31 May 2014 ~ 12 Comentarios

Los dos errores de Juan Manuel Santos

por Carlos A. Montaner

Santos Uribe

El 15 de junio los colombianos volverán a las urnas para escoger al presidente en segunda vuelta. Estos comicios trascienden las fronteras de Colombia e interesan en toda América Latina.

En la vecina Venezuela, por ejemplo, Nicolás Maduro cruza los  dedos para que Juan Manuel Santos, aunque no tenga nada de comunista, permanezca en el poder. Al fin y al cabo, fue él, Santos, quien declaró que Chávez, pese a las diferencias, era su “nuevo mejor amigo”, mientras Zuluaga y su mentor Álvaro Uribe no dejan de calificar al chavismo y al socialismo del Siglo XXI como un peligroso enemigo de las libertades.  

Según la encuesta de Cifras y Conceptos, divulgada por Radio Caracol, el presidente Juan Manuel Santos y el opositor Oscar Iván Zuluaga están  empatados. Un dato asombroso que demuestra el desgaste de Santos, quien llegara al poder en el 2010 con el 70% de los votos y se convirtiera en el mandatario con mayor respaldo electoral de la historia del país.

¿Quién triunfará, en definitiva, en estas elecciones? La primera vuelta la ganó, como se sabe, el economista Óscar Iván Zuluaga, con casi el 30% de los votos y cuatrocientos cincuenta mil sufragios de ventaja. Las encuestas le daban cinco o seis puntos menos. En segundo lugar quedó el actual presidente Juan Manuel Santos con apenas 25. Los sondeos pronosticaban que se acercaría al 30. Curiosamente, se invirtieron los resultados previstos.

¿Qué sucedió? A mi juicio, Santos cometió dos errores fatales que están a punto de costarle la presidencia, a menos que logre darle un enérgico vuelco a la campaña.

Primer error, enfrentarse a Álvaro Uribe. Santos sabe, y lo reconoció mil veces públicamente, que le debía su triunfo electoral al expresidentes Uribe y a su inmensa popularidad. Entonces y hoy Uribe es el único líder político capaz de movilizar a una zona notable de la sociedad colombiana.  

Aunque Zuluaga es el adversario oficial de Santos, para los electores, inconscientemente, la competencia es entre Santos y Uribe. En el 2010 los colombianos votaron masivamente por Santos frente a Antanas Mockus,  convencidos de que continuaría la obra de gobierno de su predecesor.

En realidad, votaban por Uribe contra Mockus, por medio de Santos, puesto que D. Álvaro no podía presentarse a un tercer mandato. Ahora probablemente votarán por Zuluaga contra Santos por considerar que éste es el representante del uribismo.

Segundo error, apostar todo su capital político a los diálogos de paz con las FARC. En el 2014 se cumplió medio siglo de la creación de las FARC. 

Los colombianos, con razón, suelen decir que la violencia es un modo de vida al que estas narcoguerrillas comunistas se han acostumbrado. 

Difícilmente podrán abandonarlo para reinsertase en la apacible vida de los colombianos respetuosos de la ley. Uno no se imagina al finado Mono Jojoy vendiendo seguros o administrando una cafetería.

Lo que suele ignorarse es la otra cara del mismo fenómeno: para el conjunto de la sociedad colombiana ese cruel enfrentamiento es un problema crónico, con el que también se han acostumbrado a convivir, pero sin abandonar la idea de derrotar a unos enemigos despiadados que les han hecho cosas espantosas. Las FARC sólo tienen el apoyo del 3% de la población.

De ahí surge la enorme popularidad de Uribe. No es por su carisma, rasgo de la personalidad que nadie consigue definir. Viene de que arrinconó a las narcoguerrillas, se enfrentó a Hugo Chávez en el plano internacional, retomó el control de las carreteras, el ejército liquidó a algunos de los cabecillas más notorios, y el número de insurgentes pasó de veinte mil a menos de siete mil, devolviéndole a la ciudadanía la fe en la victoria militar contra un enemigo al que no quieren perdonar, sino derrotar, o, al menos, pactar con él cuando declare unilateralmente el cese al fuego, entregue las armas y se someta a los tribunales.

