26 March 2016 ~ 15 Comentarios

A La Habana ha llegado un presidente cargado de …

por Carlos Alberto Montaner

ObamaCastroCubaLos niños españoles solían jugar imaginando y diciendo las cosas que transportaban los buques coloniales. “De La Habana ha llegado un barco cargado de: piñas, encajes, azúcar”, qué sé yo. Era un ejercicio lúdico en el que se mezclaban la fantasía y el vocabulario con la pedagogía.

Barack Obama, sin saberlo, revivió el juego. Para el presidente estadounidense su viaje tenía cuatro objetivos declarados: enterrar unilateralmente la Guerra Fría en el Caribe; eliminar oficialmente la estrategia diplomática del containment o aislamiento, sustituyéndola por el engagement o acercamiento; reforzar los lazos con la sociedad civil cubana, especialmente con el incipiente sector empresarial privado; y fortalecer a la oposición democrática que busca pacíficamente la evolución del régimen hacia el pluralismo.

Para el régimen cubano la visita era otro paso para finalizar el viejo embargo comercial, la llegada de turistas e inversiones norteamericanas, la promesa de créditos blandos cuando la ley lo permita, y la posibilidad de aliviar la difícil situación económica que plantea el fin de los subsidios venezolanos, calculados en trece mil millones de dólares anuales en el pasado por el economista Mesa Lago.

Raúl Castro no tenía la menor intención de modificar su dictadura comunista. Al fin y al cabo, como lo ha reiterado cien veces el propio Fidel Castro, la habían establecido por convicciones ideológicas y no como respuesta a la hostilidad norteamericana. La secuencia fue a la inversa.

Tampoco está en sus planes enterrar el “antiyanquismo”, uno de los elementos vertebradores del Socialismo del Siglo XXI. Para él, para Maduro, para Evo Morales, incluso para Rafael Correa y Daniel Ortega, la Guerra Fría no ha terminado, como se hace patente en las buenas relaciones con Irán, Corea del Norte o Siria.

Para los exportadores e inversionistas de Estados Unidos la apuesta de Obama era medianamente tentadora. El dinero, ya se sabe, es cauteloso. Lo acompañaron con más curiosidad que interés real. Mientras la ley del embargo persista, cualquier exportación debe ser pagada por adelantado, una medida hasta ahora saludable porque la Isla tiene una pésima fama como pagador. A lo largo de los 57 años que ha durado ese gobierno, casi todo empresario o país que le ha dado crédito ha resultado defraudado.

Sólo consiguen hacer negocios rentables quienes se dedican al turismo porque cobran previamente y en dólares. Todos saben, además, que es muy peligroso realizar actividades comerciales donde no hay tribunales independientes. En Cuba, como en todos los gobiernos totalitarios, los jueces son un apéndice del poder central.

Los demócratas de la oposición interna han resultado los más beneficiados. Eran trece personas de diversos grupos, como corresponde a cualquier pueblo que aspira a que se respeten las diferencias de opinión. Obama se reunió con ellos durante casi dos horas, los escuchó, los apoyó, y luego dedicó la parte medular de su discurso a reclamarle a Raúl Castro el respeto por los derechos humanos y la necesidad de pluralidad que requiere una sociedad afectada durante tantos años por la esclerosis del pensamiento único. El momento en que se dirige al general y le dice que “no tema las voces de los cubanos que quieran expresarse libremente” es y será por mucho tiempo un hito en la lucha contra la dictadura.

¿Dará resultado la estrategia del engagement? El propio Obama se muestra escéptico, y tiene razón: la dictadura cubana no va a cambiar. Es orgullosamente comunista y la Constitución le otorga al Partido la dirección exclusiva de la sociedad. Para la cúpula dominante, los derechos humanos –concretamente la libertad de expresión y de reunión a que se refirió Obama—son subterfugios de la odiada burguesía para prolongar su control social y quienes los reclaman son delincuentes.

