10 June 2020 ~ 25 Comentarios

El liberalismo en América Latina a las puertas del siglo XXI

Por Carlos Alberto Montaner

En 1989, tras la caída del Muro de Berlín, hubo una especie de euforia en todo Occidente, a la que no fue ajena América Latina. Junto a la desaparición y el descrédito del comunismo en Europa, pronto desaparecieron las dictaduras sandinista y pinochetista, en ambos casos como consecuencia de elecciones, así como la narcodictadura del panameño Noriega, derrotada por una invasión de Estados Unidos. Poco después le tocó el turno a Haití. Sólo se mantuvo en pie una excepción: el gobierno cubano, fuertemente consolidado por los métodos represivos aprendidos del estalinismo soviético, quedó desde entonces como la única tiranía de América Latina.

Para los latinoamericanos era una situación insólita: nunca antes la democracia había sido tan abarcadora e indiscutida. Llegaba, además, acompañada de gobiernos que huían de las viejas fórmulas estatistas. El colombiano Gaviria, el mexicano Salinas, el boliviano Sánchez de Losada, el uruguayo Lacalle, el chileno Alwyn -sucesor de Pinochet-, el argentino Menem, incluso el venezolano Carlos Andrés Pérez: todos renunciaban a los paradigmas socialistas que habían contribuido al mediocre desempeño económico de sus países. Fue la época de las privatizaciones y del rescate del pensamiento liberal. En la primera mitad de la década de los noventa parecía que, al fin, América Latina, como España tras la muerte de Franco, encontraba el camino de la modernidad y su espacio natural en Occidente. México -por ejemplo-, tras abandonar su tradicional nacionalismo, pasó a formar parte del Tratado de Libre Comercio junto a Canadá y Estados Unidos.

Poco a poco ese risueño panorama comenzó a torcerse. Los viejos comunistas reaccionaron y se reorganizaron en una especie de Internacional llamada Foro de Sao Paulo, ciudad donde por primera vez se reunieron los viejos camaradas convocados por Fidel Castro. Ernesto Samper fue electo en Colombia con un discurso populista. El parlamento venezolano cometió la insensatez de deponer a Carlos Andrés Pérez tras desprestigiarlo con el mote de neoliberal, y luego el país eligió a Rafael Caldera, un político democristiano de la vieja escuela estatista, partidario de los controles económicos.

La acusación más frecuente y demoledora que se le podía hacer a un político era la de neoliberal. ¿Qué significaba esa falsa y articial etiqueta? Supuestamente, ser un enemigo de los pobres, vendido al Fondo Monetario Internacional y al Banco Mudial. Alguien monstruosamente codicioso carente del menor instinto solidario. La izquierda y la derecha la usaron copiosamente contra los partidarios de la libertad económica y política. Tener fama de neoliberal era un estigma atroz que invalidaba cualquier aspiración política.

El resultado de esta atmósfera ideológica ha sido la revitalización de la vieja cultura revolucionaria latinoamericana incubada a lo largo del siglo XX. ¿En qué consiste? Es una fatal combinación entre el autoritarismo vertical dirigido por caudillos, actitudes antioccidentales -especialmente antiyanquis-, rechazo al mercado y desprecio por las formas democráticas. Un brillante ensayista venezolano, Carlos Rangel, acuñó un nombre definitivo para describir esa cultura revolucionaria: el tercermundismo.

La expresión más clara de ese fenómeno es la elección y reelección de Hugo Chávez en Venezuela: un ex coronel golpista en el que alegremente se combinan Perón, Fidel Castro y Gadaffi, cuyo Libro Verde es citado frecuentemente como inspiración ideológica. Un gobernante que -como Hitler y Mussolini, o como el propio Perón- utiliza su inmensa popularidad para desmantelar las instituciones democráticas y para acumular poder y una desmedida cuota de autoridad personal.

