03 August 2014 ~ 4 Comentarios

Diálogos con la historia (4/4)

por Mario Vázquez Raña

Montaner

(El Sol de Mexico) MADRID, España. 25 de julio de 1993. (OEM-Informex).- Además de la preocupación por la situación política en Cuba, el otro gran problema que vigilan con especial interés los cubanos en el exterior es la economía, tanto por los efectos del embargo impuesto por Estados Unidos contra la isla, y su consecuente dependencia de las naciones del bloque del Este, como por las dificultades internas para producir sus propios alimentos.

Según expone en entrevista exclusiva el opositor cubano Carlos Alberto Montaner, el país atraviesa por un modelo de espiral invertida, y prevé que cada día la situación económica estará peor, sobre todo porque el Gobierno consumió 100 mil millones de dólares de ayuda soviética al administrarlos de manera equivocada.

El periodista y político cubano no pierde la esperanza de instaurar en Cuba un sistema democrático donde los ciudadanos de manera libre y abierta consigan una transición política, para lo cual tendrían que diseñar su propio modelo de transición.

En esta última parte de la entrevista que el líder de los cubanos en el exterior concedió desde España para los lectores de Organización Editorial Mexicana expresa su deseo de que su nación instaure lo antes posible un nuevo Gobierno y que la crisis económica que afecta a la población se supere, sobre todo, porque teme que la gente muera de hambre.

Si el bloqueo surte efecto y el actual Gobierno de Cuba cae, ¿cuál de los tres escenarios que siguen prevé usted?

a) Una descomposición del aparato de Gobierno como en la URSS.

b) Una intervención extranjera de parte de Estados Unidos, como en Panamá.

c) Un régimen encabezado por cubanos con apoyo extranjero con resistencia interna de núcleos comunistas.

Creo que si el Gobierno cubano cae violentamente, se abre un capítulo impredecible, por ejemplo, si Castro es eliminado por la violencia o si hay un golpe militar en el país, creo que es más difícil el arraigo de la democracia, es más difícil la transformación del sistema, porque esto daría lugar a la aparición de un nuevo grupo de salvadores de la patria que quizás no tengan dentro de sus planes la democratización del país.

Me temo que si la solución es violenta y si el desenlace es violento, arrastraría entonces una intervención de Estados Unidos, que no sería nada positivo.

Yo diría que el mejor de los desenlaces posibles, el mejor para todos, el mejor para el Gobierno, para la oposición, para los vecinos, para México, para Estados Unidos, para los cubanos, es una negociación política, el establecimiento en Cuba de partidos políticos de oposición, de partidos políticos que defiendan lo contrario de lo que defiende la Revolución.

Que el pueblo cubano exprese sus preferencias en unas elecciones libres, que se constituya a partir de esas elecciones un Gobierno distinto y que cada grupo, cada banderilla política, tenga en ese Parlamento una representación del pueblo cubano en las elecciones.

Creo que lo mejor para Cuba es lo que ocurrió en Checoslovaquia y en Polonia, eso es lo mejor para el país, eso no prejuzga el destino de Castro, el mundo está lleno de expresidentes, y Castro puede ser expresidente de Cuba y no termina con esto la historia de los cubanos.

Es una aberración pensar que Castro solo puede existir al frente de la nación de Cuba, hombres con mucho peso en la historia como el señor De Gaulle, el señor Churchill, presidentes latinoamericanos importantísimos como Rómulo Betancourt, se convirtieron en "ex" y no pasó nada, hombres de primer rango en la historia de la postguerra en Europa se convirtieron en "ex", y no sucedió nada sustancial.

Castro se puede convertir en un expresidente, vivir en Cuba, vivir fuera de Cuba; no les corresponde a los demócratas juzgar qué tiene que suceder con los demás cubanos.

Si Castro le teme a un futuro en el que el no mande, será víctima de sus propios miedos, la oposición más responsable y más serena afirma que no tiene que haber un final indigno para sus seguidores, no tiene que hundirse en el mar, todos esos finales apocalípticos son innecesarios; se puede salvar lo que sea salvable de la Revolución, se puede llegar desde el punto en el que estamos a una situación democrática.

Se puede terminar el conflicto con Estados Unidos mediante la democratización de la sociedad cubana, todo eso puede suceder, lo único que hace falta es buena voluntad de todas partes, y por parte de la oposición hay un mejor deseo de encontrar un terreno en el que solo queremos que la sociedad cubana exprese sus diferencias sin limitaciones.