En tiempos de Uribe, por primera vez en muchos años, los colombianos se sintieron orgullosos de un Estado que parecía capaz de lograr la victoria. Santos, que nunca fue más popular que cuando actuaba como Ministro de Defensa de Uribe y acabó con la vida del cabecilla Raúl Reyes, ha querido pasar a la historia como el presidente que logró la paz a cualquier costo. 

No es exactamente eso lo que desea la mayoría de sus compatriotas. Quieren la paz, pero no a cualquier precio.

12 Responses to “Los dos errores de Juan Manuel Santos”

  1. Faz de Tudo 31 May 2014 at 1:05 pm Permalink

    No hay caso, no se puede contra la veleidad de los hombres y nuestras sueño vano de trascender.

  2. Maximiliano 31 May 2014 at 4:11 pm Permalink

    Tercer error: No divulgar a los colombianos los detalles de las conversaciones de “paz” (?) en La Habana.
    Asi’ que los hermanos Castro DICTAN (si’, lo repito, dictan) los articulos parrafo por parrafo de la nueva Constitucion de Colombia y los colombianos no tienen la menor idea de lo que se esta negociando alla’ en La Habana (en casa de la dictadura que quiere convertir Colombia en otra colonia, es obvio). Esto es una barbaridad, es una falta de respeto y de transparencia al pueblo colombiano y absolutamente inaceptable.

    • Guillermo 5 June 2014 at 8:41 pm Permalink

      Siempre me ha parecido muy extraño que los famosos llamados DIÁLOGOS DE PAZ se celebren precisamente en Cuba, el país menos neutral. Algo raro hay allí. Porque no se escogió un país neutral como tantos que hay en nuestro continente?. O en el extranjero?.

      • David 5 June 2014 at 11:45 pm Permalink

        No se puede conseguir nada bueno en Cuba.

  3. SB 31 May 2014 at 5:25 pm Permalink

    Lo que a la mayoría de los colombianos más nos preocupa, es que luego de décadas de cometer todo tipo de atropellos contra los derechos humanos, estos delincuentes de las FARC van a pasar posiblemente a la política colombiana, indultados de todo crimen atroz y con unos sueldos multimillonarios. Eso quiere decir que antes nos sacaban dinero por medio del secuestro, el robo y la extorsión, pero ahora se van a jubilar y a disfrutar del dinero de los impuestos, mientras posiblemente incrementan el gasto del gobierno, incrementan impuestos, inflación y deuda externa, lo que es una fórmula fatal para cualquier economía. Esto es lo que desde hace rato se ve en otros países que están en el caos o van rumbo a él, como Venezuela. Realmente muchos colombianos como dice CAM, no van a votar por el señor Zuluaga por convicción, sino porque es de los dos males, el menos malo, porque el candidato-presidente Santos resultó un traidor de la justicia en nuestro país, y un peligroso enemigo de la paz por querer subsidiar a los peores criminales que nos ha tocado sufrir.

    • Maximiliano 2 June 2014 at 6:44 am Permalink

      Y no solo: si un partido pro-FARC va a ganar unas elecciones, van a recibir ordenes directamente de La Habana.
      Los Castro quieren convertir Colombia en una colonia, un narco estado para poderlo ordenar como estan haciendo con Venezuela.
      Cuidado no hay que subestimar a esos hermanos diabolicos. Fidel especialemente es un conspirador nato, en toda su vida solo ha destrozado todo lo que ha tocado.

      • David 2 June 2014 at 8:27 pm Permalink

        Como el Rey Midas, pero al revés.

