19 January 2019 ~ 11 Comentarios

Venezuela: it’s now or never

By Carlos Alberto Montaner*

The fate of Venezuela is probably in the hands of Juan Guaidó. He is a 35-year old National Assembly deputy, linked to Voluntad Popular, a party founded by Leopoldo López. He was named president of the National Assembly, which is something like winning a tiger in a raffle. As President of the Assembly he has become, de facto, the interim president of the country, since Nicolás Maduro’s presidency is totally illegitimate.

Venezuela, then, has two presidents. One legitimate and constitutional, which is Juan Guaidó, and the other absolutely fraudulent: Nicolás Maduro. In any case, the Catholic Church had three popes simultaneously in the fourteenth century. Two were declared antipopes. By that rule, in the future Maduro will be declared antipresident.

Those who know Guaidó tell me that he has the maturity and common sense needed for this task. He projects a good image in television. He is endorsed by Luis Almagro, Secretary General of the OAS, 13 of the 14 countries of the Lima Group (except the Mexico of the ineffable AMLO), María Corina Machado, Antonio Ledezma and the US Department of State. He is well backed.

It is even on the carpet the possibility that the Donald Trump’s Administration will continue buying 500,000 barrels of oil daily to Venezuela, the only breath of fresh cash that enters the country, but with the condition that this money is deposited in an escrow account that can only be accessed by the National Assembly through its president. What would be the point of paying an illegitimate government?

But who is this young politician? Guaidó graduated as an industrial engineer from the Andrés Bello Catholic University, with graduate degrees in “public policies” from the George Washington University and IESA, a management school accredited in several countries.

Engineers have an advantage over lawyers: they are accustomed to incorporating the time factor into the jobs they plan. They are usually the best in “management by objectives”, something that is urgently needed in a chaotic country like Venezuela.

In short, Guaidó has enough training and information to straighten out his country. After all, Venezuela has been devastated by Chavismo (three hundred billion dollars were stolen) and, lately, by a half idiot guy who talks to birds and does not know where his right hand is (especially the right.)

Guaidó is part of a brilliant group of self-sacrificing former student leaders, among whom are Yon Goicoechea, Juan Requesens–a political prisoner–, Stalin González and Freddy Guevara, who is living as a refugee in the Chilean Embassy in Caracas for six months now. It is the generation of change. In 2017, the National Guard hit his back and neck with pellets. In other words, he has risked his life in the streets, something that is important in a society in which heroic gestures are valued.

Precisely that is Guaidó’s immediate work. He must summon the people to the streets. He must assume the role of interim president. Which means that he is also the natural chief of the Armed Forces. Theoretically, General Vladimir Padrino López, Minister of Defense, must salute him and obey his orders. The soldiers and junior officers are desperate for that to happen.

As Vice Admiral Mario Iván Carratú told Venezuelan journalist Carla Angola, the Armed Forces are demoralized, as was the Portuguese army when the Carnation Revolution took place in 1974. The soldiers are hungry and don’t have medicines, like the rest of the nation. If Maduro gives the order to attack the demonstrators, Carratú thinks that the soldiers would not comply.

And what would the Cuban government do? It would recommend, of course, resisting any change towards democracy and freedom, but the Havana regime does not have the strength to rescue and sustain the dictatorship. It would take its troops and its personnel, very hated in Venezuela, and they would return to Cuba, perhaps offering asylum to a handful of Venezuelan servants.

Can Guaidó promise the Chavista regime something that unlocks the game? He cannot promise anything that is not approved by the Constitution. Maybe a referendum to let the nation decide on a law that decrees an amnesty for the crimes committed during these years of abuses and vileness. Only that, but not as his or the National Assembly’s commitment, but as a commitment of the whole society.

*@CarlosAMontaner. CAM’s latest book is a review of Las raíces torcidas de América Latina (The Twisted Roots of Latin America), published by Planeta and available in Amazon, in printed or digital version.