En ese caso, ¿tuvo sentido el cambio de táctica? Es difícil saberlo a estas alturas. Por lo pronto, los disidentes están animados. Creen que el viaje de Obama es un punto de inflexión. Esperemos con los dedos cruzados. Es parte del juego.

15 Responses to “A La Habana ha llegado un presidente cargado de …”

  1. Vladimir Martinez-Amores 26 March 2016 at 3:22 pm Permalink

    Excelente

  2. johnny reday 26 March 2016 at 5:44 pm Permalink

    Pero…que es el socialismo? Que es el castriosmo?
    Obligar a la inmensa mayoría de un pueblo a vivir en miseria, con hambre, con escasez, en el atraso…y todo es para permitir a unos pocos criminales de eternizarse en el poder?
    Que es el socialismo?
    Los pobres en la calle, sin nada suyo, sin ahorros, en la absoluta pobreza?
    Mientras unos pocos gozan de todas las comodidaes, los lujos, lo mejor del capitalismo?
    Que es el socialismo? Quitar a un pueblo su libertad de pensar, su esperanza de progresar, su futuro, hasta sus sueños?
    Que es el socialismo? El más grande crimen que unos desalmados ejecutan en contra de un pueblo?

    • Hector L Ordonez 28 March 2016 at 12:46 pm Permalink

      Johnny no confundas Socialismo con Comunismo,es un error que cometen muchos cuando hablamos del tema,los Socialistas no confiscan,eso si desvian fondos para ayudas sociales como educacion,salud y otros
      Los Comunistas confiscan,estatizan las Economias,y tambien los medios de difusion como la radio,tv, y la
      prensa,todo pasa al estado que es el administrador absoluto de todo,Claro ya sabemos que es un sistema
      quebrado,ya que mata el incentivo del hombre y por esa razon destruye los medios de produccion,ultimo
      ejemplo Venezuela un pais Rico y en ruinas,los Socialista respetan la propiedad privada,aunque muchos no
      quieran reconocerlo,los mayores de edad ,sabran que Cuba fue un pais de linea Socialista,la salud,la educacion era publica y ademas existia la salud privada y economicamente todo funcionaba,colocando a
      Cuba entre los primeros paises de mas clase media en el continente americano y otros paises de Europa,
      Los cubanos sabemos que el Comunismo,no es la antesala del infierno,es el mismo infierno.

  3. Hector L Ordonez 26 March 2016 at 5:59 pm Permalink

    INDUDABLEMENTE QUE SI DARA RESULTADO LA GESTION DE OBAMA,HACIA LA POLITICA HACIA CUBA
    LO QUE NO SE PUEDE ES ESPERAR QUE EN EL CREPUSCULO AMANEZCA,EN LA POITICA TODO LLEVA UN TIEMPO Y ESOS CAMBIOS LLEGARAN,Y SOBRE EL ANTIYANQUISMO DE RAUL,ME PARECE QUE LO DISIMULA MUY BIEN,POR QUE SI FUERA LO CONTRARIO EL PRESIDENTE DE LOS EE.UU,JAMAS HUBIERA PUESTO UN PIE EN SUELO CUBANO.OBAMA SE REUNIO CON LA OPOSICION EN CUBA,FUE CLARO Y EXPLICITO EN SU EXPOSICION,CUANDO LES DIJO LOS CAMBIOS DEPENDEN DE USTEDES Y ES CIERTO,TODOS LOS CAMBIOS EN LAS SOCIEDADES SE PRODUCEN DE ADENTRO Y NO DE AFUERA HACIA ADENTRO.Y QUE EL GOBIERNO CUBANO SE SIENTE ORGULLOSO DE SER COMUNISTA,ME PARECE RETORICA,LOS CASTROS SON OPORTUNISTAS NO IDEOLOGOS,SE VAN CON EL QUE MEJOR OFRECE,Y RESPECTO A EVO,COREA,MADURO
    ESOS SON GASES DE LA HISTORIA QYE TERMINARAN EN EL EXCUSADO DE LA HISTORIA.

