26 August 2011 ~ 1 Comentario

La mujer del coronel

por Luis de la Paz*

La Mujer del Coronel

Con la publicación de La mujer del Coronel (Alfaguara, 2011), el escritor cubano Carlos Alberto Montaner (La Habana, 1943), regresa al género de la novela, de la que estaba alejado desde que aparecieron sus anteriores piezas, Perro mundo (1972) y Trama (1987). Su nueva entrega es una valiosa contribución a la narrativa cubana, en particular, a la del exilio, y un logrado aporte a la difícil literatura erótica.

La novela tiene como escenario principal Roma, y como personajes a Nuria, una sicóloga cubana, y el profesor Martinelli. En medio, Arturo Gómez, un coronel de las fuerzas armadas castristas, que se encuentra en misión internacionalista en Angola; Lucía, la hermana exiliada en Estados Unidos de Nuria, y la contrainteligencia cubana. Estos personajes y marcos geográficos, sientan las bases para una pieza que conduce al lector por complicados laberintos sicológicos, donde el deseo y la manipulación, se manifiestan como un macabro e intenso juego, atrapando al lector que desea saber más.

Montaner ha recurrido a una prosa fluida, elegante, sin apenas adjetivación, para levantar todo un andamiaje alrededor de la sexualidad femenina, el concepto de lo erótico para el hombre, la fidelidad y el adulterio. Como contrapeso a las aventuras de Nuria y Martinelli, la despiadada seguridad del estado recabando evidencias para informar al Coronel de las andanzas de su mujer.

El peso de La mujer del Coronel lo lleva la intensa carga erótica de la prosa y como trasfondo el asfixiante ambiente cubano. Aunque el lenguaje está cuidado al máximo, y las conversaciones entre los dos personajes están suavizadas por cultas curiosidades sobre la sexualidad en la historia de la humanidad, no cabe duda de que algunos episodios podrían escandalizar a los más timoratos, pues el abundante material "amatorio" utilizado se mantiene en un frágil equilibrio entre un erotismo lúdico y otro porno cultural y didáctico. Esto se nota, sobre todo, en las lujuriosas cartas a Sherezada, aunque en mi opinión, el balance se consigue. "Me gustó oírte decir que habías alcanzado conmigo ciertos niveles de goce que no conocías, pese a tu larga experiencia en la cama", para luego, en otra de las cartas, escribir: "Todos –y tú también Sherezada– saben que Caspar Bartholino –un gran anatomista de origen danés de fines del siglo XVII– encontró y describió las glándulas que humedecen la vagina de las mujeres cuando sienten (o presienten) el menor estímulo sexual, pero lo que suele ignorarse es la razón que lo llevó a buscar desesperadamente el origen de esa fuente de placer…".

Hacia el final de la novela, se confrontan Nuria y Lucía. El encuentro de las hermanas revela –sobre todo al lector no cubano– cómo el castrismo separó a las familias y lo que eso significó en la vida de estos personajes; en la vida real de tantos cubanos.

En el capítulo final, ocurre el inevitable encuentro entre Nuria y el Coronel. Presentado como un diálogo, donde sólo se leen las respuestas de la mujer, Montaner logra para el cierre de esta sorprendente novela, un dramatismo intenso.

*La Revista del Diario

One Response to “La mujer del coronel”

  1. 'Barbarito, el lector cubano' 26 August 2011 at 4:22 pm Permalink

    Comparto este artículo en mi muro de ‘Facebook’… “¡”¡mientras (des)espero esta novela!!
    Gracias.
    Saludos cordiales.


Leave a Reply