22 July 2017 ~ 10 Comentarios

La última partida de póker de Juan Manuel Santos

Por Carlos Alberto Montaner

Leo en La Patilla, una vibrante web venezolana, que Nicolás Maduro llamó “traidor” a Juan Manuel Santos por haber ido a Cuba a reclutar a Raúl Castro para ponerle fin a la Constituyente que se propone convocar el 30 de julio.

Me parece excesivo. Si lo hubiera calificado de “tonto” o de “ingenuo” hubiese resultado más razonable. Nicolás Maduro es hechura de Raúl Castro. Él y Fidel lo eligieron como virrey para la riquísima colonia sudamericana, se lo “vendieron” a un moribundo Hugo Chávez con la ayuda de Lula da Silva,  y lo sostendrán hasta el último venezolano. La gestión de Santos era ridícula.

Santos (y con él muchos mandatarios hispanoamericanos) no acaba de entender que Raúl Castro, como lo era Fidel, es un tirano comunista, serio y comprometido, que posee un claro sentido de sus lealtades. Raúl no sirvió de puente para salvar de la violencia a los colombianos, algo que probablemente lo complace, sino para rescatar a las FARC en su peor momento, tras las muertes sucesivas de Raúl Reyes, “Mono Jojoy” y Alfonso Cano. En la etapa de los bombardeos aéreos quirúrgicos y los mortíferos drones era una cuestión de tiempo que toda la dirigencia fuera exterminada.

Raúl puede ser una persona amable y risueña con sus interlocutores, pero eso no significa nada. Con esa misma actitud, de la mano de Fidel, su hermano y padre emocional,  mandó fusilar a sus amigos el general Arnaldo Ochoa y el coronel Tony de la Guardia. Su prioridad es “la revolución”, lo que le exige mantenerse en el poder a cualquier costo y tratar de sostener a los proveedores más obsequiosos, como Maduro, el primero de todos.

Recuerdo, con cierto estupor, una reunión que tuve con el presidente mexicano Carlos Salinas de Gortari en su oficina de Los Pinos. Me acompañaba Juan Suárez-Rivas, entonces vicepresidente de la Unión Liberal Cubana. Junto al gobernante se sentaba su asesor José de Córdoba Montoya. Salinas nos contó que hacía pocas fechas había juntado en el Caribe mexicano a Fidel Castro con los presidentes, César Gaviria (Colombia), y Carlos Andrés Pérez (Venezuela), para tratar de ayudar al dictador cubano en su peor momento económico y social, tras la desaparición de la URSS, de los subsidios que recibía y del enterramiento simbólico del marxismo-leninismo.

Fidel Castro, para sorpresa de Salinas, que es un economista educado y racional, los acusó de prestarse al juego desalentador de la CIA, cuando lo que, realmente, estaba a punto de ocurrir, era el colapso del mundo capitalista occidental. El cubano, en su fiera militancia comunista, resultaba indiferente a la realidad. Como lo es Raúl, aunque sepa, desde hace mucho tiempo, que el sistema es un completo desastre. Las anteojeras ideológicas son eso: una exoneración del sentido común y de la necesidad de actuar coherentemente.

Pero lo más interesante es que ninguno de ellos –ni Salinas, ni Gaviria, ni CAP— percibía al Comandante como lo que era objetivamente: un aventurero comunista decidido a implantar a tiros el régimen en el que creía. Un enemigo de las ideas republicanas con que se habían forjado las naciones latinoamericanas, que no había vacilado en alentar la creación de movimientos guerrilleros en medio planeta, pero especialmente en Colombia y Venezuela, sin olvidar las guerras africanas de Angola y Etiopía, conflictos bélicos por los que pasaron medio millón de soldados cubanos a lo largo de los quince años que duraron las batallas y la ocupación.

Juan Manuel Santos es sólo el último de los presidentes latinoamericanos que han caído en la trampa de creer que los mandatarios cubanos  –incluido el Comandante muerto en noviembre pasado—  eran sus amigos. Raúl Castro lo escuchó e inmediatamente le ordenó a su discípulo Maduro que resistiera rodilla en tierra.

El gran error de cualquier estadista es no saber identificar a sus verdaderos enemigos. Santos lo ha cometido. (No lo cometieron, por cierto, Rómulo Betancourt, Luis Alberto Lacalle, Washington Beltrán y otros pocos gobernantes bien preparados). Dicen que Santos es un gran jugador de póker. No lo parece. Raúl y Maduro le han ganado la partida. Al menos por ahora.