¿Usted cree que Fidel Castro pueda vivir en Cuba bajo un Gobierno distinto?

Por nuestra parte, sí, nosotros no le exigiremos ni que salga del país, ni le exigiríamos nada que no se le exigiría a algún otro cubano cualquiera, es decir, nosotros, Don Mario, queremos un Gobierno de leyes, no queremos un Gobierno de hombres, queremos un Gobierno de instituciones, no queremos un Gobierno de líderes.

Si el señor Castro no participa en un proceso electoral o si participa y es derrotado y quiere permanecer en el país como un ciudadano más, puede hacerlo, incluso puede aspirar a regresar al poder, como regresó Perón en un momento dado, o como regresaron los comunistas en Lituania, donde reformaron su partido y al cabo del tiempo regresaron al poder por el fracaso de la transición.

Ni siquiera le cerramos el camino a que eso pueda suceder en el país, si la transición en manos de los grupos demócratas no resulta una transición eficiente, me temo que entonces ocurrirá lo que siempre sucede, que se moverá pendularmente la opinión pública a la búsqueda de otras soluciones.

Entonces, es posible que los que se han desplazado del poder después de ejercerlo 35 años regresen por la vía democrática, ha ocurrido en otros sitios y puede ocurrir en Cuba, de manera que ni siquiera nos cerramos a la idea de que por la vía democrática, si eso es lo que quiere el pueblo cubano, Castro tenga una segunda oportunidad en la historia de Cuba.

Yo le hice una entrevista a Edén Pastora, el famoso "Comandante Cero", y le pregunté qué le recomendaría al presidente Castro para que tenga un poco más de apertura en su país, y me dijo: "Yo le recomendaría a Fidel Castro que se busque un Violeto". ¿Qué considera usted que sucedería si hubiera en Cuba un Gobierno como el de Nicaragua?

Bueno, nosotros quisiéramos que el modelo de esa transición fuera negociado y entendemos que todas las transiciones son distintas: las chilenas, las nicaragüenses, todas son distintas; por su puesto, la uruguaya, la argentina y todas las del Este son diferentes.

Los cubanos tendríamos que diseñar nuestro propio modelo de transición política y no descartamos ninguna fórmula política, siempre y cuando tenga el apoyo mayoritario del pueblo cubano.

La clave está en depositar la autoridad en la mayoría para que cualquier fórmula que surja tenga la legitimidad de actuar.

Personalmente, no creo que sea copiable el modelo chileno o el modelo nicaragüense en Cuba, me parecería que ese no es el mejor camino.

Estamos mucho más cerca de creer en el modelo checo o en el modelo húngaro, donde hay una clara transfusión de la autoridad en un proceso electoral y donde no se condicionan la existencia de las instituciones, pero en esos dos países no ha habido persecución a los derrotados, los derrotados forman parte de las instituciones del país, forman parte del Parlamento y ese es el mejor esquema para explicar lo que pudiera suceder en Cuba.

Cree usted, Señor Montaner, que con o sin bloqueo, ¿Cuba podría subsistir en las condiciones que vive en este momento?

Por supuesto que no, la situación económica de Cuba entró en lo que llaman una espiral invertida, que estará peor cada día que pasa.

Tiene tres problemas clave: el primero es el energético, no tiene petróleo y no tiene recursos para comprar hidrocarburo; el segundo, que es también muy importante, es el de la comida, los cubanos necesitan importar 50 o 60 por ciento de la comida que consumen y no tienen recursos para comprarla, y el tercero es la absoluta falta de crédito para resolver estos problemas.

Tienen un problema financiero gravísimo, le deben ocho mil millones a Occidente y 30 mil a lo que fue el bloque soviético, desde 1986 no pagan las deudas internacionales y ésta aumenta al ritmo de dos o tres millones de dólares diarios y no tienen cómo solucionar esa crisis.

Al no tener cómo solucionarla, cada vez estarán peor, cada vez tendrán menos recursos y la prueba está en el desastre de la zafra azucarera este año.

Este año probablemente la zafra azucarera esté no en torno a los cuatro millones 200 mil toneladas que ellos anuncian, sino en torno a los tres millones de toneladas, ellos dicen cuatro millones 200, pero el dato que nosotros tenemos es de tres millones.