No es una casualidad. Precisamente toda la franja andina -Venezuela, Colombia, Ecuador, Bolivia y Perú-, un territorio mayor que la Unión Europea, vive hoy un tenso momento en el que la democracia está colgada con alfileres o, sencillamente, es una triste farsa, como sucede en el país de Alberto Fujimori y su siniestro asistente, Vladimiro Montesinos, hoy refugiado en Panamá.

Pero quizás donde el peligro es más terrible e inminente es en Colombia. En ese torturado país ocurren al año unos treinta mil asesinatos, de los cuales el 99% quedan impunes. Cuatro ejércitos, además, actúan sobre el territorio: el oficial de la república, ineficaz y mal armado, el de las guerrillas comunistas -alimentado por más de dos mil millones de dólares anuales procedentes del narcotráfico y los secuestros-, el de los paramilitares contratados por finqueros o por cualquiera dispuesto a pagar sus sangrientos servicios, y el de los propios narcotraficantes, infiltrado en todas las instituciones del Estado.

¿Cómo puede terminar ese drama? Tras la insólita concesión a las guerrillas comunistas de la Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) de un territorio de 42 000 kilómetros cuadrados -la superficie de Suiza-, no debe descartarse otro paso suicida si la administración de Andrés Pastrana continúa dando muestras de debilidad e ingenuidad: el establecimiento de una especie de cogobierno en el que los comunistas, tras treinta años de barbarie, accedan a una parte del control del Estado. Probablemente ese sería el primer paso para la toma total del control del país.

En cuanto a Cuba, mi país, nada bueno me atrevo a vaticinar. Tras la desaparición de la URSS todos pensamos que se iniciaría en la Isla una suerte de transición hacia la democracia, pero Castro prefirió cavar trincheras e insistir en el modelo calcado de Moscú, pese a su evidente inferioridad. En 1959, cuando comenzó la revolución, los cubanos teníamos el doble del per cápita de los españoles. Hoy tenemos una décima parte del per cápita de los españoles. Cuando comenzó la revolución, Cuba era, junto a Argentina y Uruguay, el país más rico de América Latina. Hoy, con $1 540, es el más pobre, seguido por Nicaragua, que con $2 100 ocupa el segundo lugar en los tristes niveles de la miseria. Pero nada de eso parece importarle al Comandante, quien, lejos de rectificar, en los últimos dos años ha involucionado, restringiendo o anulando algunas medidas levemente liberalizadoras ensayadas a partir de 1993, cuando la crisis llegó a la casi virtual parálisis del país. Este regreso a la ortodoxia estalinista ocurre en medio de crecientes medidas represivas ampliamente denunciadas por los organismos internacionales encargados de velar por los Derechos Humanos. Entre esas medidas está, naturalmente, el constante acoso a los grupos liberales que existen dentro de la Isla: el Partido Liberal Democrático de Cuba, presidido por Osvaldo Alfonso Valdés, Solidaridad Democrática, presidido por Fernando Sánchez -ambos miembros de la Internacional Liberal- y Félix Bonne Carcassés, presidente de la Corriente Cívica Cuba na, un distinguido ex profesor de la Facultad de Ingeniería, líder de una buena parte de la intelligentsia rebelde que subsiste en el país, pese a los maltratos o las condenas a cárcel que ha debido padecer por atreverse a redactar un lúcido documento –La patria es de todos junto a otros tres prestigiosos disidentes: Vladimiro Roca, Marta Beatriz Roque Cabello y René Gómez Manzano.