10 Responses to “La última partida de póker de Juan Manuel Santos”

  1. johnny reday 22 July 2017 at 11:37 pm Permalink

    Me molesta bastante que llamen “comandante” a ese repugnante individuo desalmado, mucho más apropiado el epíteto de “monstruo de Birán”.
    Más allá de este pequeño detalle enorme, como llamar “dictador de Chile” al Gen. Pinochet, y “presidente de Cuba” a ese ladrón máximo, estoy de acuerdo con la frase: ” (…) un aventurero comunista decidido a implantar a tiros el régimen en el que creía.”.
    No me acuerdo quien, a lo mejor usted mismo Sr. Montaner, dijo que los izquierdos, que personalmente prefiero etiquetar de “siniestros” (en sentido político y también real), ponen l¿su “revolución” por encima de todo: de la ley, la constitución, la libertad, el progreso, el raciocinio, y también encima del pueblo.
    No hay Constitución por encima de la Revolución.
    El triunfo de la Revolución tiene que estar el fin último, de lograr con cualquiera medio.
    Pero…implantar a tiros y creer en un régimen empobrecedor, inhumano, perjudicial de la libertad y hasta la vida de un pueblo, y eso no por codicia, o sed de poder, o ambición, sino por querer ver realizada una mera y absurda utopía ajena al sentido común…
    …denota serios problemas psíquico en ese individuo.
    Un psicópata que impone hambre y miseria a todo el mundo…porque eso representa el cumplimento de su descabellada manera de ver la humanidad…
    …y ni siquiera tener una duda de la bodad del ideal, constatando la miseria, el hambre, el atraso en los cuales se ha hundido el País, además insistiendo con el presentar logros…que no existen, más bien hay puro retroceso…
    Esa gente necesita curas psiquiátricas, y terminar encerrados en manicomios, de manera que no hagan daño a la humanidad.
    Ese absurdo y utópico ideal marxista ya ha causado más de 100 millones de víctimas en el planeta…hay que dar un paro definitivo…y para siempre.

  2. Efraín Montero 23 July 2017 at 6:44 am Permalink

    Juan Manuel Santos es otros político latinoamericano que tiene en su desquiciado corazón un lugar de protection al marxismo leninismo castrista. Barcak Obama igual. El expresidente de Estados Unidos no es diferente a Lula da Silva, Salinas, Gaviria, CAP.

    Los políticos de nuestro continente, con raras excepciones, protegen a la “revolución cubana” porque secretamente la admiran. No lo duden… ¿Por qué hacen esa idiotez? Porque fueron formados en el marxismo cultural, enfermedad mental de la que se nutre la prensa continental desde el New York Times, Washington Post, CNN, hasta El Mercurio, Chile, o El Comercio del Perú. ¿Cómo se nota el marxismo cultural en periodistas y políticos? Se evidencia en odio que profesan a la libertad económica, economía de mercado, valores de estado de derecho y debido proceso. Esta psicopatía se disfraza en desprecio “progre” a los políticos liberales, a los republicanos, a los valores de la civilization occidental, a George W. Bush y Donald Trump.

  3. Mario Uria 23 July 2017 at 10:36 am Permalink

    Sr. Montaner Aprecio altamente su agudeza en los comentarios.
    Opino igual que Ud con respectoa los Castro-s.

  4. Hugo Blair 23 July 2017 at 1:04 pm Permalink

    Muy de acuerdo con el Sr. Montero, tambien muchos politicos Norteamericanos han sido defensores de los Castro y la robolucion Cubana

  5. Brother Full 24 July 2017 at 7:09 am Permalink

    La vida no se equivoca, Santos no solo aplica al excelso oficio cumplido por almas que han dedicado su existencia a la mision de salvar almas, sino que en ek ideario popular se le llama despectivamente Santo al ingenuo, pendejo, idiota, en el presente ejemplo, es en plural, duplicado y lo vemos cuando el interfecto por colaborar con el Castrismo, se cree militante castrista cuando en realidad es su tonto util, como se observa, en las filas del Castrismo es excluyente que lo integre un idiota. Otro ejemplo, cosas veredes, en lo de tontos utiles al Castrismo fue Chavez (lo burlaron bien al punto de creerse el sucesor de Fidel, sin recibir ninguna confirmacion del Castrismo), cuyo origen mas remoto del apellido es portugués Chaves, significa llaves. que le entego precisamente en bandeja de plata al Castrismo las llaves de Venezuela. Otro ejemplo, Castro, tiene su origen en el verbo castrar, el que castra (con lo dicho se explica, o requiere mas indicaciones cuando el castrar se convierte en ideologia?)

