07 February 2016 ~ 4 Comentarios

Dionisio Gutiérrez entrevista a Carlos Alberto Montaner sobre los temas más importantes de América Latina


4 Responses to “Dionisio Gutiérrez entrevista a Carlos Alberto Montaner sobre los temas más importantes de América Latina”

  1. Sam Ramos 8 February 2016 at 10:20 am Permalink

    Estas cosas que hacen los gobernantes de EE.UU., de cualquiera de los dos partidos, cuando tratan de resolver los problemas de otros paises a golpe de billetazo, que sale de los impuestos pagados por los ciudadanos que tan irresponsablemente los eligieron, son las que provocan el rechazo generalizado a ellos mismos por la inutilidad del esfuerzo y la estupidez del argumento esgrimido para ellas.

    TRIBUNA

    Colombia: la otra Cuba de Obama
    elpais/autor/juan_carlos_iragorri

    Ni todo lo que pretende Obama se hará realidad ni todo lo que afirma Santos se va a producir

    Una recepción estupenda le ofreció el jueves pasado Barack Obama a Juan Manuel Santos en la Casa Blanca. El presidente de Estados Unidos quería, primero, celebrar los 15 años del Plan Colombia, aquella iniciativa bipartidista por la cual Estados Unidos le ha dado al país suramericano 10.000 millones de dólares con el fin de combatir el narcotráfico y las guerrillas. Y, en segundo término, reiterar su apoyo al proceso de paz del propio Santos con las FARC y traducir ese respaldo en ayuda contante y sonante. La celebración les salió bien a los dos mandatarios, pero lo que anunciaron tiene sus bemoles.

    Cuando Obama le pida al Congreso los 450 millones de dólares para Colombia, deberá superar varios escollos
    Obama no pudo haber escogido un mejor sitio para atender a Santos. En ese mismo lugar, en el East Room, o Sala Este, fue donde en 1962 el entonces presidente John F. Kennedy rindió un homenaje a decenas de premios Nobel y les dijo, en discurso memorable, que en ese recinto jamás se había reunido “tanto talento humano”, tal cantidad de conocimiento, con la posible excepción “de cuando Thomas Jefferson comía solo”.

    Obama recibió a Santos con unas palabras muy emotivas, reveló que el Plan Colombia será ahora reemplazado por un nuevo programa llamado Paz Colombia y señaló que en los próximos meses le pedirá al Congreso en Washington más de 450 millones de dólares al año para ayudar a los excombatientes colombianos una vez firmado un acuerdo de terminación del conflicto.

    Santos, en un inglés magnífico y acompañado de medio gabinete ministerial, empresarios, directores de medios de comunicación, deportistas y reinas de belleza —algunos de los cuales viajaron desde Bogotá a bordo de los dos aviones destinados para la delegación— respondió con un discurso lleno de datos y también de esperanzas en que el proceso de paz llegará a buen puerto. Y al día siguiente, cuando finalizaba una agenda impecable y tras reunirse con el secretario de estado de Estados Unidos, John Kerry, dijo incluso que Washington no le pondrá condiciones a Colombia para desembolsarle el dinero.

    Pero ni todo lo que pretende Obama se hará realidad ni todo lo que afirma Santos se va a producir. Para Obama, festejar los 15 años del Plan Colombia y anunciar Paz Colombia significa por una parte apuntarse un éxito en política exterior que se suma al restablecimiento de las relaciones diplomáticas con La Habana. Porque Colombia es hoy, para la Casa Blanca, otra Cuba. Lo cual le viene muy bien a Obama porque su gestión en otros frentes diplomáticos es verdaderamente gris: nadie vislumbra una solución al conflicto árabe-israelí, Kim Jong-un hace lo que le da la gana, Putin invade países cuando quiere, Bachar El Asad sigue mandando en Siria y el Estado Islámico mata y está vivo.