  4. Sam Ramos 26 March 2016 at 9:46 pm Permalink

    WALL STREET JOURNAL, TRUTHS ABOUT OBAMA’S VISIT TO CUBA
    Write to O’Grady@wsj.com.

    Wall Street Journal Article: Behind the President’s Visit to Havana The spectacle is designed to pressure Congress into lifting the Cuban embargo.

    President Obama travels to Havana this week in an effort to extract concessions, not from Communist Cuba, but from the U.S. Congress. To that end, get ready for what the late, great entertainment host Ed Sullivan might have called “a really big show.” Keep in mind as this extravaganza unfurls over the next couple of days that some foreigners who have been critical of the regime, including your humble columnist, are barred from reporting from the island. On Dec. 17, 2014, Mr. Obama announced that he would normalize relations between the U.S. and Cuba. He also said that the U.S. embargo—which prohibits foreign direct investment in Cuba by Americans, credit for Cuba from U.S. financial institutions, and Cuban sales of goods to the U. S.—should be lifted. The dictatorship loves the idea. But Congress believes that before there are American investments in Cuba the regime ought to pay for the property it stole after the 1959 revolution, and ensure basic human-rights for Cubans. Since Congress still passes the laws in this country, Mr. Obama’s capitalism for the Castros remains uncertain until U.S. lawmakers capitulate. The regime-choreographed spectacle, in which Mr. Obama will play the lead role, is designed to make Americans comfortable with underwriting the masters of the plantation— and to make Congress appear unreasonable. Deputy National Security Adviser Ben Rhodes says the aim of the trip is to make the Obama administration’s Cuba policies “irreversible.” On Cuba’s part there is nothing to reverse. Since Mr. Obama launched his détente, the regime has doubled down on its long-standing practices of denying employment to dissidents as well as beating, torturing and jailing them. The Obama administration boasts that it negotiated the liberation of 53 political prisoners in 2014. But more than half of those have been rearrested, and four who received multiyear sentences were exiled last week. In 2015 there were more than 8,600 political detentions, and in the first two months of this year there were 2,555, according to the Cuban Commission for Human Rights and National Reconciliation. On March 13, the secret police in Havana again set upon the Ladies in White, a group of peaceful dissidents. One member, Aliuska Gómez, told the online newspaper Diario de Cuba about her arrest. “After they had taken away all of my belongings,” she said, “they told me to strip naked, and I refused . . . so they threw me down on the floor and took off all of my clothing, right in front of two men” and “they dragged me completely naked into a jail cell.”

    That alone should have been enough for Mr. Obama to cancel his trip. The regime will turn out plenty of compliant Cubans who will tell reporters that the embargo is the source of Cuban poverty. Mr. Obama has invited some dissidents to the U.S. Embassy but over the weekend the dictatorship warned them not to attend. Yet even if there is a U.S nod to the opposition, there also will be a wink, as the president poses with the dictator along with members of the Colombian terrorist group FARC—invited by Mr. Obama—at a baseball game and pushes for U.S. policies that will finance the totalitarian apparatus. The big lie will be that by legalizing commercial and banking relations with Cuba, the U.S. will empower the Cuban people. The opposite is true. Raúl Castro legalized a narrow number of economic activities for the purpose of putting to work millions of Cubans the bankrupt state can no longer “employ.” But these businesses, such as selling fruit and shining shoes, are not allowed to hire employees, and they are only legal as long as they remain the urban equivalent of subsistence farming. If there is a great capital infusion from the U.S., it can flow only to state-owned monopolies. U.S. hotel chains, for example, will become minority partners with the Cuban military, which owns the tourism industry. Visitors to the island are charged in hard currency, but Cubans who work in tourism are hired and paid by the state in all-but-worthless pesos. They can’t form independent unions. The big profits go to the Castro mafia, which uses some of the money to run the repressive intelligence network necessary to contain rebellion and keeps the rest for personal gain.

