02 November 2013 ~ 10 Comentarios

Vivir en Suiza

por Tania Quintero

Suiza

En noviembre, mi blog estará dedicado a Suiza, aunque no he escrito nada especial sobre mi experiencia de diez años en Suiza (mi hija, mi nieta y yo llegamos al aeropuerto de Zürich a las 2 de la tarde del miércoles 26 de noviembre de 2003). Pero a mis amigos y conocidos sí me gustaría decirles que dificilmente hubiera encontrado un país mejor para una mujer que con 61 años salió de Cuba. La adaptación de las tres ha sido buena, excepcional en el caso de mi nieta, quien llegó con 9 años y actualmente, gracias al estipendio estatal que recibe, puede estudiar bachillerato en la Musegg, una de las mejores escuelas de Lucerna.

Como ya muchos saben, además de voz de negra americana (lo suyo es el jazz, blues, soul, gospel), mi nieta tiene un extraordinario oído musical y sentido del ritmo. Puede que algún día se dedique a la música, pero será después que logre una formación que en el futuro le permita seguir estudiando y trabajar en Suiza, Reino Unido o Estados Unidos. Le ayuda que además de español, habla alemán, suizoalemán, inglés y francés y, por supuesto, entiende el italiano, el portugués, el gallego y hasta el catalán. Tiene gran facilidad para los idiomas.

Mi hija llegó con 39 años y ahora lee y habla bastante bien el alemán. Para mí, a punto de cumplir 71 años, el aprendizaje ha sido otro. El de cada día constatar la excelencia suiza, que no se limita a la calidad de sus relojes, chocolates, maquinarias, medicamentos y tecnología punta, si no a la disciplina, la puntualidad y, sobre todo, al respeto hacia los seres humanos, los animales y la naturaleza. Esa informalidad tan arraigada entre cubanos, cubanoamericanos, españoles y latinoamericanos, que no te responden un email, una llamada o una carta, o te responden cuando se acuerdan o les viene en gana, es impensable en Suiza.

Aquí a todo el mundo lo tratan bien y a todos responden o reciben, sea un drogadicto, un inmigrante africano o una jubilada cubana. Aquí todo es a través del banco y el dinero te lo sitúan siempre en una fecha fija y tu pagas las cuentas en las fechas establecidas, lo que te permite planificar tu economía familiar. Ese desorden de pagar en cualquier fecha o de acumular pagos, es impensable en Suiza. Lo otro que adoro de los suizos es que, salvo excepciones, no son personas consumistas.

A los suizos no les gusta estar alardeando, dándose valijú ni queriendo hacerse famosos a toda costa. Mientras más talentosos y ricos son, suelen ser más sencillos y humildes, en su forma de vestir y comportarse. En general, a nadie le importa cómo vas vestido ni peinado. Desde que me lo dieron en Caritas, en diciembre de 2003, en el invierno uso el mismo abrigo. Por 5 francos compré unas botas de segunda mano en un pulguero y son las que me pongo cuando nieva. Tengo dos pares de zapatos más: unos buenos, de piel con cordones, de la marca Mephisto, regalo de una amiga suiza y que nunca me hubiera podido comprar (el modelo más barato cuesta 200 francos) y un par de sandalias blancas de piel, también de buena calidad, ya de uso cuando me las regalaron.

Otro día, si me apetece, cuento más. Sinceramente, Tania Quintero

10 Responses to “Vivir en Suiza”

  1. Julian Perez 2 November 2013 at 9:55 pm Permalink

    Gracias por el artículo, Tania. Valioso testimonio.

    Amigo, Montaner. Conserve la buena costumbre de invitar articulistas que aporten historias interesantes como esta.

    Aunque yo no soy fan de la socialdemocracia y no me gustaría vivir en un país socialdemócrata, lo considero una alternativa muy válida y pienso que deben existir al alternativas (excluyendo los totalitarismos) para que la gente ejerza su libre albedrío.

  2. jerzy 3 November 2013 at 2:06 am Permalink

    Gracias Tania ese relato me recuerda mi tiempo en Estados Unidos,fue bien duro llegar con 60 anos pero eso,ya fue superado yo tambien tengo familia en Suiza y les va muy bien,suerte y que Dios la bendiga.