¿No hay ningún síntoma alentador en América Latina para nosotros los liberales? También los hay. El caso de Chile es muy interesante. Tras el establecimiento de la democracia, los gobiernos de Alwyn, Frei, y ahora Lagos, dentro de ciertos matices, mantienen las líneas maestras de la economía liberal, y pareciera que allí a la vieja cultura revolucionaria y tercermundista le quedan muy pocos aliados. El Partido Socialista, el del presidente Lagos, notablemente radical y marxista en época de Allende, es hoy moderadamente socialdemócrata, algo parecido al PSOE de los españoles o a los laboristas de Tony Blair. La Democracia Cristiana ha dejado de ser socialcristiana, y la derecha, felizmente, bajo el liderazgo de Lavín, se aleja de los esquemas autoritarios y se presenta con un perfil liberal. El liberalismo, pues, ha preñado a todas las fuerzas políticas chilenas. Algo que ha demostrado ser muy beneficioso: en este momento Chile es el país más rico de América Latina, con $12 500 per cápita. Algo menos que Grecia, el país más pobre de la UE, que apenas alcanza los $13 400. Pero el dato más alentador no es ése, sino la disminución de los índices de pobreza. En 1990 el porcentaje de pobres alcanzaba el 42% del censo. Hoy está en torno al 20%.

El otro dato esperanzador es el de México. Con sus casi 100 millones de habitantes, sus dos millones de kilómetros cuadrados y sus $7 800 per cápita, se trata de la gran potencia hispanoamericana. Ese país, a partir de diciembre, será gobernado por un político, Vicente Fox, que parece tan liberal como Zedillo en el terreno económico, pero mucho más liberal que el PRI en materia de libertades políticas. Fox, por otra parte, ha prometido poner fin a la absurda política aislacionista mexicana en materia de asuntos exteriores -la llamada «Doctrina Estrada»-, basada en la ciega y sorda consigna de «no intervención en los asuntos internos de los otros países», sustiyéndola por una defensa activa de la democracia y los derechos humanos donde quiera que se encuentren en peligro.

¿Puede sacarse alguna conclusión de este panorama? Sí, y muy importante: es evidente que en América Latina sobreviven los paradigmas de la vieja cultura revolucionaria tercermundista. Eso explica la recaída en el error y en vicios de gobierno que se creían superados. De donde se deduce que la principal tarea de los liberales de esta parte del mundo es de carácter pedagógico: hay que modificar esa percepción de la realidad. Hay que convencer a los latinoamericanos de las inmensas ventajas que la libertad económica y política le trae a las grandes masas. Hasta tanto esta labor no se lleve a cabo es muy difícil que las causas políticas liberales se sostengan por periodos prolongados. Es obvio: para los liberales latinoamericanos la batalla política comienza por la educación cívica. Ése es nuestro gran reto.

 

25 Responses to “El liberalismo en América Latina a las puertas del siglo XXI”

  1. razón vs instinto 10 June 2020 at 7:50 pm Permalink

    Este es el Carlos Alberto Montaner que conozco y es claramente una rectificación del ensayo anterior en el que expresaba su optimismo por una nueva era liberal en latinoamerica y el mundo.
    Claramente se trató solamente y lamentablemente de un pequeño descanso que disfrutó casi el mundo entero de los destructivos socialistas de siempre, y de el reconocimiento de este fenómeno deriva evidentemente este ensayo.
    Finalmente destaco la frase: “hay que modificar esa percepción de la realidad. Hay que convencer a los latinoamericanos de las inmensas ventajas que la libertad económica y política le trae a las grandes masas. Hasta tanto esta labor no se lleve a cabo es muy difícil que las causas políticas liberales se sostengan por periodos prolongados. Es obvio: para los liberales latinoamericanos la batalla política comienza por la educación cívica. Ése es nuestro gran reto.”
    Por ésto sigo a CAM, porque es uno de los pocos intelectuales que dan protagonismo a la lucha contra la ideología predominante de izquierda (que no me canso de insistir en su origen pasional e instintivo motivo por el cual cuesta tanto modificarla) y le da la importancia crucial que corresponde a la Cultura Cívica.
    Un muy cordial saludo amigo Montaner.