    Last week Mr. Obama stepped up to help the Castros move these profits around the international banking system by lifting the U.S. ban on facilitating their dollar transactions. None of this will liberate Cubans, who are voting on the matter with their feet. Some 51,011 undocumented Cubans arrived in the U.S. in 2015, an 84% increase over the previous year. An additional 20,000 entered the country with visas. As the first U.S. presidential visit to Cuba in 88 years, the Obama journey will be historic. But if he doesn’t call out the racist, Marxist dictatorship and call for the liberation of the Cuban people it will live in infamy. We can all hope.

  5. Maximiliano Herrera Verdugo 27 March 2016 at 4:24 am Permalink

    Para mi la fecha clave sera’ en 2018 cuando la vieja generacion de los “revolucionarios” que tomaron el poder tendran que pasar el testigo a la nueva generacion.
    Si el pueblo se queda de brazos cruzados a ver que pasa, probablemente el regimen consiga su transicion y transformacion en el regimen militar-nacionalista de partido unico con un capitalismo de Estado (estilo laosiano o vietnamita o a lo sumo estilo angolano).
    El pueblo tiene que levantarse , en masa, por millones para que los “jovenes” del nuevo poder sepan que tienen un pais entero en contra.
    Obama lo dijo, lo mismo que yo vengo diciendo hace tiempo “ultimamente el destino de Cuba esta’ en manos del pueblo cubano”.
    El espera ,igual que nosotros, que los cubanos se animen , a mediano plazo, a hacer una nueva revolucion, esta vez finalmente democratica.

    • Sam Ramos 28 March 2016 at 9:35 pm Permalink

      Lorenzo, has descrito fielmente el concepto de Cubanoide que no es lo mismo que Cubano.

      Ese es el daño antropologico que he mencionado tantas veces aqui y que tomara muchisimas generaciones para resolverlo una vez que exista un gobierno verdadero y no la mafia que se ha adueñado hasta de las mentes de las personas que viven en Cuba.

      Fijese si el daño es tan grave que cuando esos Cubanoides logran salir del pais y aun obteniendo la informacion que antes les fue negada, continuan viendole cosas buenas al regimen en que han desarrollado su intelecto, regresan a visitor el Barracon del que salieron y defienden y apoyan a politicos como Hussein Obongo que quieren imponer aqui esas ideas fracasadas.

      Un ejemplo de Cubanoide es nuestro Zikario que esta tan enamorado de su mulato que hasta quiere intentar imponernos disciplinas dandonos ordenes de lo que debemos expresar aqui con su mal uso del lenguaje de Cervantes y estilo dictatorial, atribuyendose una autoridad que CAM no le ha otorgado.

  6. Hector L Ordonez 27 March 2016 at 12:24 pm Permalink

    Minutos despues de hablar Obama,la UNPAC partido opositor del regimen de los Castros,se produjo una
    manifestacion en la Habana,quizas la mas grande participacion de estos anos,y no solo en la Habana,Pinar del rio ,Matanzas,Camaguey y Oriente.las palabrs del presidente Obama a sido la chispa muy cerca de un polvorin,es como dice el dicho unas cuantas palabras hacen mas dano que mil balas de canon,y mas en un pais que esta en ebullicion politica,donde la oposicion se a extendido a lo largo del pais,como son las damas de blanco,la unpac y otros grupos de oposicion,que cada dia ejercen mas poder politico sobre la
    tirania de Cuba,es como dicen muchos la tirania cubana a aumentado la represion hacia los opositores
    es cierto,por la razon que son mas y mejor organizados y al recibir mas dinero tienen la tecnologia de demostrar al mundo la barbarie del regimen y de conspirar de forma mas organizada.La caida del regimen me parece posible pero no a corto plazo,es como he dicho nunca amanece en el crepusculo.