    Cuando Obama le pida al Congreso en Washington los 450 millones de dólares para Colombia, deberá superar varios escollos. El primero es que se enfrentará a un Senado y a una Cámara de Representantes donde la oposición del Partido Republicano no solo es mayoría sino que se ha negado en redondo a las solicitudes que él le ha hecho. Pónganse ustedes a pensar: los congresistas, pese a la horrenda muerte a bala hace tres años de 20 niños en un colegio elemental de Connecticut, ni siquiera accedieron a reglamentar el porte de armas como pedía el presidente. Más grave aún es que semejante terquedad es peor hoy en día cuando el próximo noviembre se llevarán a cabo no solo las elecciones presidenciales sino también los comicios para renovar a los 435 miembros de la Cámara de Representantes y a un tercio de los 100 senadores. Así, pues, la tarea de lobby en el Congreso, por parte de Obama y de Colombia, apenas comienza y será difícil. Por eso hay quienes se preguntan si no era mejor seguir con el Plan Colombia, que comprende 310 millones de dólares al año.

    A todo ello hay que agregarle un factor adicional y es que el propio John Kerry dijo frente a Santos que a los combatientes que firmen la paz en Colombia debe aplicárseles una “justicia significativa” y que no debe haber exoneraciones para los agentes del Estado vinculados a ejecuciones extrajudiciales. Eso, léase bien, es el anticipo de las condiciones que Estados Unidos va a ponerle a la eventual ayuda a Colombia. Pero hay más porque lo mismo escribió el sábado en su editorial el diario The New York Times, para el que hay aspectos vagos en los acuerdos con las FARC, y lo mismo señaló en una columna de opinión el precandidato presidencial republicano Marco Rubio, que sube en las encuestas.

    Obama ha quedado bien con Colombia. Santos ha sido objeto de un apoyo enorme como el que en su momento les dieron Bill Clinton a Andrés Pastrana y George W. Bush a Álvaro Uribe. Hace cinco o seis años, la suerte del Tratado de Libre Comercio estuvo en manos de las mayorías demócratas del Congreso en Washington. Ahora los republicanos tienen la palabra.

    (Juan Carlos Iragorri es periodista colombiano)

  2. Julian Perez 9 February 2016 at 11:06 am Permalink

    >>Estas cosas que hacen los gobernantes de EE.UU., de cualquiera de los dos partidos, cuando tratan de resolver los problemas de otros paises

    Sam

    ¿Y qué me dices de cuando tratan de resolver los problemas del propio país? Por eso el mejor gobierno es el que menos gobierna.

    Ya había dicho Reagan que la frase más terrorífica que existe es ¨yo soy del gobierno y vengo a ayudar¨. Y tenía razón.

    También C.S.Lewis lo tenía bien claro: “Of all tyrannies, a tyranny exercised for the good of its victims may be the most oppressive. It may be better to live under robber barons than under omnipotent moral busybodies. The robber baron’s cruelty may sometimes sleep, his cupidity may at some point be satiated; but those who torment us for our own good will torment us without end, for they do so with the approval of their own conscience.”

  3. maria gonzalez 9 February 2016 at 1:26 pm Permalink

    Es muy fácil en Obama y Santos sentados en sus sillones decidir la suerte de Colombia arrastrando al pueblo cubano y venezolano a la debacle con tal de lograr algún resultado uno, y un nobel el otro, me pregunto a donde nos llevara a los tres pueblos esta sinfonía de aplausos a los que aspiran estos dos mandatarios, Cuba siguiendo en la miseria, Venezuela entrando a la cubanizacion y Colombia haciendo los pinitos para llegar allí, y la prensa mirando de reojo sin acercarse mucho para evitar “untarse” de la debacle

  4. Sam Ramos 9 February 2016 at 2:56 pm Permalink

    Primo, para darle chance a entenderlo al ZIKArio del blog con su reducido CPU, me he tomado el trabajo de traducirle al castellano la frase de C.S. Lewis porque el Español lo destroza con su mala Ortografia y semantica atroz, ademas de confesar que prefiere la explotacion de los Machos Autoritarios autodenominados Progresistas y que no hacen mas que aumentar la pobreza cuando denigra tanto a las Corporaciones Capitalistas Privadas.

    “De todas las tiranías, la tiranía ejercida por el bien de sus víctimas puede ser la más opresiva. Tal vez sea mejor que vivir bajo barones ladrones que bajo omnipotentes entrometidos morales. La crueldad del barón ladrón a veces puede dormir, su codicia puede en algún momento ser saciada; pero los que nos atormentan por nuestro propio bien, nos atormentarán sin fin, porque lo hacen con la aprobación de sus propias conciencias”.

    Pienso que estoy arando en el mar porque los que nacen para bueyes del cielo le caen los yugos.


Leave a Reply