  4. nestor 2 June 2014 at 1:49 am Permalink

    Dos anmistias han resultado fatales para America Latina y EEUU…una fue la de Batista en Cuba anmistiando a Castro …y termino en tirania…la otra fue en Venezuela beneficiando a Chavez…y va camino a otra tirania…..esto influye en Colombia ….la situacion venezolana esta influyendo drasticamente en Colombia…..NADIE QUIERE VERSE ENVUELTO EN UNA ANMISTIA QUE CONDUCE A UNA TIRANIA…..
    COMO ES POSIBLE CREER EN UNOS GUERRILLEROS APADRINADOS POR CASTRO, EL CUAL TIENE RECORD DE VIOLACION DE DERECHOS HUMANOS,QUIEN PUEDE CREER EN UNOS GUERRILLEROS QUE ESTA ASESORADO POR UN CASTRO QUE ARREBATO LA TIERRA A CAMPESINOS CUBANOS …..CUBA LLEGO A TENER EL 87% DE TODA LA TIERRA AGRICOLA EN MANOS DEL CASTRISMO )…SOLAMENTE EL 13% EN MANOS DE CAMPESINOS…SEMILIBRES (DATOS APORTADOS EN LIBRO DE ESTADISTCAS PUBLICADO EN CUBA)…..ESTA ES LA REFORMA AGRARIA QUE HABLAN LOS GUERRILLEROS COLOMBIANOS? UN FEUDO ESTATAL AL SERVICIO DE OTRA MAFIA COMUNISTA.

    • David 3 June 2014 at 12:01 am Permalink

      Eso mismo hizo el dictador Alfredo Stroessner en mi país, Paraguay. Como Castro, Stroessner les arrebató las tierras a los campesinos y se las dio a sus esbirros que les eran leales; no eran agricultores ni otros sujetos de la reforma agraria, dejándole solo migajas a los pobres campesinos. Todo un feudo mercantilista al servicio de la mafia estatal. Sin mencionar que Stroessner reprimía, encarcelaba, torturaba, mataba y desaparecía a los campesinos y a cualquiera que se oponía a su régimen de terror que instauró a punta de pistola en los años cincuenta, específicamente en 1954, cinco años antes de que Fidel hiciera lo propio en Cuba.

      También en una de sus estrategias para asegurarse el poder, Stroessner creó todo un ejército de soplones llamados pyrague (que significa pie peludo en guaraní) que vigilaba en cada esquina de cada calle de cada ciudad para encontrar “conspiradores” e “insurgentes” para luego delatarlos a la policía para apresarlos y torturarlos. Esto es claramente igual a los comités de defensa de la revolución (CDR) de Castro.

      Tanto el barbudo como el leproso, intentaron justificar y/o tapar sus crímenes de sus tiranías con rimbobantes campañas propagandísticas que exageraban y distorsionaban la realidad: Castro trataba de darle un rostro humano a su satrapía con los “logros” que obtuvo en salud, educación, nutrición, natalidad e inmortalidad infantil, sus caballitos de batalla, lo cual obviamente no se ajustaban a la realidad, sino a las estadísticas convenientemente manipuladas por el régimen y recopiladas sin chistar por la Onu, Unicef y otros organismos internacionales para darle manija a las mentiras propagadas por la dictadura. Lo mismo hacía Stroessner del crecimiento económico que hubo y de las obras de infraestructura que se construyeron durante su larga dictadura: rutas, caminos, puentes, puertos, aerpopuertos, redes de alcantarillado, estaciones y subestaciones eléctricas y las grandes hidroeléctricas de Itaipú, compartida con Brasil (la más potente del mundo luego de las Tres Gargantas en China) y la de Yacyretá, compartida con Argentina. Así como también se ufanaba de traer estabilidad política al país luego de años de crisis, hasta el punto de en Paraguay hubo 6 presidentes en los 6 años anteriores a su llegada al poder, gracias a los tiempos de “paz y progreso” como Stroessner y sus seguidores llamaban a su régimen.

