18 May 2013 ~ 11 Comentarios

El papel higiénico y el socialismo

por Carlos Alberto Montaner

Maduro Higienico

Nicolás Maduro afronta la crisis del papel higiénico. Los venezolanos están indignados. Hay escasez en el país. Han debido importar urgentemente 50 millones de rollos por temor a desórdenes populares. Nadie sabe por dónde puede comenzar una rebelión popular. (Es la primera vez que se va a convocar a las barricadas a una muchedumbre de gentes sentadas).

Yoani Sánchez, que es muy práctica, les ha sugerido que le pidan a Cuba una edición diaria del periódico Granma. Los cubanos hace medio siglo que utilizan el Granma para ese asunto oscuro, solitario y delicado. Nadie toma en serio su contenido, pero todos coinciden en que el continente soluciona un problema generalmente cotidiano.

Es verdad que cuando la tinta tiene demasiado plomo, o cuando la textura es muy áspera, la zona se resiente y pica, pero el régimen lo justifica explicando que es la consecuencia del duro bloqueo de los pérfidos gringos.

Sólo que ésa es una oportunidad magnífica de convertir el revés en victoria. Es entonces cuando cobra todo su significado la heroica consigna revolucionaria: “lucharemos con las uñas contra el imperialismo yanqui”. (Eso: con las uñas, pero sin pasarse para no hacerse daño).

Seamos justos. Es importante no dejarse llevar por las pasiones. Es cierto que el socialismo ha provocado la escasez de papel higiénico, pero el sistema también atenúa las consecuencias.

Los venezolanos cada vez comerán menos, ergo, lo presumible es que necesiten cantidades decrecientes de ese producto superfluo consumido, fundamentalmente, por la decadente burguesía.

Según los cálculos del Ministerio de Planificación, un sesudo equipo de investigadores dirigido por el señor Jorge Giordani, dada la ingestión, digestión y deyección de fibra prevista para el próximo quinquenio –el socialismo del Siglo XXI todo lo prevé y calcula–, es posible que en el 2018 bastará un confeti para que cada venezolano mantenga gloriosamente resplandeciente el orificio de salida.

Pero hay más. Tal vez antes de la llegada de esa fecha, Fidel Castro, si persiste en sus ensayos genéticos, haya resuelto el problema con un hombre nuevo que, además de parecerse al Che en sus valores morales, nacerá con un aparato digestivo modificado para solucionar revolucionariamente ese urticante problema. Ya lo ha advertido jubilosamente: “con patria, pero sin ano”.

¿Por qué faltan en Venezuela el papel higiénico, el pollo, la leche, la harina para arepas, el jabón y así hasta el 21% de los productos habitualmente consumidos por los venezolanos?

Según el señor Maduro (no se sabe si de su propia cosecha o por confesión de algún pajarito delator), se debe a los acaparadores y a los canallas productores que quieren perjudicar su labor para generar la insubordinación popular.

Según la experiencia acumulada a lo largo de un siglo, la culpa está en otra parte: en la planificación y en la asignación artificial de los precios.

Esto se lo advirtió inútilmente Ludwig von Mises a Lenin en 1921 en una serie de artículos, luego reunidos en un libro, titulado Socialismo.

Los burócratas, por muy instruidos que sean, no pueden decidir eficientemente qué, cuánto o cuándo debe y quiere consumir la sociedad.

No hay mejor mecanismo para construir la prosperidad y para abastecer a una sociedad apropiadamente que las decisiones que toma el consumidor soberano con su dinero, indicándoles con sus preferencias al productor y al comerciante lo que debe ofertarle y qué precio está dispuesto a pagar.

Por eso es absurdo decidir arbitrariamente los precios. El precio es el lenguaje que se habla en el mundo del mercado. Mientras más variada y copiosa sea la oferta, menores serán los precios porque la competencia será más intensa.

Si Estados Unidos es hoy una de las economías más “baratas” del planeta es porque existen cuarenta marcas de papel higiénico que tienen que competir en precio y calidad para conquistar las preferencias del consumidor.

Hasta ahora, no existe manera alguna de sustituir eficazmente el libre intercambio productor-comerciante-consumidor, expresado por medio de los precios y la competencia.

Milton Friedman solía decir que si se pusiera al frente del desierto del Sahara a un gobierno planificador, al cabo de pocos años tendría que importar arena. Además del papel higiénico, claro.

11 Responses to “El papel higiénico y el socialismo”

  1. JOSEF WEISS 18 May 2013 at 7:54 pm Permalink

    se deberia inventar aparatos para lavar y reciclar el papel de baño
    se debe sacar una licitacion para este fin tan noble e importante.

  2. Hector L.ordonez 19 May 2013 at 2:32 am Permalink

    Si Venezuela,tiene 28 millones de habitants!Y el gobiero,compro 50
    millones de rollo de papel higienico!le toca a cada persona,Un rollo
    y un tercio.de rollo de papel sanitario!Si me equivoque en la Matematica,que alguien me retifique!
    Gracias!