De todas maneras, mientras más producen, más se arruinan, porque producir una libra de azúcar en Cuba cuesta aproximadamente 17 centavos y la van a vender en 10, pero mientras menos producen, menos recursos…

Las empresas dominicanas tienen un modo de producir muy parecido a las de Cuba, a éstas les cuesta 17 centavos producir cada libra de azúcar, a los cubanos difícilmente les cuesta menos que a los dominicanos, probablemente les cueste más, pero si calculamos lo que les cuesta a los dominicanos y partimos de ese punto, en cada libra de azúcar ellos pierden 7 centavos nada más produciéndola; mientras más producen, más se arruinan, pero si no producen, carecen de divisas para comprar los 800 productos que Cuba necesita adquirir del exterior.

El 50 por ciento de cualquier cosa que en Cuba se consume es un componente traído del exterior, eso significa en números redondos que Cuba necesitaría contar con 9 mil millones de dólares para importar del exterior y tiene apenas 2 mil millones, o sea que cada vez el país va a estar peor.

El país se va asfixiando y eso, más allá de la estadística, significa que los cubanos físicamente se van a morir de hambre; no es una metáfora, ya tienen una pérdida de peso sustancial.

En mi oficina han estado los primeros exiliados que muestran síntomas de caquexia, que tienen debilidades extremas, que pesan 40 o 42 kilos y deberían pesar 60 o 65 kilos y que han perdido esa diferencia en el último año, producto de la mala alimentación y una alimentación que cada vez va a ser más deficiente.

Castro está supliendo momentáneamente las crisis con una especie de gran campaña de mendicidad internacional, pero eso tiene unos límites. ¿Cuántas veces México, España o Venezuela o cualquier país de Europa va a ayudar generosamente a Cuba? ¿Cuántos ciclones van a ser solucionados con la ayuda exterior? Es decir, eso tiene unos límites a muy corto plazo, el Gobierno cubano no tiene ninguna posibilidad de solucionar la crisis que cada vez estará peor, hasta que no entremos en una solución política, global de la crisis.

¿Considera usted que Estados Unidos estaría dispuesto a darle apoyo a Cuba si el actual régimen cayera, como lo hacen, por ejemplo, con Israel?

Yo creo que sí, es decir, con los elementos que tenemos hemos visto cómo la ayuda hacia Nicaragua y hacia Panamá ha sido muy tímida, ¿por qué sería mucho mayor la ayuda a Cuba?

Exactamente por la misma razón que es una ayuda muy sustancial con relación a Israel, porque la comunidad cubana radicada en Estados Unidos es lo suficientemente grande como para convertirse en un factor de política doméstica, como ocurre con la comunidad israelí, con la comunidad de origen judío, de manera que el bolsillo norteamericano se va a ver mucho más presionado por los cubanos que viven en Estados Unidos, que lo que ocurre con el caso de Panamá o con los nicaragüenses, que apenas tienen influencias en la administración norteamericana.

Creo que va a haber una ayuda generosa, pero también pienso que no es a base de ayuda generosa como los países lo esperan.

Cuba con un sistema equivocado se tragó cien mil millones de dólares de ayuda soviética, que es la mayor que registra en la historia.

La ayuda soviética en Cuba fue mayor que la ayuda norteamericana, la mayor parte fue en petróleo y alimentación y materias primas, regaladas y además pagarles por el azúcar, por eso Cuba se convirtió cada vez en más dependiente de los rusos, porque las condiciones del comercio eran tan absurdas y tan desagradables algunas que hizo que en 1970 Cuba comerciara 40 por ciento con Occidente y 60 por ciento con el Este.

Cuando desaparece el bloque del Este, ya no es 40 por ciento lo que comercian con Occidente, ya es apenas 15 por ciento; 25 por ciento ha ido desplazándolo hacia el comercio del Este, porque era un comercio tan favorable que se convirtió en una especie de heroína para adictos.

Cuando desapareció la fuente de subsidio soviético, desapareció la posibilidad de subsistencia para Cuba, porque había cortado sus lazos con Occidente.

Sin duda alguna, creo que la Unión Liberal Cubana sabe cómo se puede hacer esa transición hacia la democracia, cómo se puede hacer sin violencia y cómo se puede hacer preservando la dignidad de los gobernantes actuales y la seguridad de los mandatarios actuales.

Lo único que hay que establecer de conjunto es una especie de gran pacto político para que sea posible esa transición sin ruptura.

Yo viví en España la experiencia de una transición sin ruptura, basada en la continuidad, en los mecanismos legales que se transforman y se negocian con la oposición, como va a ser, y todo esto culmina en un proceso electoral con garantías para todas las partes, así que creo que sí sabemos hacerlo perfectamente.