  7. cheito 27 March 2016 at 7:31 pm Permalink

    cuando Obama declare que con el levantamiento del embargo si el regimen cubano no hace cambio,la mejoria economica no la sentira la mayoria de la poblacion.el gobierno no puede liberar las fuerzas del Mercado ya que la sociedad gana espacio de libertad politica y es seguro que muchos haran uso de ella.asi como expone carlos alberto que el turismo crecera pero no el resto de los inversionistas,con su excepcion por supuesto,entonces nuestro pueblo,especialmente las nuevas generaciones comprendera que el fallo esta en ese modelo desfasado en la historia.con el levanatamiento del embargo tambien caera la=ley de ajuste cubano,sino antes.con esta ecuacion perfecta veremos que el pueblo dara el paso que en su tiempo dimos muchos cubanos y ahora le corresponde a nuestros hermanos en cuba.obama simplemente se ha movido en esta direccion y veremos resultados,asi como hacer economicamente dependiente al regimen de los estados unidos y quizas mover algunas fichas en el orden politico.les gasto el argumento del fracas del sistema debido a estados unidos y su embargo.el resto le queda a nuestro heroic pueblo,los disidentes y los que hoy apoyan la dictadura,pero sabemos que quieren el cambio.todo esto paso en la Europa comunista y vimos el fin.sabemos que en cuba no sera facil,pero cuando mas oscura esta la noche es porque el amanecer se acerca.viva cuba libre y abajo el comunismo.

  8. Twisted 27 March 2016 at 8:30 pm Permalink

    Sr Carlos, a estas alturas los más recalcitrantes castristas estarán de plácemes, al fin y al cabo el régimen se salió con la suya. Los grandes perdedores en este momentos son los congresistas y senadores cubanoamericanos que por décadas han combatido y combaten la dictadura. Lo siento por la Sra Iliana Ross, los Dias-Balarts etc, ellos hicieron su trabajo, pero el presidente Obama es simpático y está haciendo lo que muchos aquí y en latinoamérica querían ver y oir.
    Espero que con un nuevo presidente (que no sea Trump por favor) o presidenta las cosas tomen su rumbo normal.

  9. Sam Ramos 27 March 2016 at 8:38 pm Permalink

    No se quien es este tal Milton pero me parece logico lo que dice:

    De Milton Una entrevista dificil

    El comportamiento de “nuestro presidente” en la entrevista de prensa junto a Obama, para decirlo de una forma respetuosa “no fue el mejor”. Me voy a valer de una analogía deportiva para explicar mi punto de vista. En la esquina roja: un atleta joven, bien entrenado, fogueado en arenas internacionales, acostumbrado a lidiar con contrarios exigentes que ponen bien difícil la pelea, con una estrategia de ataque y defensa bien definida. En la esquina azul: un peleador avejentado, falto de entrenamiento, que sólo compite con los débiles equipos del patio o en eventos internacionales donde el triunfo ya está pactado, con fuertes debilidades en su estrategia de combate. El resultado resulta previsible.

    Las preguntas incomodas lo “sacaron de paso” y en lugar de capitalizar la situación de forma calmada optó por el exabrupto, poniendo de manifiesto, una vez más, la forma autoritaria y despótica que desde hace más de cinco décadas se utiliza para gobernar este país.

    El periodista, creyendo poner en difícil situación al General, en realidad le tiró un “globito” con la pregunta sobre los presos políticos en Cuba y quedó mal parado cuando le pidieron la lista de nombres o solamente un nombre y no pudo decir ninguno ni lo podrá decir.

    Unas semanas antes de la visita del Papa Francisco en una entrevista con el Cardenal Jaime Ortega, un periodista (¿sería el mismo?) hizo esa misma pregunta y la respuesta del Cardenal fue similar: Deme una lista y yo gestionare sus libertades. La lista nunca llegó. No llegó porque en Cuba no hay presos políticos en la actualidad. El sistema ha ideado otras formas de represión que no generan presos políticos. Los periodistas trasnochados que vienen de allende los mares no saben eso y repiten lo que otros desinformados les dicen en los almuerzos en el Versalles.