      En fin, tanto como Castro y Stroessner se vanagloriaban de logros inexistentes para darle sentido a las dictaduras que implementaron en sus países y reprimir duramente a sus opositores y mandar todo el tiempo que quisieran. Stroessner lo hizo durante 35 años hasta 1989, cuando fue derrocado y su dictaura fue desmantelada con la llegada de la democracia, y Fidel durante 47 años hasta el 2006, cuando tuvo que cederle el poder a su hermano Raúl por una enfermedad, pero su régimen instalado en 1959 sigue intacto hasta el día de hoy. Entonces ¿por qué carajo Stroessner y el resto de los militares,Videla, Pinochet, Banzer, Alvarez y demás, que gobernaron Latinoamérica durante los 60, 70 y 80 son considerados dictadores por la izquierda paraguaya y latinoamericana, mientras que Castro, que gobernó más tiempo que ellos es considerado un héroe, un símbolo de la justicia y la libertad? ¿Solo porque él alzaba el puño izquierdo y pateaba con la bota izquierda y a pesar de que aplicaba los mismos métodos dictatoriales ya es automáticamente bueno y lo exime de toda culpa y crimen? Me dan risa y rabia estos izquierdistas castristas, critican a los dictadores derechistas del Cono Sur, pero admiran al dictador comunista del Caribe que es más sanguinario y más desastroso. ¡Manga de hipócritas!

      • Liboriosefuedecuba 6 June 2014 at 2:02 pm Permalink

        Triste pero cierto.

  5. Sam Ramos 5 November 2015 at 4:29 pm Permalink

    EL TRAIDOR

    Posted on November 5, 2015 by Nuevo Accion

    Por, Fernando Balda- Verdad Colombia

    De todos los famosos traidores de la historia he buscado alguno con el cual comparar al Presidente colombiano Juan Manuel Santos; revisé la historia de varios de ellos, como el General Benedict Arnold cuyo nombre es sinónimo de traición en EEUU; durante la independencia vendió a los ingleses la rendición de West Point en 20.000 libras. Antonio López de Santa Anna y Pérez de Lebrón político y militar mexicano. Quien fue Presidente de México en once ocasiones. Enfrentó la guerra contra EEUU fue derrotado en la Batalla de Cerro Gordo. Tras evacuar la capital del país, se exilió en Colombia y mediante el Tratado de Guadalupe Hidalgo propiciado por él, México perdió los estados de Alta California y Nuevo México (hoy California, Arizona, Nevada, Colorado, Utah y parte de Wyoming) a favor de los Estados Unidos. También está el caso del asesino de Jesse James, Robert Ford quien siendo su amigo, admirador y discípulo lo mató por la espalda para cobrar la recompensa.

    En otros anales la ambición, la envidia y la venganza motivaron la traición contra el dictador romano Julio César quien había adoptado un niño de clase baja llamado Brutus, lo educó y trató como su hijo y lo vinculó a la nobleza romana. Los miembros del Senado celosos del poder que tenía César lo traicionaron al final de una sesión, mientras todos rodeaban a Julio Cesar los miembros del Senado en gavilla sacaron dagas y lo apuñalaron, César se defendió hasta que reconoció uno de los rostros de sus asesinos y exclamó la frase más famosa en la historia dirigida a un traidor” ¿tú también Brutus?” y falleció. Brutus quien pretendió con esta participación ascender políticamente vivió atormentado por visiones del fantasma de César hasta que decidió quitarse la vida con su propia espada. Pero ninguna de estas figuras solas me dan el compendio que se necesita para describir a Santos; casi que digo que no le alcanzan en méritos ni todas juntas. Revisemos un poco la historia y sin duda me darán la razón:

    Juan Manuel Santos, procede de una de las familias más adineradas y rimbombantes de Colombia, fue sub director de Diario el Tiempo, el más grande del país y propiedad de sus padres. Ha escalado sigilosamente en la política siempre de forma coyuntural más no por notables gestiones. Ministro de Comercio Exterior, Hacienda y de Defensa durante varios gobiernos; En 1997 durante el Gobierno del Presidente Samper fue el mentalizador de una zona de despeje a favor de la guerrilla para supuestamente propiciar diálogos de paz, además propuso una Asamblea Constituyente donde se debatirán intereses de las FARC; en aquella época tan dura para Colombia tal vez esta fue solo una más de las tantas ideas descabelladas que se lanzaban sobre el conflicto; sin embargo esta se materializó durante el siguiente gobierno del Presidente Andrés Pastrana donde Santos ocupó el cargo de Ministro de Hacienda; y es considerado como uno de los episodios más deshonrosos en la historia de Colombia, se despejó de la fuerza pública a tres municipios del Meta, y uno del Caquetá en la región del río Caguán, desde el 7 de noviembre de 1998. Esta fue la famosa Zona de distensión de 42.000 kilómetros cuadrados donde las FARC tuvieron impunidad y libre albedrío durante casi cuatro años de secuestros, asesinatos robos y narcotráfico -era una guarida criminal legalizada donde la policía y el ejército tenían prohibida la entrada- hasta el 20 de febrero de 2002, en que el mismo Pastrana declaró fracasado el proceso que quedó escrito en la historia como una farsa antipatriótica de intereses evidentemente oscuros y no de paz.