11 Responses to “Venezuela: it’s now or never”

  1. Luis Moreno 19 January 2019 at 10:36 am Permalink

    Ojalá sea tan fácil expulsar a los “ñangaras” venezolanos del poder y revertir en 180º el curso de los acontecimientos, pero conociendo a los comunistas y al régimen cubano en específico, no estoy nada seguro de que puedan librarse los venezolanos de un régimen que casi el 100% de la población apoyó fanatica e irresponsablemente, tal como hicieron los cubanos hacen ya 60 vergonzosos y desastrosos años. CAM no menciona los intereses geopolíticos y económicos que están entremezclados con el apoyo cubano. Si bien la Cuba actual no es ni por asomo lo que fue en la década de los 70’s del pasado siglo (me refiero a posibilidades militares y de intervención masiva, etc.) y poco o casi nada podría hacer hoy para subvertir un fuerte empuje del pueblo venezolano apoyado por gobiernos y países democráticos y muchos otros seudo-democráticos y pusilánimes, para eliminar el actual régimen, están Rusia, China, Irán, Turquía, etc. que si pueden seguir apoyando al régimen representado por Maduro y que están muy interesados y dispuestos a hacerlo pues se trata de petróleo (China), miles de millones de dólares (préstamos de China, Rusia), odio intenso hacia Occidente e intereses geopolíticos (Rusia, Irán,Turquía, Siria y lo que cuelga del terrorismo islamita,), etc. Creo que todos, a pesar de las decepciones sufridas en estos 20 años de chavismo, nos volvemos a ilusionar con lo que pudiese suceder en Venezuela en la actual coyuntura, pero lo mismo les ha pasado a los cubanos durante más de medio siglo ya. Si el pueblo venezolano no se pone las “bolas” nada pasará. Parece que como los cubanos, nadie quiere ser martir, sino solo héroes. Es como decía un amigo ya fallecido burlandose de la frase-consigna inventada por Castro: “- patria o heridas leves, muerte para todos estos hijos de puta de los Castros-“. Ni siquiera saliendo a la calle a “jugársela” (que ya lo hicieron los muchachos en Venezuela y en Nicaragua, pero no el resto de la población) se puede dar al traste con el régimen. O que suja otro Larrazabal desde la marina o el ejército y saquen a patadas por el trasero a todos estos cuatreros asesinos del poder.

    • joseluis 19 January 2019 at 12:41 pm Permalink

      Diste en el mismo clavo que estado dando yo, con diferentes viciones; pero con la misma esencia.
      Si no sacan al castromadurimo, no se van. En diferentes épocas los optimista prehistóricos, han dicho: ahora sí. Cuanta gente han muerto sin ver el: ¡Ahora sí!
      Ojala que este ahora si se haga realidad; pero hasta ahora no he visto ninguna voluntad de ningún gobierno de Estados Unidos de sacar al castrismo, solo el ex presidente Kennedy, después se retractó , los motivos no lo sé, solo se de las especulaciones. Y también el ex presidente Reagan con los contras en Nicaragua, aunque Daniel Ortega en ese momento no llevaba la línea económica 100% centralizada como Fidel Castro, después Daniel Ortega se presentó en barias ocasiones a las elecciones a la presidencia y con discursos demagogos de arrepentimientos durmió a la ignorancia, y votaron por él, y ahí lo tienen. Martí dijo: la ignorancia mata a los pueblos. Y creo que ese pensamiento está vigente en la actualidad.