  3. Sergio Botero 19 May 2013 at 2:38 am Permalink

    Las razones por la que el socialismo fracasa en el ámbito económico siempre, son muy sencillas, como sostenía el economista Milton Friedman: Primero porque es muy complicado hacer el bien con el dinero de otras personas, los burócratas nunca sabrán cuáles son las necesidades verdaderas de cada individuo y por eso siempre fracasa el intervencionismo estatal. Segundo, porque la única manera de hacer lo primero es por la fuerza, y esto es lo que destruye el emprendimiento. Desgraciadamente aun existe mucha gente que no le importa la evidencia histórica y cree en los fines altruistas de la idiotez política.

  4. Hector L.ordonez 19 May 2013 at 2:38 am Permalink

    ahora se acabo el papel sanitario<Despues viene,la pasta de dientes
    los cepillos de boca,y despues le sigue el jabon!Y seguro el desodorante!Se acuerdan cuando en Cuba,se usaba la magnesia,con bicarbonate,como desodorante?Y por ultimo despues,se acabo la magnesia y el bicarbonate!

  5. Pilar Ferreiro 19 May 2013 at 2:15 pm Permalink

    El asunto, de por sí escatológico, da lugar a un interesante análisis sobre las desastrozas consecuencias de la planificadora econonomía socialista.
    Ver a Maduro discursando con el rollo de papel sanitario en la mano me ha hecho llorar (de la risa).

  6. Dorian 19 May 2013 at 8:34 pm Permalink

    Nada mas acertado que este articulo para desenmaranar un poco la complicadisima trivia que usan para gobernar o desgobernar venezuela esos truanes.

  7. alessandro 19 May 2013 at 10:03 pm Permalink

    Lo preocupante para los venezolanos es que su principal fuente de recursos, que por otra parte sostuvo la fantasia del finado cristo de america, el petroleo; esta en jaque, a traves de que PdVSA esta practicamente quebrada, su deuda es casi una vez y media su valor, su produccion un desastre y cada vez mas dificil conseguir financiamiento. Que un pais que esta sentado sobre una riqueza cuantiosa termine sin poder limpiar su trasero dignamente es una pintura grotesca del socialismo de matriz marxista.

  8. LEO 20 May 2013 at 2:25 am Permalink

    ES UNS LASTIMA COMO UN PUEBLO HERMANO COMO LOS VENEZOLANOS SUS GOBERNANTES SOCIALISTAS SE HAYA QUEDADO SIN PAPEL PARA LIMPIARSE EL CULO, QUE VENDRA DESPUES.

  9. Julian Perez 20 May 2013 at 3:12 pm Permalink

    El uso del Granma como papel sanitario me recuerda una anécdota…

    En 1968 había una revista coreana que tenía un papel muy suave y adecuado para esos menesteres (no recuerdo su nombre, ¿Corea de Hoy?). En 12 y Malecón, la beca universitaria, había bastantes coreanos. Pues bien, los dirigentes políticos de los coreanos fueron a quejarse del uso de la revista, pues encontraban en los baños papel sucio con fotos de Kim Il Sung, lo cual les resultaba muy ofensivo (hay que decir que era practicamente imposible no limpiarse con Kim Il Sung, pues su foto estaba practicamente en todas las páginas).

    La dirección de 12 y Malecón no sabia que hacer con esa “¨queja”¨ (en realidad estaban haciendo esfuerzos por contener la risa) y optó por decir que eso no les parecía un gran problema pues todo periódico o revista era utilizado para eso y seguramente la foto de algún patriota o líder cubano estaría en muchas páginas sin que eso singificara una ofensa intencional.

    La respuesta de los coreanos: cuando nosotros utilizamos un periódico o revista cubano tenemos el cuidado de revisar las páginas y recortar cualquier foto de un líder que aparezca en ellas.

  10. Hector Garcia 20 May 2013 at 5:36 pm Permalink

    Lo mejor que le puede pasar a Venezuela es que la oposición logre derrocar esa manera de gobernar, porque lo triste de todo eso es que los pueblos se van acostumbrando. Las generaciones que crecen en ese sistema, al igual que en Cuba, comienzan a limpiarse el CULO (digámoslo con todas las palabras), con periódico…o se lavan con agua…Y eso que ya no tienen las revistas rusas aquellas que era muy lisas y por más que uno las estrujabas no servían para limpiarse. Por eso, el comunismo es el colmo del fracaso y la persistencia… ¿Cómo es posible que, después de tanto fracaso, quieran seguir gobernando y extendiendo ese sistema de gobierno?

  11. Ivan 27 May 2013 at 5:59 pm Permalink

    Tengo varios comentarios:
    1. La ausencia de papel higiénico parece que le baja la tensión al gobierno. Veo al señor maduro con una bufanda en un país tropical.
    2. Hay que ser verdaderamente un incapaz para quebrar una empresa petrolera cuyos gastos operativos son 10 o 12 USD por barril y que vende a 100 USD por barril. Otro gran logro revolucionario.
    3. Dicen que salvarán al mundo, la galaxia y el universo. La galaxia de Andrómeda les espera. Corran antes que lleguen los capitalistas salvajes.


Leave a Reply