    En 2002 Álvaro Uribe era nombrado presidente, Santos rompe filas del Partido Liberal y es integrado al gobierno como Ministro de Defensa; bajo el mando de Uribe se abatió al temible bandido alias “Raúl Reyes” el 1 de Marzo de 2008, una fiesta se produjo en Colombia, en todos los rincones de la patria se celebraba como una hazaña histórica, además a esta fecha el ejército había reducido las filas de las FARC de 18000 a 8000 bandidos. el momento coyuntural para Santos había llegado, pues su gestor Uribe, no podría volver a ser Presidente por norma constitucional después de haber cumplido dos periodos consecutivos de elección popular. Pero el 75% de aprobación ciudadana a ese momento sobre la gestión de Uribe fue suficiente para endosarle los votos a Santos con tan solo levantarle el brazo. Santos Juró defender y continuar la obra de Uribe -La Seguridad Democrática-, sin tregua al terrorismo; esta, como principal fuente de recursos para el país. Pero en algún momento no definido y triste para la historia de Colombia, tal vez producto de una fragua que siempre existió silenciosa esperando a poder asomar de atrás de la careta falaz de demócrata, o emerger de entre la oscuridad de las mentes parias que suelen rodear al poder; de sus cercanos colaboradores, viciados de intereses forjados en relaciones deshonrosas presentes y de antaño; Santos creyó que una propuesta de paz se podía impulsar por encima de los intereses ciudadanos, pisoteando las tumbas de héroes y víctimas, negociando lo innegociable; la posibilidad de amnistías e indultos para quienes cometieron crímenes de lesa humanidad, permitirles aspirar al Senado, Cámara de Representantes y otros cargos de elección popular, y la legalización de las tierras que estos han invadido y robado durante cincuenta años, entre otros puntos. Y luego de todas estas cartas jugadas en una mesa de póker, tomando tinto bajo el sol de la Habana intentando violar los principios democráticos y constitucionales, Santos pretende salir airoso como hasta para aspirar al premio nobel de la paz! Y es que la vanidad es un pecado muy interesante y poderoso que siempre le hace antesala a la traición. -léase traición a la patria-. Como era lógico Álvaro Uribe, quien tiene claro cómo se combate a los criminales y como se saca adelante un país, ha liderado la oposición contra este inminente fracasado “procesos de paz” que solo ha logrado convertir en figuras internacionales y mediáticas a un grupo de criminales que hasta ayer debían andar escondidos en la selva embarrados del lodo de su criminal “revolución”.

    Santos llegó al poder de la mano de un grande, sin reparo y sin pensar en lo importante que es el honor en aquellos que reciben el llamado de regir los destinos de un país, mordió esa misma mano, traicionó los principios que juró defender y hoy se encuentra sentado del otro lado de la línea de fuego repitiendo un grave error del que él mismo ya fue parte ideológica en 1998 durante el despeje del Caguán.

    Lamentablemente, esta paz, la paz al estilo Santos no encaja con los principios morales y éticos, menos con los rectores del ordenamiento jurídico. La paz de Santos es un concierto para delinquir en donde se proponen movimientos de la nueva bolsa de valores; la del lavado de activos provenientes del secuestro y el narcotráfico. Los ciudadanos colombianos no tiene un pelo de tontos, no pretenda el traidor vende patria pasarles gato por liebre. Ya se ha visto en la historia colombiana a demasiados tahúres y pillos de siete suelas, ya es fácil reconocerlos cuando andan de jornada.