    De esta forma otros “talones de Aquiles” que tiene nuestro General quedan incólumes y se marcha nervioso y enojado pero con una pequeña victoria en el bolsillo.

    Imaginen que la pregunta hubiese sido: Presidente, entre los cambios que pretende Cuba en los próximos años, ¿está contemplado un periódico independiente que no sea financiado por el gobierno? . O estas otras: ¿Se permitirá en el futuro la creación de sindicatos independientes fuera de la tutela gubernamental? ¿Se admitirá en las universidades a estudiantes que no compartan la actual ideología del sistema? Y otras cuyas respuestas, (que siempre las van a tener) dejen entrever a los ojos internacionales, no a los de los cubanos que lo sabemos muy bien, la falta de las libertades fundamentales en que vivimos los ciudadanos de la isla.

    Me decepcionan las preguntas de los periodistas extranjeros en las entrevistas de prensa. Las de los periodistas cubanos son sencillamente risibles…y que no lo hagan así. Es como si a Linares, en sus buenos tiempos, le hubieran tirado una recta lenta a la altura de las letras. El jonrón estaría asegurado.

    Creo que Obama está experimentando otra forma de interactuar con la situación y al parecer a escasos meses de su inicio, ha provocado temor en la “la vanguardia del proletariado”. Después de la euforia que produjo en nuestros medios el anuncio de la visita, dos semanas antes del arribo del distinguido personaje, salió un editorial en Granma alertando que el invitado se recibiría con respeto, en su condición de jefe de estado, pero que sus intenciones seguían siendo las mismas de los otros presidentes estadounidenses: subvertir el orden social en Cuba. Días después en una entrevista de prensa el Ministro del Exterior se manifestó en esta misma cuerda. En los días siguientes y hasta su llegada los medios se encargaron de aplacar entusiasmo popular y pintar al huésped casi de enemigo. Como decimos en buen cubano: “compraron pescao y le cogieron miedo a los ojos”.

    En política y en otras cosas más de la vida confío en lo pequeño. En la semilla de mostaza que termina en un árbol enorme y frondoso y en la nanotecnología que a nivel molecular transforma el mundo. Tengo fe en que las relaciones de pueblo a pueblo pueden influir mucho en este proceso pero desconfío de las imposiciones y del ajedrez político, ese del “muevo yo y ahora debes mover tú”, porque aquí no van a mover ninguna pieza que ponga en peligro la permanencia de la “nomenklatura” en el poder.

    Sigo con esperanzas en un futuro mejor para los pobres , los ancianos y los niños de Cuba. De alguna forma llegará.

    Un abrazo Milton

  10. Sam Ramos 28 March 2016 at 1:07 am Permalink

    Este articulo que aparece hoy en ABC me ha reventado la vesicula biliar. Observen la desfachatez de este Gaito. Como el dice en su articulo: “Esto es algo que no se olvida facilmente” y se tendra en cuenta el dia que exista un gobierno decente en Cuba y se juzque el COLABORACIONISMO con la tirania Castrista.
    Ahora estan apendejados porque saben que los Gringos se volveran a convertir en los mayores inversores y beneficiados de la reconstruccion que necesita toda la infraestructura del pais con el consecuente y preferido favor de los Cubanos que han demostrado siempre que adoran todo lo que sea Yanki. Ahora lean y me diran si comparten mi opinion y enfado con los “colonizadores” de la mal llamada Madre Patria.

    Las empresas españolas defienden su posición en Cuba

    La visita de Obama revela el interés por la isla de grandes firmas de EE.UU., en especial en el sector hotelero

    FERNANDO PÉREZ / Madrid – 23/03/2016 a las 18:10:43h. – Act. a las 03:45:33h.

