21 January 2020 ~ 43 Comentarios

Un fin de semana cualquiera

Por Fernando Londoño

Este que acaba de pasar fue un fin de semana cualquiera. Y en este fin de semana cualquiera aparecieron asesinadas en las goteras de Cali, en Jamundí, cinco personas, con carro incinerado de por medio; en el Bajo Cauca Antioqueño murieron por lo menos otras cinco, incluida una niña de dieciséis años; en el Catatumbo fueron heridos cuatro policías, sin que se sepa, ni importe, la gravedad de esas heridas; en el Charco, Nariño, los bandidos encendieron a plomo la estación de policía; en Dabeiba desapareció Francisco Montoya, líder de la región, según se dice; la alcaldesa de Tumaco declara que nada ha cambiado para bien en ese, el Municipio sembrado con la mayor cantidad de coca en el mundo.

Pero hay buenas noticias. En esas regiones no hay riesgo de cáncer, porque no hay fumigaciones con el peligroso glifosato, y el cáncer que se atreva se las verá con los poderosos descubrimientos científicos de la nueva Ministra de Ciencia y Tecnología. Los habitantes de Bojayá no pisarán minas, porque no saldrán de sus casas. Los de Nóvita están felices con la llegada de tropas, tan escasas cuando fueron necesarias. Los de Córdoba no se desplazan, porque no tienen dónde ir y los jóvenes de todo el país no tuvieron tropiezo para llenarse el cuerpo y el alma de bazuco en las bien provistas ollas del micro tráfico. No todo es oscuro, como puede verse.

La otra buena noticia es que nada de lo dicho alcanza a preocuparnos. Nuestra salud mental y emocional está a salvo. Ya no nos importa la tragedia. Aprendimos a tolerarla y consentirla.

Tampoco es descartable, en la columna de los activos, que los magistrados de la Corte Constitucional anduvieron de descanso. Este lunes no hay nuevas noticias. Por ejemplo, no nos han dicho que la ponencia del magistrado Linares, autorizando la mortandad de miles o millones de niños por nacer, no ha sido discutida. El fin de semana también trae sus ventajas.

Los hechos son tozudos, dicen los franceses. Son como son y no cambian porque se los califique, se los maldiga o se los llore. Por eso lo mejor será encogerse de hombros y dejar pasar esperando el improbable final de la borrasca.

Ya dijo el Presidente Duque que el narcotráfico es gravísima cosa. Por algo se empieza. Ahora, cuando tenga gobernabilidad, podrá ocuparse en combatirlo. Pero tampoco hay que ser muy optimistas. Porque la gobernabilidad, esa tan delicada señora, se conseguirá trayendo al gobierno los que le entregaron a las FARC la tarea de erradicar los cultivos ilícitos. Por donde será posible que celebremos otra ronda de conversaciones con ellas, para preguntarles qué han hecho todos estos años en cumplimiento de su tarea. Una vez que lo sepamos tal vez preparemos un decreto que diga cualquier cosa para que podamos opinar sobre esa cosa cualquiera que ese decreto cualquiera llegue a contener.

Mientras palos van y vienen, el país se desangra; los campesinos siguen saliendo aterrorizados de sus parcelas con rumbo a ninguna parte; los que se oponen son muertos y los que consienten pasan a engrosar el pesado contingente de la tragedia nacional; los policías mueren asesinados o quedan impedidos para siempre cuando machete en mano reemplazan los aviones de fumigación; y los bandidos se enriquecen más, aunque mantienen la cortesía de usar la ventanilla del Banco de la República para importar el producto de sus ganancias oprobiosas, convertidas en remesas.

Vale la pena insistir, con muy escasas probabilidades de éxito, en el tema de la drogadicción de la juventud colombiana.

Las estadísticas revelan que somos el país del mundo que más aumenta su tasa de consumo. Los niños salen de sus colegios al medio día y los espera el panorama de las bandas, de la prostitución, de los robos, de todas las formas de esclavitud que les imponen los dueños del negocio. Y a nadie le importa. Los magistrados siguen las órdenes de Santos, que son las que le transmiten las FARC, los empresarios del negocio; la policía carece de facultades y funciones; los maestros marchan y protestan y los padres de familia, cuando existen, no tienen energía sobrante de su lucha por la vida. Mientras tanto los niños se drogan, se embrutecen, se venden, se destruyen. ¿A quién le importa?

Y todo esto pasa a nuestra vera, día por día, fin de semana tras fin de semana, mes por mes. Y no hacemos nada. Es que sin gobernabilidad es tan difícil!

