23 July 2016 ~ 4 Comentarios

Trump, el anti-establishment

Juan Claudio Lechín

donald-trump-1024x576Una extrema derecha festeja que Donald Trump luche contra el “establishment” político norteamericano. Una gesta radical y redentora no es nueva, remeda al comunismo y al fascismo. Todos los extremistas que buscan tomar el poder para destruir el pasado, lo hacen a nombre de los “olvidados” y de los “marginados” de una sociedad. Lo novedoso es que lo haga una derecha pretendidamente liberal.

Para los radicalismos, el establishment es absurdo y su caudillo enmendará los males con un sortilegio inmediato: “acabar con el analfabetismo (…) la misión Cristo acabará con la pobreza” (Hugo Chávez) o bien: “el 20 de enero del 2017, la seguridad será restaurada” (sic Trump). Con la misma determinación crean un enemigo despreciable y Trump lo hace, como Castro, falsificando estadísticas: “180 mil inmigrantes ilegales con antecedentes criminales (…) amenazan la paz ciudadana”. Trump fue demócrata y ahora es republicano pero, en realidad, tiene angurria de poder. Se ha radicalizado por mosca, no por convicción, por astuto, porque detectó la oportunidad de surgir como espejo de las añoranzas, miedos y resentimientos de un público ultra-conservador.

Con caudillo mesiánico, pueblo adepto, enemigo absoluto y discurso redentor hay proyecto radical para la toma del poder. Algunos republicanos, como Ted Cruz, no lo apoyan pero muchos, animados por su posible triunfo, votarán por él.

Los radicalismos contemporáneos provienen de mentalidades arcaicas que buscan restablecer el pasado o construir una utopía. Hoy es un infantilismo querer destruir el establishment, más en sociedades capitalistas avanzadas, donde nunca antes habían triunfado. Pero la historia te da sorpresas (…) sorpresas te da la historia, ¡ay Dios!

4 Responses to “Trump, el anti-establishment”

  1. Daniel Vega 23 July 2016 at 11:35 pm Permalink

    Ya sabemos que Trump no te gusta . Ahora amigo CAM ya que apoyas a Hillary habla nos de que te parecen los Email de Wikileaks acerca de Hillary la mentirosa

    • Dario 25 July 2016 at 3:14 am Permalink

      A CAM no se que le parezcan los emails de Wikileaks, pero a mi me parecen de un infantilismo rampante. Empecemos porque los republicanos hicieron exactamente lo mismo, ellos también trataron por todos los medios de sabotear a Trump, lo que pasa es que no les salió (o es que hemos perdido la memoria). En fin, solo faltaría que el partido demócrata no hubiera tratado de protegerse de Sanders que es un socialista con visos extremistas. Pues si, el centro del partido trató de impedir su nominación, eso es lo que hacen los partidos políticos en todas partes del mundo cuando un candidato no es adecuado al perfil del partido. Igual Sanders siempre se pudo postular por el partido comunista (que es legal) o por el libertarian, o por cualquier otro, al final partidos hay muchos. Ahhh que trató de usar la plataforma de un partido de centro izquierda para agarrarse el poder y el partido no se dejó…efectivamente! Eso lo hacen los comunistas en muchos sitios. Lo de los rusos colaborando para ayudar a Trump no tiene nombre. Entiendo que Putin y Trump se adoren públicamente y se lo digan, pero ya el romance pasa de castaño oscuro.

  2. Hector L Ordonez 24 July 2016 at 10:30 am Permalink

    A nadie le interesa los email,ni puso en peligro al pais como quiren hacer ver,ya lo dijo Sanders lo que quieren los norteamericanos es trabajo,un buen sistema de salud y educacion.

  3. Víctor López Urcola Baylon 24 July 2016 at 3:46 pm Permalink

    Estimado Juan Claudio.

    Francamente no encuentro apocalíptico el muy posible gobierno o desgobierno del señor Donald Trump. Ni creo que sea de una tal “derecha” los que lo apoyan. Las mayorías poco o ningún color político tienen, desde los tiempos bíblicos han seguido siempre la voz que pudo dar verbo a su circunstancia. Eran lo mismo (o casi) los que saludaban a su Führer con el brazo en alto, que los que agitaban el librito rojo de Mao. Los excesos provinieron más del momento histórico que de las doctrinas o del líder mesiánico.

    La civilización americana ha sido siempre moderada, a excepción de su terrible guerra civil. No encuentro razón alguna para que en este momento pueda descarrilarse.

    Cordial saludo.


Leave a Reply