  6. Artur Barrera 24 July 2017 at 9:11 am Permalink

    A propósito sería interesante la opinión de Ud. Montaner, respecto de la discusión acerca de la conveniencia o no de que Trump no compre el petróleo venezolnao. Dificulte con sus aliados compradores de petróleo la llegada de esa factura a manos de Maduro o que por el contrrio no agrave la crisis humanitaria a los venezolanos y continue castigando el entorno madurista con suspensión de visas, incautación de propiedades y dineros mal habidos. Con qué solución comulga Ud, o si tiene alguna otra sugerencia más efectiva?.

    • Efraín Montero 24 July 2017 at 1:39 pm Permalink

      Una política de “banning imports of Venezuelan oil”, prohibir la importación del crudo venezolano en una ley del Congreso de Estados Unidos, firmada por el Presidente; prohibición que únicamente se levantaría con la restauración de la democracia en Venezuela, sería en comienzo del fin del madurismo-chavismo-manicomio marxista leninsta en Venezuela. Estos revolucionarios sólo caen cuando no pueden pagar las cuentas. Evidencia URRS. El efecto sería de carambola, dos por el precio de uno, Cuba en picada sin petróleo.

      ¿Duro? ¿Cruel con el pueblo venezolano? Miren la alternativa: Cuba o Corea del Norte.

  7. ninoska Huerta 24 July 2017 at 8:21 pm Permalink

    Sr. Montaner gracias por la claridad de sus articulos.
    Como Venezolana, se que el unico presidente claro con las ideas de Fidel Cartro fue Romulo Betancourt, por eso cuando Fidel visito Venezuela en el 61 y dejo la celula guerrillera, el mismo Romulo ordeno a su ministro de relaciones interiores ( Carlos Andres Perez) que acabara con esos insurgentes ( guerrilleros) que habia dejado Fidel en Venezuela.
    La desgracia para Venezuela fue que siendo Carlos Andres Presidente de Venezuela, siempre sintió fascinacionn por la Revolucion Cubana, al igual que Francia, Espana y todos los paises de Latinoamérica, que sonaban con los barbudos de la Revolocion, pero que ni siquiera se han molestado en leer sobre las torturas, los miles de muertos, la destrucción y atraso en que se sometía a ese pueblo.

    Al final todo es una FARSA no hay tal revolución, solo el nombre para que los Zatrapas puedan aduenarse de un país, destruir todo a su paso, robar todas sus riquezas para depositarlas en los bancos de Europa y USA.

    Todos sabemos que quien gobierna en Venezuela son los Castro, ya que El tarado de Chavez en su delirio de ser como Simon Bolivar, le entrego nuestro pais a los Zatrapas de los Castro. Que luego cuando ya tenian el pais y las riquezas en sus poder, resolvieron ELIMINARLO, ya les estorbaba, hablaba mucho.

    Ahora ,Raul se quiere deshacer de Maduro, que tambien es un estorbo, por lo bruto, pero no se lo quieren llevar a Cuba, estan tramitando su salida para algun otro país que lo acepte y con el se tienen que ir todos
    eso sera como: ALIBABA Y SUS 40 LADRONES.

    La pregunta es: que país aceptara a la familia presidencial venezolana: porque donde vayan seran señalados como Ladrones, asesinos y NARCOTRAFICANTES.

    Sus opciones seran : CUBA< NICARAGUA< BRASIL< HAITIRUSIA O COLOMBIA y este ultimo que ponga sus barbas en remojo, pues ya veo a los Castro esparciendo su ROVOLUCION EN COLOMBIA con la anuencia de Santos ( con su premio nobel, que no sabemos el costo)

    Ninoska Huerta.

  8. eusebio 25 July 2017 at 10:43 am Permalink

    Creo firmemente que en un futuro lejos de triunfar la farc en colombia, llegara a la presidencia un gobierno honesto que entre otras cosas llevara a Juan Manuel Santos a los tribunales por entreguista y traidor. Este señor llego a la presidencia con esa guerrilla casi diezmada y aborrecida pero hizo todo lo que pudo y se cago en el plesbicito para alcanzar tan bochornoso acuerdo firmado bajo la sombra de la tirania castrista. Seria como hacerle la misma concesion a Al Quaeda o Daesh; Es aborrecible la actitud de Juan Manuel Santos y debe ser juzgado.


Leave a Reply