Lo peor de esta historia, es que no tiene caminos de retorno. Las vidas perdidas, se perdieron. Y los niños degradados no tienen recuperación posible, aún si se la intentara. Ni siquiera cabe salir a la busca del tiempo perdido como soñaba Marcel Proust. Que Dios tenga compasión de nosotros.

43 Responses to “Un fin de semana cualquiera”

  1. Manuel 21 January 2020 at 8:27 am Permalink

    Londoño le tira duro al amigo Duque

    • Julian Perez 21 January 2020 at 10:10 am Permalink

      El Duque… Manuel, te acuerdas de qué se decía para el nueve? La memoria me está fallando.

      El blanco era Blanquizal de Jaruco
      El uno, el lunar de Lola
      El dos, el Duque Hernández
      El tres, Tribilín Cantore
      El cuatro, Cuatro mil y más murieron (creo, si no era el cinco)
      El cinco, sin comer no se puede vivir
      El seis, se hizo el loco
      El siete, Septeto Nacional
      El ocho, Ochoa

      No recuerdo el nueve, salvo que el doble nueve era la que menos pesa (la que más huecos tiene)

      • Manuel 21 January 2020 at 11:09 am Permalink

        en Tunas le decian “nuevitas, puerto de mar” pero no se si era un localismo;
        tambien:
        nuevemil paja´el caballo

        y otro:
        nuevemil y mas murieron

        pero no me haga caso… en la habana yo jugaba, pero no recuerdo como le decian

        • Manuel 21 January 2020 at 11:13 am Permalink

          lo de nuevemil y mas murieron debe ser un gazapo mio, es mas probable que lo de cuatromil… me haya jugado un lapsus mentis

          • Julian Perez 21 January 2020 at 11:17 am Permalink

            Me suena mas nueve mil y mas murieron que cuatro mil. No estaba muy seguro del cuatro.

          • Manuel 21 January 2020 at 11:22 am Permalink

            será cuatromil pata´ (o paja) el caballo?

            no recuerdo, se nos ha ido borrando, hace como 5 años que no juego!

  2. Manuel 21 January 2020 at 11:16 am Permalink

    J, en 2014 tuvo su BBC too:
    https://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/08/140814_deportes_domino_doble_nueve_cuba_msd

    • Manuel 21 January 2020 at 11:20 am Permalink

      tambien encontre esto 🙂

      “El número 1: Puntilla, Lunar de Lola.
      El número 2: El dulce, duque Hernández.
      El número 3: Trío matamoros, tribilín.
      El número 4: Cuarto de tula, cuatro mil y más murieron.
      El número 5: Sin comer no se puede vivir, monja, sin curvas no hay carretera.
      El número 6: Sixto batista, Ceiba del agua, se hizo el loco.
      El número 7: La peste, la que no le gusta a nadie.
      El número 8: Ochún, Ochoa, Octavio.
      El número 9: Novena de pelota, la gorda, la que más pesa.

      También hay otras frases que pueden usarse durante el partido como:

      1-Me pegué: Es una forma de decir que lograste poner la última ficha y que has ganado.

      2-Eso es tranque y a virarse: Cuando nadie lleva ningún número en mesa y no queda más remedio que virarse y contar para ver quien tiene menos y saber quien ganó.

      3- Me quedo: Es cuando se hace una jugada neutra, como poner un doble.
      4-Estás agachado: Es cuando sabes que alguien lleva un número y simplemente no lo pone para luego sorprender.
      5-Dar agua: Es cuando termina cada juego y se revuelve las fichas para comenzar otra partida.

      6-La capicúa: Es cuando logras pegarte por cualquiera de las dos puntas.

      7-Bota gorda: Es el jugador que le encanta salir con el doble nueve, pero también a medida que avanza el juego bota todas las fichas con números gordos, para cuando termine el juego y se vire, tener menos puntos, con la esperanza de ganar.

      8- Pollona: Ocurre cuando la pareja ganadora llega a los 100 puntos y la otra pareja no logra obtener ninguno, luego en la hoja le pintan un “pollito”.

      9-Estoy gordo: Es cuando todas las fichas que tienes son altas es decir son fichas gordas.

      10- Estoy en la playa: Esto es cuando alguno de los jugadores tiene todas las fichas bajitas.
      http://www.cubanos.guru/frases-y-dichos-que-caracterizan-al-domino-cubano-ven-y-aprende/

      • Manuel 21 January 2020 at 11:23 am Permalink

        la que mas pesa, podria ser un doble sentido, pues era “pesao” tener el doble nueve

      • Manuel 21 January 2020 at 11:23 am Permalink

        jugando con la contradiccion de que literalmente, en realidad, era la que menos pesaba

      • Julian Perez 21 January 2020 at 11:30 am Permalink

        Sí, conocía casi todos los términos salvo un par de ellos 🙂 Eres mejor que yo buscando en Internet. Faltó ¨la data¨, cuando se tienen muchos de un número.