    Para que no se crea que podría yo, estar especulando sobre la reprochable calidad humana del Presidente Colombiano, puedo dar fe en primera persona con el siguiente ingrato relato; y es que yo mismo he sido gravemente afectado por su traición y falta de principios; en 2010 defendí a Juan Manuel Santos en la Corte de Sucumbíos – Ecuador, una orden de prisión pesaba sobre él y varios oficiales que acertaron armamento bélico contra un campamento terrorista ubicado en Angostura, donde cayó abatido alias “Raúl Reyes”, las acciones jurídicas de mi equipo lograron revocar la orden de prisión contra Santos impuesta por la Corte ecuatoriana e impulsada por el Presidente Rafael Correa, que concluyó gracias a nuestra defensa con el archivo del caso.

    Esta acción la asumimos como un acto de defensa al legado del ex Presidente Álvaro Uribe suponiendo un gesto propicio para con quienes habían colaborado con él en su lucha contra el terrorismo. Contrariamente al sentimiento de los miembros del ejército de Colombia y al de la mayoría de los ciudadanos, Santos decidió colaborar con el gobierno de Ecuador, el 10 de Octubre de 2012, me detuvo como a un delincuente en Bogotá donde me encontraba exiliado, me subieron a un avión militar y me entregó a la dictadura ecuatoriana que me mantiene encarcelado hasta la fecha. Mi familia, esposa y cuatro hijos quedaron abandonados en Bogotá, sin protección, pasaron días de terror pues pocos días antes yo había sufrido dos secuestros a manos de criminales enviados desde Ecuador para atentar contra mi vida, estos criminales eran agentes de inteligencia de la policía de Ecuador que violaron la soberanía de Colombia para secuestrar a un exiliado demócrata, perseguido por una dictadura. Santos quien sabía todo sobre mis secuestros, a pesar de ello me deportó violando mis Derechos Humanos y los de mi familia, entregándole a un país donde mi vida corre peligro y donde se me persigue por mis opiniones políticas. pues las pruebas de mi secuestro han sido recabadas por la fiscalía, incluso la identidad de los secuestradores y estas habían sido informadas a Santos plenamente quien ha encubierto estos crímenes para no afectar al gobierno de Ecuador. Pero los colombianos no son tontos y con las pruebas que se revelan en los links que adjuntamos a este artículo tendrán claro el tipo de ser humano que lamentablemente tienen como presidente.

    Con estos antecedentes sobre Santos, llegué a una conclusión; después de echar una mirada a la cobardía de Robert Ford; a lo vende patrias de Benedict Arnold y Antonio López de Santa Anna; y a la traición ambiciosa de Brutus contra César, advertí que todos juntos no hacen a un Juan Manuel Santos.

    JUDASISCARIOTEY encontré en la historia por allá en el año 33 DC, a la figura perfecta, a aquella que reúne todos los rasgos de la traición configurados en Juan Manuel Santos, y que refiere a la más grande traición conocida por el hombre; el deleznable Judas Iscariote; aquel, traicionó a su pastor Jesucristo y con ello a los principios de paz, amor, equidad y justicia que Judas había jurado defender con su vida, causando el mayor crimen cometido por la humanidad pero que a su vez reveló algo supremamente importante: donde está el bien y donde está el mal. Y Como funcionan los traidores.

    Fernando Balda logra revocar orden de prisión contra Juan Manuel Santos:

    http://m.elespectador.com/noticias/judicial/articulo-224401-abogados-de-santos-buscan-archivo-del-caso-bombardeo-ecuador

    Agentes de inteligencia de Ecuador secuestran a opositor de Rafael Correa en Bogotá y gobierno de Santos no dice nada ni por secuestro ni por violación a la soberanía de Colombia:

    http://m.semana.com/nacion/articulo/operacion-balda/330695-3

    Fotos de los secuestradores, pruebas del espionaje internacional y la violación a la soberanía de Colombia:

    https://fernandobalda.wordpress.com/2013/01/15/la-persecucion-a-fernando-balda-2/

    Pruebas de la autoría material de los secuestradores:

    https://fernandobalda.wordpress.com/2013/01/25/balda-razones-de-un-secuestro-revista-vanguardia/


Leave a Reply