    • razón vs instinto 10 June 2020 at 8:07 pm Permalink

      Lamentablemente falta lo más difícil por lejos ¿Qué herramientas o políticas son factibles de ser utilizadas para modificar la cultura cívica o la ideología predominante con chances de éxito?
      Hasta ahora, la historia nos muestra que es, en la enorme mayoría de los casos, el azar (generalmente asociado a la vecindad con una Cultura vecina exitosa) el que desata una secuencia de hechos que llevan al cambio Cultural. España e Irlanda
      y Portugal son los casos más recientes observados.
      Mediante la voluntad humana no azaroza reconozco los casos de Corea del Sur y Singapur pero asociados a duras dictaduras (las llaman dictaduras benignas).
      Obviamente ¿Cómo recomendar una dictadura para aspirar a una sana libertad y progreso? Los casos de Singapur y Corea del Sur en realidad, más allá de que fueron procesos conducidos y dirigidos por políticas elaboradas para ese fin, simplemente tuvieron la suerte de que les tocó de dictadores personas iluminadas. Y es muy pero muy difícil que sea uno de ellos el que te toque en suerte. La realidad de todas las demás dictaduras son una clara muestra de ello.
      La cuestión es ¿Como lograr un cambio cultural programado y conducido por la voluntad humana en Democracia?
      Y más difícil aún ¿Cómo lograr un cambio de predominancia ideológica?
      Hasta ahora, nadie en el mundo descubrió la fórmula.
      Sería, dicho sea de paso, infinitamente útil designar tantos fondos al estudio de esta cuestión socio política (que de encontrar la fórmula cambiará el mundo) como fondos se asignan hoy a la vacuna contra el coronavirus.
      Pero, sin embargo…..

    • razón vs instinto 10 June 2020 at 8:41 pm Permalink

      Tiene razón amigo Julián jajaja.
      Lástima que no intervenga en los comentarios del blog don CAM.
      Sería además de una experiencia muy agradable muy provechoso para profundizar temas como éste y tantos otros….

  2. Manuel 10 June 2020 at 8:25 pm Permalink

    La política para defender políticas.

    “… Cuídese, señor Barclays -decía el espectador-. Mi sobrino es un hombre muy malo. Le aseguro que su misión es hacerle daño. Aléjese de él. Mi sobrino ha matado gente. No le temblará el pulso si le ordenan que lo mate a usted. Es capaz de cualquier cosa.

    Si lo que decía el espectador era cierto, si el dentista era en realidad un espía de La Habana, podía entenderse, pensó Barclays, por qué se azoró tanto cuando, de pronto, las cámaras lo enfocaron, los reflectores lo iluminaron y tuvo que ponerse de pie a formular una pregunta. El espía habría quedado entonces descubierto y en exhibición como un venado paralizado por las luces de un auto en medio de la carretera de noche. Ahora su tío lo había delatado, pero tal vez el espía no sabía, no tenía cómo saber, que su pariente le había escrito a Barclays, y tal vez volvería pronto al estudio, cumpliendo su extraña y ahora sospechosa rutina de visitar el programa una vez por semana.

    Al día siguiente Barclays llamó por teléfono al dueño del canal y le contó lo que había ocurrido. El dueño del canal habló con el jefe de la policía. La policía vio el video del programa, examinó al supuesto espía, investigó todo sobre él, resolvió enviar agentes encubiertos al estudio, con el propósito de arrestar al supuesto espía. Pero pasaron varias semanas y el espía no apareció y los agentes encubiertos dejaron de esperarlo y llegaron a la conclusión de que el espía se había marchado de regreso a Cuba, conminado a volver por sus superiores.

    Sin embargo, dos o tres meses después, cuando ya nadie lo esperaba, el espía apareció en el programa. Ha venido a matarme, pensó Barclays. No hay la menor seguridad en este canal, si alguien quiere entrar con un arma de fuego, no tiene que pasar ningún control, estoy completamente expuesto, recordó. Esperó a que el espía se pusiera de pie y lo matase a tiros. Pero permaneció sentado. Al final se acercó a Barclays y le dijo cosas amables: qué inteligente eres, qué buena entrevista hiciste, cómo me gustó ese libro tuyo que acabo de leer. De pronto, Barclays, habitualmente pusilánime y apocado, extranjero a toda forma de coraje, sorprendió al visitante:

    -Sé que eres un espía -le dijo.