  3. Galia 3 November 2013 at 9:55 pm Permalink

    Gracias Tania por su relato de vivir en Suiza. Yo vivo en los Estados Unidos, y he vivido en el pasado en Latinoamerica. Despues de leer su relato me dieron ganas de moverme a Suiza!! 🙂

  4. José M. 4 November 2013 at 1:05 pm Permalink

    Muy cautivador el testimonio. Ojalá continúe.

  5. cristobal 4 November 2013 at 2:15 pm Permalink

    Aunqu nunca hemos mantenio contacto,me parce que la conozco de toda una vida porque este escrito muestra toda la humildad el mundo No me equivoco en calificarla de buena y honesta ( ¡coño! que clase e hijos se ha estado perdiendo nuestra patria .Le deseo pueda usted disfrutar de los exitos que de seeguro alcanzara su queria nieta Un fuerte abrazo desde barcelona.

  6. Rogelio Madrazo 5 November 2013 at 1:57 am Permalink

    Que bueno que esten las tres tan contentas. Quien trabaja?

  7. Rolando 15 November 2013 at 4:02 pm Permalink

    Yo trabajo para una empresa Danes aqui en USA. La verdad que todo tiene su bueno y malo. En cuestion de calidad de vida, si tienes un buen trabajo y hay oportuninad de educacion y trabajos, uno puede vivir donde sea (menos en paises totalitarios eso si) no creo que en esos paises existen la oportunidades ilimitadas. La empresa donde estoy pudiera ser mas exitosa en un pais que exijen menos impuestos, tal ves Ireland o algunos estados en la USA, donde no exijen pagar mucho impuestos para empresas.

  8. Rodrigo 2 December 2013 at 11:10 am Permalink

    Vivo en Suiza desde hace 20 años y no tengo la misma percepción positiva que la autora de este artículo. Aparte del clima riguroso y la antipatía de muchos de sus habitantes, muy consumistas por cierto, no pienso que sea el paraíso que nos presenta doña Tania y por el contrario cada día se degrada más este país. No entiendo porque la molestia con el consumismo capitalista si para no consumir mejor se habría quedado viviendo en la comunista isla de Cuba. Claro que comparado al infierno cubano de Castro esto debe ser la gloria. En todo caso mi enhorabuena por haber rehecho su vida en la Confederación Helvética.

  9. Susan 27 April 2014 at 5:52 am Permalink

    Vivo ya 15 anhos en Suiza, y es mi segunda patria, adoro, el paisaje, poder salir del trabajo, llegar a mi apartamento, tranquila, poderme sentar en el balcon y simplemente respirar aire puro, nada de stress, nada de preocupaciones dramaticas…
    Claro la adaptacion fue dificil, si uno no crecio aqui o hizo la escuela, aunque tenga tanto tiempo aqui o se nacionalice suiza, uno siempre sera en el ojo de otros una extranjera, y eso hasta la muerte! Hay muchos asilantes y extranjeros que lamentablemente estan dejando mucho que desear, bandas que se dedican a robar, y a vender drogas, he notado en los ultimos 5 anhos ya no es seguro salir y dejar sin cerrar las puertas, antes nunca me intereso, y no tenia miedo, las cosas estan cambiando y no es siempre tan positivo. A pesar de todo la seguridad que este pais me ofrece, un trabajo, un seguro social que realmente se interesa en ti como individuo. Hay que trabajar mucho y muy duro porque la diferencia de condiciones es grande, o estas viviendo con las justas o eres muy rico, asi de simple. Yo ya llegue a trabajar 130% semanal, y claro mientras uno no tenga una familia que alimentar o una pareja esto funciona super, mi motivo era enviar dinero a mi familia que aun vive en mi pais natal. Las preocupaciones economicas estan ahi, pero recuerdo como era antes en mi pais natal, y me siento verdaderamente bendecida, de haber llegado aqui, porque fue cosa del destino y no planeado. Ahora, me decidi a estudiar algo corto, y poder aplicar a un trabajo que es facil, que un suizo asi no mas no hace-para eso estamos los extranjeros-, pero que solo te trae cero satisfacciones. Pienso que estoy aun joven, y lo lograre, tarde pero asi sera. Mis gracias totales a la Suiza que me abrio las puertas, que me dio una oportunidad, y a mi familia, mis genes latinos que me hacen perseverar en esta vida, mi vida.

  10. Jack 5 May 2015 at 10:58 am Permalink

    hola, a los cubanos les dan asilo en suiza?


Leave a Reply