        Es imposible haber vivido mucho tiempo en Cuba y no haber jugado mucho dominó. Aunque mi grupo de amigos también jugaba mucha canasta, continental y bridge.

        • Julian Perez 21 January 2020 at 11:32 am Permalink

          Está también lo de ¨el dominó lo inventó un mudo¨ y ¨estoy jugando con dos contrarios y un espía¨ cuando el compañero hacía barrabasadas.

          • Manuel 21 January 2020 at 11:40 am Permalink

            exacto, dale agua

        • Manuel 21 January 2020 at 11:44 am Permalink

          nosotros tirabamos mas pal Monopolio cdo no estabamos viendo movies, en la playa, jugando pelota, taco, futball o taco

          somos otra generación

          a partir de los 80s, MARADONA y demás, LA GENTE empezo a seguir cada vez mas el soccer

      • Manuel 21 January 2020 at 12:16 pm Permalink

        el 6, Sixto Batista Santana, famoso general

        https://en.wikipedia.org/wiki/Sixto_Batista_Santana

        Lopez Cuba tambien paso por la direccion politica de las FAR, MURIO de leptospirosis en el 99; santana 15 años después

    • Julian Perez 21 January 2020 at 11:25 am Permalink

      En España sé que llega hasta el doble seis y no se encuentra uno que llegue al 9.

      Pero…. Un día estaba en la playa de New Smyrna Beach y veo a cuatro jugando dominó. Llegaba al doble nueve… Pensé ¨seguro que son cubanos¨. Pero no. Cuando les pregunté resulta que eran portorriqueños. Quizás los boricuas de la Florida estén jugando esa variante por influencia cubana.

      ¿Será ¨apropiación cultural¨? Que no los sorprendan los comisarios de la corrección política 🙂

      En cambio, la baraja española tiene una carta más que la francesa: el 10 (en realidad cuatro: un diez en cada palo)

      • Manuel 21 January 2020 at 11:45 am Permalink

        en PR esta la Casa Cuba, y hay mucho cubano J

        https://www.weddingwire.com/biz/casa-cuba-carolina/7d72c106e6cb728e.html

        • Manuel 21 January 2020 at 12:11 pm Permalink

          y cada vez habrán más, los puerto riqueños se vienen al continente, nosotros nos vamos allá; nuestra proporcion, por tanto, ha ido en aumento

        • Julian Perez 21 January 2020 at 12:28 pm Permalink

          Interesante. La única familia cubana que conocí que vivía en San Juan es la tía de mi primera esposa, con su esposo, también cubano y sus dos hijos.

          En España, por supuesto, me encontré muchos.

          Sé que hay cubanos en todas partes (yo tengo parientes y amistades en Argentina, Chile, México, USA, Canadá, España, Francia, UK, Ecuador… y puede que en otros países y no lo sepa), pero no sabía que en Puerto Rico fueran tan numerosos.

  3. Manuel 21 January 2020 at 2:21 pm Permalink

    chiflará el mono esta noche J

    ¿a cuanto llegará por esa? acá a 40

  4. Manuel 21 January 2020 at 2:32 pm Permalink

    “We should sit less, move more, sleep more and be mindful about what we eat,” said Mercedes Carnethon, an epidemiologist and vice chair of the department of preventive medicine at Northwestern University in Chicago. “Setting goals that balance these priorities but are achievable is going to be very important to set the right tone.”

    How you do that can take effort. But it’s far from impossible. Here are some ways to start.

    Eat and drink healthier

    Begin with small changes and measurable goals when it comes to eating better and reducing calories, said nutritionist and author Claudia Gonzalez of Miami.

    Pick a couple of healthy new behaviors each month. Keep dessert under control at home by having only an occasional scoop of ice cream or a small piece of chocolate.

    If your goal is to eat more servings of fruits and vegetables, try to include them in foods you already like, Gonzalez suggested. Add spinach or green peppers to your pizza, or dip raw broccoli or carrots in a little salad dressing.

    “Your mind thinks, ‘Wow, it’s not too bad.’ At the end, you become a friend of vegetables,” she said.

    Portion size at meals is key to healthy eating. Experiment by eating half or three-fourths of what you might normally eat at a meal.

    Sugary drinks are not the right choice for hydration, and their calories add up fast, Gonzalez said. So, make water your beverage of choice. Need flavor? Add strawberries or cucumber slices.

    Get better sleep

    Regular, restorative sleep – about seven to nine hours a night for most healthy adults – is necessary for a healthy metabolism, optimal brain function and quality of life, Carnethon said.