    El espía soltó una carcajada profesional y respondió:

    -Y yo sé que usted es agente de la CIA.

    Continuó riéndose. Pero Barclays no se rio. Lo miró seriamente y le dijo:

    -Tu tío me ha contado tu vida. Tu tío te ha delatado. La policía sabe que eres un espía.

    Luego Barclays mencionó los datos que el tío le había dado: fecha y lugar de nacimiento del espía, nombre completo, hechos más saltantes de su biografía, nombres de sus parientes.

    -Me ofende que usted le crea a un extraño y no a mí -se puso serio el espía-. Lamento decirle que ha perdido un admirador. Buenas noches, señor Barclays -dijo, y se marchó, presuroso.

    Nunca más volvió. Era entonces un espía, concluyó Barclays. Pero luego se preguntó: ¿tan aburridos están los espías cubanos que vienen a espiarme a mí?

    Siete años más tarde, Barclays conducía un auto a toda prisa, rumbo al canal de televisión, por unas calles pobremente iluminadas de un barrio desangelado, cuando sintió un impacto brutal al lado mismo del conductor, perdió el control del vehículo y terminó chocando con un poste de luz, el auto hecho un acordeón, las bolsas de aire activadas. Barclays nunca vio al coche que lo embistió: ni antes, ni durante, ni después. El auto se fugó. No hubo cámaras que registrasen la colisión. Cuando recobró el conocimiento, Barclays estaba rodeado de policías. Las bolsas de aire lo salvaron de golpearse malamente la cabeza. Barclays pensó que quienes lo chocaron no lo hicieron accidentalmente. A partir de esa noche, cambió siempre de ruta cuando se dirigía al canal.

    Tiempo después, la gerencia del canal le anunció a Barclays que había contratado un nuevo editor para su programa. Era cubano, judío, se llamaba Israel. Había crecido en La Habana, había seguido instrucción militar en Tel Aviv, se había alistado como soldado israelí. Era ágil y fuerte y vestía ropa ajustada que ponía énfasis en sus brazos musculosos. Era un editor de inmenso talento, el mejor que había tenido Barclays en su larga carrera en televisión. Como editaban juntos todas las tardes un par de horas, abreviando los videos de noticias y alineándolos en el orden en que saldrían al aire, se hicieron amigos, aunque no amigos de salir juntos los fines de semana, pero sí de hacerse alguna confidencia de vez en cuando, mientras editaban.

    Todos los fines de semana, Israel saltaba en paracaídas. Conocía un aeródromo a dos horas de la ciudad, acudía con amigos, eran todos expertos y amantes de saltar en paracaídas no una sino dos y hasta tres veces a lo largo del día. Israel le enseñó fotos a Barclays y lo animó a que un sábado fuese a saltar en paracaídas con él.

    -No me atrevo -dijo Barclays.

    -No tiene que saltar solo -dijo Israel, que lo trataba de usted-. Puede saltar conmigo. No hay ningún riesgo.

    A pesar de que Israel fue insistente, Barclays no dio su brazo a torcer. Pero Israel era indesmayable y todos los viernes le decía para saltar al día siguiente:

    -Es una experiencia increíble. No se va a arrepentir. Es como volar.

    Timorato, pusilánime, cobardón, Barclays no encontró valor para saltar en paracaídas con Israel.

    Sin embargo, estaba tan agradecido a Israel que todos los meses le donaba un cheque con un dinero no menor, reforzando el salario que el canal le pagaba. Debido a eso, Israel y su novia viajaban con frecuencia a Europa. Al regreso de sus viajes a Roma y Florencia, a Barcelona y Madrid, a Lisboa y Porto, a París y Niza, Israel le traía pequeños cuadros a Barclays y se los obsequiaba, enmarcados y protegidos por un cristal, listos para ser colgados. Eran siempre cuadros pequeños que recogían imágenes de las ciudades que Israel y su novia habían visitado: las Ramblas de Barcelona, la Gran Vía y el Retiro en Madrid, los Jardines de Luxemburgo en París, el Coliseo en Roma, la plaza de toros en Sevilla. Como Israel tenía buen gusto y los cuadros eran bonitos, Barclays y su esposa los colgaban en distintos ambientes de la casa: el escritorio de Barclays, los baños, una de las salas, el cuarto de huéspedes. Eran ya tantos los cuadros regalados por Israel que casi no había un solo ambiente de la casa de los Barclays que no estuviese decorado con una pintura o un dibujo o un retrato a lápiz traído por Israel desde Europa.