    • joseluis 19 January 2019 at 1:25 pm Permalink

      Diste en el mismo clavo que estado dando yo, con diferentes visiones; pero con la misma esencia.
      Si no sacan al castromadurimo, no se van. En diferentes épocas los optimista prehistóricos, han dicho: ahora sí. Cuanta gente han muerto sin ver el. ¡Ahora sí!
      Ojala que este ahora si se haga realidad; pero hasta ahora no he visto voluntad de ningún gobierno de Estados Unidos de sacar al castrismo, acepto dos de los ex presidentes, Kennedy, después se retractó, los motivos no lo sé, solo se de las especulaciones. El otro ex presidente fue Reagan, con los contras en Nicaragua, aunque Daniel Ortega en ese momento no llevaba la línea económica 100% centralizada como Fidel Castro, después Daniel Ortega se presentó en barias ocasiones a las elecciones presidenciales, y con discursos demagogos de arrepentimientos durmió a la ignorancia, y votaron por él, ahí lo tienen. Martí dijo: la ignorancia mata a los pueblos. Y creo que ese pensamiento está vigente en la actualidad. Volví a publicar lo escrito, porque me incomode con la palabra visiones, y la redacción demasiada chambona. Tengo que ser un poquito cuidadoso. La desesperación, y el creer que todo está bien, me irritan cuando no es así.

  2. Maximiliano Herrera 19 January 2019 at 1:39 pm Permalink

    Ya basta de titubeo y palabrejas, ya van 20 anyos de chavismo, es hora de actuar.
    Necesitamos dar los siguientes pasos:
    1-Guaidò sea declarado presidente de la Republica y juramentado ante la Asamblea Nacional y que nombre ministros y forme un gobierno.
    2-que EEUU, Canada, los paises de la OEA y la Union Europea lo reconozcan como el jefe de Estado legitimo y reconozcan a los ministros nombrados por Guaidò.
    3-que EE suspenda la compra de crudo venezolano o que el pago se haga a traves de una cuenta escrow accesible a la Asamblea Nacional.

    Si no se dan esos pasos, quedaremos en un limbo que no sirve a nadie.
    Vamos, tenemos que dar el espaldarazo final a ese abominable regimen.

    • Luis Moreno 19 January 2019 at 5:19 pm Permalink

      Si claro y si mi abuela fuese bicicleta estaría dando vueltas dentro del cementerio Colón en La Habana. Que harían esos ministros, donde radicarían, quien les obedecería. En que banco estaría esa cuenta y como podría la Asamblea Nacional obtener el dinero (en dólares o bolivares), etc. Ud. cree que tan pronto como USA deje de pagarle a Venezuela, le van a seguir enviando petróleo.
      Nadie le va a sacar las castañas del fuego a los venezolanos. Es un asunto que tiene que ser resuelto por los propios venezolanos. Ahora están haciendo lo mismo que hiciron los cubanos: huir. Y esa no es la solución. El salvese el que pueda es un método condenado al fracaso. Vea la experiencia de Cuba. El único pueblo que no huyó, porque no podía cruzar los Andes a pie, fue el chileno y sacaron al “ñangara” de Allende y a toda su tropa de cuatreros a tiros. El destino de Venezuela va por el mismo camino. Falta un Larrazabal, un Pinochet o alguien con “bolas” y armas que se subleve y sea seguido por otros militares que aún no estén corrompidos, estupidizados o envilecidos. Entonces veremos a Maduro y todo el resto de estas ratas de alcantarilla correr a toda velocidad hacia el retrete. ¡Ah!…, y que el exilio cubano deje de creer que un cambio de régimen en Venezuela y la consiguiente suspensión del financiamiento y el envío de petróleo va a “tumbar” a los Castros. Esta gente tiene tanta suerte que ya está listo López Obrador en México para acudir en ayuda de sus “cúmbilas” cubanos. Wait and see.