Podría ser tema de otra entrevista…

Con mucho gusto, Don Mario, creo incluso que sería muy interesante para los lectores mexicanos y, por supuesto, para los lectores cubanos, donde esto que usted está haciendo tiene una extraordinaria importancia.

4 Responses to “Diálogos con la historia (4/4)”

  1. MANUEL 4 August 2014 at 6:12 pm Permalink

    fraude
    …Hoy iba a escribir una apología (alabanza) del robo. El asunto era más o menos así: a propósito del hermosísimo tema que cantan a dúo Silvio Rodríguez y Calle 13, Ojos color sol, mis letras celebrarían la bendita piratería (!):
    Gracias al pasa-pasa de memoria USB, gracias al youtube y a los que comparten en Facebook, a Cubasí, y hasta a las propias declaraciones de René Pérez, Residente, quien más de una vez ha dicho que le importa poco si la gente compra o piratea sus temas, lo que realmente vale es que los disfruten, muchos desde hace días tuvimos primero el audio y luego el video. Un lujazo… ¡gratis!
    Pero sucede que la vida cambia mis palabras: en Cuba las autoridades del Ministerio de Educación acaban de denunciar un fraude en las pruebas de ingreso a la Universidad, que deciden toda una vida profesional, y de paso me muestran otra cara del robo. Porque un fraude, no es más que un robo. Y ya no puede haber apología (festejo).
    Conozco a una jovencita que acaba de hacer sus pruebas de ingreso. Quiere ser economista, pero podría estudiar cualquier cosa, porque es brillante, talentosa, preocupada. Y desde hace días, apenas duerme. Desde que empezó a correrse “la bola” del fraude en el examen de Matemática, le molestaba la posibilidad de que, después de haberse pasado tantos meses estudiando, otros muchachos de su grupo, de su escuela, menos estudiosos, menos preocupados, se supieran de antemano las respuestas y hasta sacaran mejor nota. La conozco bien y sé que no le gusta perder, pero si hubiera sido en buena lid, lo habría aceptado. ¿Pero así?
    Otros deben haberse sentido igual de estafados. Por los que robaron el examen y lucraron con eso, por los profesores involucrados, por los padres que lo compraron, por los alumnos que lo aceptaron. Es una cadena de facilismo y de engaños. De mentirosos que no aprueban el examen de ética. Nuestro sistema de educación, el que la Revolución lleva años empeñada en sostener y mejorar, es mucho más que estos hechos, aislados, locales, pero debemos ser lo suficientemente enérgicos para que no se repitan. ¿Lo somos? ¿Estamos claros que cada fraude deja una herida abierta? ¿Vamos, verdaderamente, a la raíz de los problemas?…
    Escrito por Daynet Rodríguez Sotomayor
    http://cubasi.cu/cubasi-noticias-cuba-mundo-ultima-hora/item/28270-fraude

    yo estoy seguro que todo es un fraude en Cuba y en el 99% del resto del mundo. La diferencia es que en Cuba nadie se entera, porque no tienen prensa ni televisión, porque no hay periodismo, porque no hay vergüenza; sólo dictadura, por más de 62 años pura dictadura, ¿y hay mayor fraude que eso? ¿puede algo enderezarse cuando todo es mentira y es robo?
    El típico idiota repite que eso fue lo que soñó Martí. El idiota más profundo lo asegura.

  2. Manuel Alexis Carbajal Bruzon 5 August 2014 at 9:20 pm Permalink

    hace 20 años, la habana se quedo mirando en los balcones como una marea de pasiones batía sus calles. Un día llegará que las casas queden vacías, que no haya nadie en esos balcones, que todo cambie para siempre y para bien, que no vuelvan a haber dictadores, un día llegará que nos llegue para siempre la felicidad.

  3. Manuel Alexis Carbajal Bruzon 6 August 2014 at 12:51 am Permalink

    hace 20 años, la habana se quedo mirando en los balcones como una marea de pasiones batía sus calles.
    Un día llegará que las casas queden vacías, que no haya nadie en esos balcones, porque todo cambie para siempre gracias a Un Pueblo Entero en Todas las calles y para bien, que no vuelvan a haber dictadores, un día llegará que nos llegue para siempre la felicidad.

  4. extensiones de pestañas madrid 7 January 2015 at 9:48 am Permalink

    En el pasado se hicieron algunas cosas que no fueron por el beneficio de las personas como muchas dictaduras que tuvimos en el pasado y gracias al esfuerzo de muchas personas al final conseguimos ser libres, por todos los que lucharon contra la opresión gracias


Leave a Reply