    Una tarde, la hija de los Barclays se enfadó con sus padres y tiró la puerta de su dormitorio y, al hacerlo, provocó que un cuadro colgado al lado de la puerta cayera y el cristal que lo protegía se rompiese. Barclays se agachó, recogió los pedazos de cristal, retiró el papel rugoso en que había sido dibujado a carboncillo un puente sobre el río Sena y halló un minúsculo botón negro. Lo guardó, sin decirle nada a su esposa. Al día siguiente, se reunió con el ingeniero al mando de los asuntos técnicos del canal y le mostró el botón negro que había encontrado escondido en el cuadro.

    -Es un micrófono -dijo el ingeniero.

    Barclays prefirió no acusar a Israel, no todavía. Esa noche, después del programa, abrió todos los cuadros que Israel le había obsequiado y en varios encontró el mismo botón negro, el mismo micrófono. Sorprendido, Barclays pensó: Israel es entonces un espía, pero un espía ¿al servicio de quién? ¿De los cubanos? ¿Del Mossad? ¿De los venezolanos? ¿De los rusos?

    Al día siguiente, cuando terminó de editar con Israel, Barclays se armó de valor, le mostró uno de los micrófonos que había encontrado y le dijo, en tono cordial:

    -Sé que eres un espía.

    Israel lo miró a los ojos sin un mínimo sobresalto y respondió con aplomo:

    -Es cierto.

    -¿Para quién trabajas? -le preguntó Barclays.

    -Para los cubanos -dijo el editor-. Pero, en realidad, para el Estado de Israel. Solo que los cubanos no lo saben.

    -¿Eres doble agente?

    -Sí.

    -¿Y por qué me espías a mí, si yo no sé un carajo de nada?

    -Esa fue la orden que recibí -dijo Israel.

    Aquella noche editaron en silencio. Al día siguiente, Israel no apareció. Había renunciado al canal. Barclays no volvió a verlo. Lo echó de menos. Había perdido a un gran editor. Menos mal no salté en paracaídas con él, pensó.

    • Julian Perez 11 June 2020 at 6:56 am Permalink

      Que cuento más raro. Me quedé botao. No le vi la punta.

      • bacu 11 June 2020 at 12:47 pm Permalink

        Gracias CAM por traernos un articulo del año 2000. “no debe descartarse otro paso suicida si la administración de Andrés Pastrana continúa dando muestras de debilidad e ingenuidad” gobernó del 98-02. “Ese país, a partir de diciembre, será gobernado por un político, Vicente Fox” Dec-2000-Nov 2006. Es muy actual. Saludos.

        • Julian Perez 11 June 2020 at 2:19 pm Permalink

          Yo le había señalado a Ramiro los fragmentos que mostraban que el artículo era del 2000, pero ese post mío desapareció, lo cual me resulta muy significativo. Ya esto se empieza a parecer a YouTube o FB: otro ¨safe space¨.

          • manuel 11 June 2020 at 2:34 pm Permalink

            dicen que de tanto obsesionarnos con una contrario empezamos a parecernos a él

          • manuel 11 June 2020 at 2:35 pm Permalink

            dicen que de tanto obsesionarnos con un contrario empezamos a parecernos a él

      • bacu 11 June 2020 at 12:56 pm Permalink

        Esa es la historia de Jaime Bayly, espero no equivocarme. Al menos Bayly utiliza ese seudónimo de Barclays y todo lo dicho pega con Bayly.

      • bacu 11 June 2020 at 1:02 pm Permalink

        Realmente el que se quedo botao con el articulo fui yo…….