    • joseluis 19 January 2019 at 5:54 pm Permalink

      Señor Herrera, ojalá que esos pasos que usted menciona, sea la solución para Venezuela, y que usted no tenga que sufrir una desilusión. Al parecer Venezuela es más preocupante que Cuba, y yo lo creo así. Cuba es un cadáver que nadie se atreve a enterrarlo, cuesta mucho. Venezuela es un cadáver que está llevando a su tumba muchas joyas naturales, y hay muchos enemigos de Estados Unidos y de las Américas, que están pirateando estas aguas. Si no hay gobiernos conscientes en las Américas, sea Estados Unidos, Canadá, Brasil, Colombia, Chile, Argentina, Etc. Pues la solución de Venezuela se extenderá. Para mí la solución de Venezuela, se resuelven en horas, no hay que estar jugando a la política, con soluciones teóricas. Si todos esos países antes mencionados, se unieran para sacar la lacra de Venezuela a la fuerza (intervención militar) creo que en horas se hubiese resuelto lo que no se ha podido revolver con retoricas, y analices por años. En Cuba son más de medio siglo con retoricas políticas: y nada. Sabrá Dios porque será. Solo es un dicho. No soy religioso.

  3. Julian Perez 19 January 2019 at 6:12 pm Permalink

    >>ya van 20 anyos de chavismo

    Como si son 40. Esas cosas no tienen caducidad. Lo de Cuba empezó en el 59 y sigue ahí. Los chinos ocuparon el Tibet en el 50, el Dalai Lama anda de un lado para otro como el judío ereante, todo el mundo lo quiere y lo respeta muchísimo, pero ná. El tibet sigue ocupado y cada día es más chino. Dentro de poco los únicos tibetanos auténticos van a ser el Dalai Lama y el yeti.

    • Julian Perez 19 January 2019 at 6:22 pm Permalink

      A los “progres” no les gusta mucho condenar a esa gente (Venezuela, Cuba, Corea del Norte…) Prefieren condenar a Israel.

    • joseluis 19 January 2019 at 9:30 pm Permalink

      No existe comparación. La comparación que usted hace es absurda. En las Américas del español, son ovejas ingenuas, que cualquier idiota desarmado hace un ejército sicológico, y les mete miedo a los ingenuos. Crean un terror incapacitado, un terror de unos cuantos.

      • Julian Perez 20 January 2019 at 7:56 am Permalink

        Mi punto era que a los “progres” les cuesta trabajo condenar lo que les parezca afin con su mundo de fantasía. Cuando las purgas de Stalin se creyeron las falsas confesiones y se devanaban los sesos preguntándose cómo todos esos colaboradores de Lenin lo habían traicionado así. A Cuba siempre la han justificado, como víctima del imperialismo, y para Michael Moore (obligada pausa para vomitar cada vez que escribo ese nombre) la dictadura cubana es la octava maravilla del mundo. Venezuela? Recuerdo a numerosas estrellas de Hollywood elogiándola y a Jimmy Carter observando las elecciones y declarándolas válidas.

        Comparación de tratamientos distintos válida? Quizás la de Israel no lo sea, aunque es algo vergonzoso, pero comparemos el traramiento que se le ha dado a Cuba o a Venezuela con el que se le dio a Pinochet, que un juez español, al que nunca se le ocurrió juzgar a Fidel Castro, juzgó y condenó.

        Mi punto es que hay dos raseros y a Venezuela siempre le aplicarán el más benévolo.

        • Ramiro Millan 20 January 2019 at 10:07 am Permalink

          Total y absolutamente de acuerdo amigo Julián.
          Adhiero cada palabra, punto y coma de su comentario.
          Y para esta gente no hay fundamentación alguna que los haga cambiar de postura.
          Los sociólogos, politólogos, historiadores, economistas, entre otros tantos científicos sociales, no se cansan de demostrar, una y otra y otra y otra y otra vez que los países que crecen son los que atraen al capital inversor haciendo exactamente lo opuesto a lo que hacen los chimpancés como Maduro, Correa, Dilma, Evo (este último a medias porque su ministro de economía es más liberal que progre).
          Sin embargo, los “progres” insisten en apoyar a Maduro antes que a Guaido.
          ¿El motivo de semejante desquicio?
          Como siempre, nuestras pasiones (envidia, resentimiento, odio muchas veces, revancha, codicia, tribalismo, etc)


Leave a Reply