    Without enough sleep, she said, long-term problems can include weight gain and chronic diseases such as high blood pressure, diabetes and heart disease.

    Commit to moving more

    Physical activity burns calories, helps you lose weight and contributes to your overall health.

    Carnethon said it’s important to take things slowly. Set measurable weekly and monthly goals that are realistic. If you’re a couch potato, don’t say you’ll run a marathon in two months; focus on smaller steps, such as walking 30 minutes a day for two weeks. Then, set a bigger goal that involves more intensive walking. Then running.

    “The mistake some people make when it comes to setting goals is to be either too ambitious or not ambitious enough,” Carnethon said. She suggests setting an initial goal that is a “reach” but a “feasible reach.”

    Cardiovascular disease risk increases with too much sedentary time, so adults should strive for at least 150 minutes of moderate physical activity a week, or at least 75 minutes of vigorous activity. Try to work in some muscle-strengthening activities, too. Aim to boost physical activity through an exercise class, brisk walks, vigorous yard work or even dancing.

    The activity doesn’t have to be continuous. Exercise sessions or other types of physical activity can be broken into small segments throughout the week“

  5. vicente 22 January 2020 at 4:09 pm Permalink

    La cubanada miamera no sabe donde esta Colombia ni le importa,este Londoño es un fascistoide de la secta Opus Dei implicado en malversacion de fondos publicos en su pais.

    • Manuel 23 January 2020 at 10:20 pm Permalink

      ¿tiene alguna prueba de lo que esta ud mintiendo? digo, escribiendo

  6. Manuel 23 January 2020 at 10:18 pm Permalink

    Colombia’s president on Venezuela’s Maduro: ‘He’s a war criminal’

    Speaking to the BBC’s Mishal Husain in Davos, Iván Duque has called Venezuela’s President Nicolás Maduro “a war criminal”.

    A staunch opponent of Mr Maduro, the Colombian president says free elections and an economic reactivation plan are the only way “Venezuela can see light at the end of the tunnel”.

    23 Jan 2020

  7. vicente 25 January 2020 at 8:41 am Permalink

    tiene usted pruebas de que el gobierno cubano y el venezolano son narcotraficantes porque lo repite como una consigna

    • Manuel 25 January 2020 at 9:18 am Permalink

      él te responde, no te desesperes

      igual puedes hacer alguna buscadilla por aqui y por alla y seguro encontraras muchas cosas. Te lo aseguro. El internet no es solo para soltar tu petrificada diatriba, y mil cosas en él, por si no te has percatado, buenas fuentes, publicaciones serias, instituciones serias, y serios perseguidos por narcotrafico en ese eje habana-caracas-FARC-ELN, etc

  8. vicente 27 January 2020 at 10:25 am Permalink

    Mire señor,las mafias que trafican drogas en Latinoamerica se mueven por el mercado negro-al fin y al cabo mercado capitalista- y no tienen nada que ver con el socialismo,el comunismo ni el marxismo,vea usted la pelicula Barry Seal -con Tom Cruise de protagonista- donde el propio Barry trabajo para la CIA y la DEA antes de ser asesinado por delator,no se monte peliculas del eje Habana-Caracas que no existe.

    • Manuel 27 January 2020 at 10:47 am Permalink

      ¿qué pruebas tiene de que no existen estas mafias colombo-venezolanas?

      ¿maduro se lo aseguró?

      ¿cree ud una palabra a maduro?

      ¿o fue Raúl Castro?

      ¿o su mascota Diaz-Canel?

      ilumínenos

  9. Víctor López 28 January 2020 at 10:26 am Permalink

    Es correcto, “Vicente”. La droga es un producto que se aprovecha del libre mercado, no sería posible en un estado totalitario. No habría siquiera consumidores, como tampoco habria tránsito libre, ni propiedad privada, ni…

    No se que carajo le encuentran de bueno algunos a carecer de libertades. Saludos.

    • vicente 29 January 2020 at 7:50 am Permalink

      El primer derecho humano es comer y tener un techo,no es la propiedad privada,el marxismo no se opone a la propiedad privada en general sino a la propiedad privada de los medios de produccion,la riqueza la da la tierra,la tecnologia y el trabajo comunitario,no el empresario que se la pasa tomando whiskis y comiendo marisco y luego se cuelga las medallas del gran benefactor social.

  10. Víctor López 29 January 2020 at 8:39 am Permalink

    El “primer” derecho humano sería entonces, dejar comer y construir su casa a cada quien. Porque evidentemente comen y tienen mejores casas los que viven en países donde les dejan comer y hacer su vida, que en los que el mandamás les “regala” un “techo” (pocilgas asquerosas como en Cuba) y un pedazo de pan. Saludos.


Leave a Reply