      • manuel 11 June 2020 at 2:08 pm Permalink

        faltas ortográficas y ahora esto?

        la falta de gym le está afectando seriamente

      • manuel 11 June 2020 at 2:11 pm Permalink

        http://www.elfrancotirador.com/se-que-eres-un-espia/

        • Julian Perez 11 June 2020 at 2:15 pm Permalink

          Ya veo.

        • manuel 11 June 2020 at 2:18 pm Permalink

          vea lo que le comenta Pedro:

          Pedro Omar Gonzalez
          8 JUNIO, 2020 A LAS 12:56 AM
          Barclays es periodista, sabe seguir la noticia . Le voy a decir como trabaja la seguridad. Se recuerda del cubano que ataco resientemente la embajada de Cuba en Washington DC. Ese trabaja para la seguridad del estado. En la carcel ese hombre vive mejor que usted, la familia , no le pasa nada y cuando haya una administracion democrata que usted alienta, lo indultan y lo mandan a Cuba. y me pregunta, cual es el objetivo ? . Pues silenciar y etiquetar a todos los cubanos que denunciamos a todos los agentes de seguridad del estado que durante la administracion de su idolo Obama entraron en USA, como unos locos y obsecionados con la seguridad cubana. Asi tienen dominado Miami , Washington DC y New Jersey. Solo le digo a Barclays que el es objetivo del dictador venezolano ,en sus manos esta por ayudar que no ganen de cualquier forma las elecciones , porque si vuelve Obama , recoja y mudese . Ojala podamos tener a Trump 4 años mas. Barclays es un objetivo clave.

          • Julian Perez 11 June 2020 at 6:24 pm Permalink

            Ya. En realidad solamente habia mirado el cuento por arribita porque no me atraía su estilo. No me ¨enganchaba¨, pero era algo raro y por eso lo miré un poco. Me había dejado botado porque no le puse mucho asunto. Hice un esfuerzo y me lo leí. Ya sé de que va. Creo que mezcla quizás algo de realidad con una buena dosis de fantasía. ¿Micrófonos en TODOS los cuadros? Basta con uno. Y si de verdad estuvieran interesados en matarlo, no es muy difícil hacer ese tipo de cosas, sin pasar tanto trabajo ni darle tantas vueltas a la noria. Yo creo que el Bayly se está ¨mandando anónimos¨.

  3. Manuel 11 June 2020 at 6:41 am Permalink

    [A police officer] casually put his knee on a human being’s neck for nine minutes, as he died like a zebra in the clutch of a lion’s jaw. So that’s why children are burning it to the ground. They don’t know what else to do. [But] it is your duty not to burn your own house down for anger with an enemy. It is your duty to fortify your own house. And now is the time to plot, plan, strategize, organize, and mobilize. It is time to beat up [public officials] you don’t like at the voting booth.”
    Rapper Killer Mike, at a press conference in Atlanta

  4. Manuel 11 June 2020 at 6:46 am Permalink

    Mientras tanto la prensa de los amigos del PCC (chino):

    The hypocrisy is breathtaking, said the Global Times (China) in an editorial. Hong Kong suffered months of violent unrest last year, during which rioters caused hundreds of millions of dollars in property damage and injured countless police officers. China never sent in the troops, yet Washington still “arrogantly and unreasonably” accused Beijing of human rights abuses. Meanwhile, “the riots in the U.S. have lasted just a week,” and “efforts for reaching a peaceful solution have barely been made,” but already Trump is deploying soldiers. The U.S. may have the world’s strongest military, but its system of governance stands revealed as a failure. The Covid-19 epidemic there rages out of control, and now the social unrest “exposes the deep-rooted problem of inequality and a lack of justice.”