    Guardado en: Economía

    El deshielo completo aún necesitará alguna primavera adicional y debe avivarse con el calor del respeto a los derechos humanos, pero la histórica visita de Barack Obama a La Habana, acompañado de una nutrida delegación empresarial, confirma que las grandes compañías estadounidenses entienden que no hay marcha atrás en una apertura económica que abrirá jugosas y variadas posibilidades. Las más evidentes, en el sector turístico. Starwood Hotels firmaba esta misma semana sendos acuerdos para operar dos hoteles en La Habana. Seis décadas después, una compañía hotelera estadounidense vuelve a establecerse en la isla caribeña. Booking también ha logrado convertirse en la primera firma de reservas de hoteles en línea con permiso para operar en Cuba. Hasta Donald Trump ha asegurado que la isla tiene «cierto potencial» y que no descarta abrir allí uno de sus hoteles.

    «La apertura va en serio, pero no creo que sea inminente. La integración de Cuba en el mercado y en la economía global va despacio. Se está empezando a hacer una apertura parcial. El propio Gobierno cubano ha tomado la decisión de liberalizar progresivamente su economía y está negociando la deuda externa, lo que le permitirá tener recursos financieros para financiar su proceso de desarrollo. Además está promoviendo la inversión extranjera con una nueva ley y ha creado un consorcio, la Zona de Desarrollo Económico de Mariel, que es como una prueba piloto de liberalización de inversión extranjera», explica Alfredo Bonet, director Internacional de la Cámara de Comercio de España.

    «No daremos la espalda a los que apostaron por Cuba en los momentos difíciles»

    Sin embargo, la verdadera inserción en el mercado global no se producirá hasta que se levante el embargo desde Washington. «Ahora ya hay algunas autorizaciones específicas, pero será entonces cuando se producirá la explosión del turismo de EE.UU. en Cuba, que ahora mismo es muy limitado», añade Bonet. Es evidente que las compañías norteamericanas tienen a Cuba en el punto de mira. «Es un mercado pequeño, pero ofrece un gran atractivo por su localización estratégica en el Caribe, sus condiciones naturales, la preparación de su población y las oportunidades que ofrece un mercado donde todo queda por hacer», asegura Joaquím Gay de Montellá, vicepresidente de CEOE y presidente de la Comisión de Relaciones Internacionales.

    España no parte desde cero en el objetivo de rentabilizar la apertura de la economía cubana al gigante estadounidense. En la isla ya operan más de 200 empresas españolas de muy distintos sectores. Aunque no hay datos oficiales, porque la Administración cubana no detalla la identidad de los inversores extranjeros, España es el primer inversor en la isla, con estimaciones que apuntan a un 45% del total. Además del sector turístico, en el que más del 90% de las plazas hoteleras de cinco estrellas y el 60% de las de cuatro son gestionadas por cadenas españolas, nuestras empresas tienen importantes participaciones en transporte áereo, producción de cemento y suministro de agua potable, aunque la presencia toca todo tipo de sectores, algunos insospechados. Flex, por ejemplo, levantó en La Habana un moderno centro de producción de colchones tras aliarse con una compañía estatal. España es también el tercer socio comercial de Cuba, solo por detrás de Venezuela y China. Las exportaciones rondaron los 965 millones en 2015, según los datos provisionales del Icex, un 28% más que el año anterior.

    En buena posición

    «Puede que algunos países hayan hecho más actividad diplomática o más ruido estos meses, pero las empresas españolas llevan muchos años en Cuba, tienen un gran conocimiento del país y han estado ahí en los momentos más complicados. Siempre ha habido canales de comunicación con las empresas cubanas, incluso cuando las relaciones diplomáticas eran inexistentes. Eso es algo que no se olvida fácilmente. Nuesras empresas están posicionadas y participarán seguro en el futuro desarollo de Cuba», defiende Bonet.

