de Ejército. Un cordial saludo Héctor.


Leave a Reply