    • razón vs instinto 11 June 2020 at 8:30 am Permalink

      Si imaginamos por un momento la situación opuesta, es decir, un Hong Kong dominando y controlando las acciones del continente Chino buscando con ello llevar a ese inmenso país hacia el desarrollo humano, hacia la Democracia y la prevalencia de los derechos humanos universales, el mundo desarrolado sumaría otros 1.400 millones de ciudadanos al “bando del Desarrollo”.
      Y si observamos las relaciones internacionales entre los países desarrolados, es decir las relaciones entre Japón, Australia, Europa, EEUU, Canadá, Israel, Corea del Sur y algún otro más, se deja entrever la enorme facilidad existente para llegar a acuerdos que favorecen la paz, el progreso económico y probablemente también el progreso humano.
      Y en este grupo también pueden ser incluidos Hong Kong y Taiwán.
      Finalmente, sumando a China en este bando, las posibilidades de que las directivas políticas globales queden en manos controladas por países desarrolados aumentaría exponencialmente y estaríamos por tanto muy probablemente ante la presencia de una nueva Era política. La Era de colaboración, prosperidad y fundamentalmente de racionalidad. Rusia e Irán perderían prácticamente toda chance de influir en la política internacional y daría un empuje fenomenal a un proceso de imitación cultural de los países que permanezcan atrasados.
      No habrá opciones. El camino que marca el rumbo de hacia donde debemos ir estaría definitivamente marcado. Hacia la institucionalidad, la prevalencia de los derechos humanos universales, la Democracia, el orden, la búsqueda incesante de acuerdos dejando por una vez en milenios la búsqueda de ventajas, mecanismos espurios de influencias políticas más todo lo que conocemos de la Realpolitik (único motivo real que resume todas las maniobras existentes de conflictos interminables de la convivencia humana en un mismo planeta)
      Pero si el caso es el opuesto como demuestra la triste experiencia que vive hoy el pueblo hongkonés, se hace evidente el riesgo de interminables conflictos que aún debemos enfrentar.
      Ésta es la verdadera batalla actual de la humanidad, la del Desarrollo vs el Subdesarrollo.
      Y de sumar a China en este bando depende de seguir avanzando o de mantenerse en el primitivismo actual toda vez que las “leyes” actuales de la política internacional son exactamente las mismas que regían 5.000 años atrás.
      En dejar atrás la Realpolitik está la verdadera meta de la humanidad.
      P/d no puedo resistir la tentación de boludear un rato como cuando ud me da pie.
      https://razonvsinstinto.blogspot.com/2018/04/la-nueva-guerra-fria-desarrollo-vs.html

  5. Manuel 11 June 2020 at 6:51 am Permalink

    Trump winning WisMi:

    An analysis of voting data indicates that President Trump likely won the critical swing states of Michigan and Wisconsin in 2016 (along with Utah) on the strength of mail-in ballots cast by Republicans. In Michigan, which Trump won by 11,000 votes, likely Republican voters cast 45,000-plus more absentee ballots than likely Democrats did. In Wisconsin, which Trump won by about 23,000 votes, likely Republican voters cast about 50,000 more absentee ballots.
    The Washington Post

  6. Julian Perez 11 June 2020 at 2:10 pm Permalink

    https://www.redstate.com/bonchie/2020/06/09/blacks-lives-matter-is-still-an-awful-organization/

    Black lives matter al desnudo.

    • manuel 11 June 2020 at 2:13 pm Permalink

      all lives matter, and are mattering, justice matters, justice for all, Black Lives Matter is no fair, no justice in it but secondary opportunistic gain: the timing never lies

  7. vicente 12 June 2020 at 3:27 pm Permalink

    Que mayor muro que las clases sociales,que mayores muros que las mansiones fortificadas que se construyen los ricos en Mexico,en Colombia o en Republica Dominicana para aislarse de “la chusma“ que no es de su clase,el discurso liberal es muy corto de miras.

  8. Juan Pueblo 12 June 2020 at 6:17 pm Permalink

    Es triste que temas tanta importancia histórica y actual para los latinoamericanos sean comentados de esa forma, desgraciadamente le da vigencia a la frase de LOS PUEBLOS TIENEN EL GOBIERNO QUE MERECEN.


Leave a Reply