    Al calor de la ocasión, el Gobierno español ha abierto una línea de 40 millones de euros de apoyo a la inversión de Cuba a través de Cofides. Suspendidos desde 2000 por los impagos cubanos, la recuperación de los avales otorgados por la compañía público-privada Cesce a las empresas que pretendan invertir en Cuba podría ser un impulso extra, en especial para las pymes. «Nuestras empresas atesoran un conocimiento del mercado del que no disponen empresas de otros países. Pero no debemos relajarnos. Es importante que en los próximos meses mantengamos la intensidad de las visitas oficiales a la Isla, que mantuvimos el año pasado, ampliemos la cobertura de Cesce y demos a conocer mejor entre los empresarios algunos instrumentos de apoyo a la internacionalización, como la línea Cofides para Cuba», coincide Gay de Montellana.

    «Hay espacio para todos. Cuba va a necesitar muchas miles de plazas hoteleras y transformar muchos de los hoteles existentes»

    El primer campo de batalla será sin duda el del sector turístico. Esta misma semana, el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, avanzaba que el Ejecutivo español está a la espera de que el cubano dé una serie de «pasos administrativos» pendientes para poder materializar varias inversiones en la isla, entre las que se encuentran «nuevos hoteles». La pujante competencia de EE.UU. no asusta: «Hay espacio para todos. Cuba va a necesitar muchas miles de plazas hoteleras y transformar muchos de los hoteles existentes en los próximos años», concluye el secretario de Estado. En una reciente visita a Madrid, el ministro de Turismo de Cuba, Manuel Marrero, lanzaba un mensaje de tranquilidad a las compañías españolas que operan en la isla: «No daremos la espalda a las empresa que apostaron por Cuba en los momentos difíciles».

    Sector turístico

    Más de diez cadenas españolas cuentan con intereses en Cuba y gestionan 60 hoteles. Meliá es el primer operador foráneo, con 28 hoteles en cartera y más de 13.000 camas. Además, Iberia volará a diario a La Habana a partir de junio, ruta que Air Europa también opera.

    Cuba superó en 2015 por primera vez el umbral de los 3,5 millones de turistas y la tendencia de crecimiento se mantiene. Pero el «boom» está al caer. «Necesitan de todo. El crecimiento de su turismo está limitado por la escasez de hoteles, especialmente en La Habana, y sobre todo por la falta de servicios: centros comerciales, campos de golf, parques temáticos, hostelería… Todo esto son oportunidades que se abrirán en los próximos años», explica Bonet.

    Gay de Montellá coincide en que las necesidades vinculadas al turismo son muchas, y destaca oportunidades en otros sectores como la agroindustria, la energía, los equipamientos médicos, el transporte, las infraestructuras, la maquinaria relacionada con la construcción, los materiales de construcción y la de otros bienes de equipo, entre otros. Bonet añade las ocasiones que abre la normalización del sector financiero. Las empresas españolas dieron primero, y ahora deben defender un terreno a punto de florecer entre las penúltimas gotas del deshielo.

  11. LAVERDAD 28 March 2016 at 4:41 am Permalink

    Hay muchos vicios que erradicar del sistema comunista cubano, aun saliendo los viejos castro y su influencia, las mañas están en el proceder de la vida cotidiana de los cubanos.

    Es como creer que un niño que ha sido abusado toda su vida, de repente, alejan al abusador y el niño se vuelve un niño normal, sin problemas psicológicos, de convivencia etc.

  12. Cesar Deluzuriaga 2 April 2016 at 2:50 am Permalink

    Estamos perdiendo el tiempo, no existe ningún indicio de que este sistema , vaya a cambiar. no importa lo que nadie pueda decir o hacer
    Fidel mientras esté vivo seguirá en la misma postura, controlar al
    Pais, para no perder el poder.
    Quizas Obama pensó equivocadamente que con los beneficios que ellos
    estan recibiendo, y su presencia en el Pais podia hacerles cambiar,
    algo imposible, porque si ellos lo hacen perderian el poder.
    Lo que se está haciendo Obama es contribuyendo para que sigan con mas
    fuerzas en el poder.


Leave a Reply