06 February 2017 ~ 4 Comentarios

TAPEN, TAPEN, TAPEN

Por Fernando Londoño

La algarabía montada con la llegada de un puñado de bandidos a los sitios de acogida, despierta y legitima todas las sospechas. El Tratado de Versalles o la rendición en el Missouri son un par de tonterías comparadas con este triunfo apoteósico. ¿Qué se guarda tras de tanto ridículo aparato?

Para empezar, el insignificante número de los que llegan. Después de invitar amigos, compañeras y voluntarios dispuestos a ganarse las millonadas que se les pagarán, la cifra vacila entre cuatro y seis mil “combatientes” como se hacen llamar estos terroristas, asesinos, violadores y narcotraficantes. Nada, como quien dice. La montaña parió un ratón.

No empieza el espectáculo y ya se violaron los dos primeros plazos para el proceso de desarme. Imaginemos el resto.

Los niños, por parte alguna. Se los tragó la tierra. Y las armas pesadas, las de verdad, deben estar al cuidado de los niños.

Nadie ha podido mostrar un campo de coca desmantelado, una narco ruta descubierta o un dólar devuelto. Y nadie podrá mostrarlo.

Nadie ha visto la destrucción de una fábrica para acabar los ríos, como nadie ha mostrado que pare la deforestación inclemente, de la que ya se queja la OCDE. Y nadie ensaya la explicación de las más de ciento cincuenta mil hectáreas de coca sembradas mientras avanzaba la pantomima de La Habana. Y ya el Secretario de Estado de los Estados Unidos preguntó por el detallito. Sálvese quien pueda.

Para todos los alcaldes del país, el problema capital que enfrentan es el de las ollas del microtráfico. Y el Fiscal Martínez advirtió que íbamos a perder una generación entera. Poca cosa, dirá De La Calle. Una sonrisa de Timochenko bien lo vale.

Mientras esto pasa en el corazón de la comedia que quieren volver epopeya, se tapa la corrupción funesta.

Se robaron, entera, una bonanza petrolera de más de cien mil millones de dólares. Sí señores. Trescientos billones de pesos o dos años de recaudos tributarios. ¿Alguien supo que se hizo semejante montaña de oro?

Nos endeudó el sujeto Presidente en cincuenta mil millones de dólares, más de lo que hicieron sus antecesores desde Simón Bolívar hasta Álvaro Uribe. ¿Alguien sabe del paradero de ese platal? Lo único claro es que tendremos que pagarlo.

En REFICAR se embolataron más de cuatro mil millones de dólares. En un par de semanas tendremos noticias, vale decir, presos. Tapen, tapen.

Nadie pregunta por la Ruta del Sol II lo que se debe preguntar. ¿Cuánto vale seguirla y quién y cuándo lo hará? Lo mismo que por Ocaña-Gamarra. Pero tranquilos. Los implicados son dos ministras impolutas del corazón de Santos y su Secretario Privado.

Nadie da razón cierta por el Túnel de la Línea, también abandonado. Ni por la carretera Villeta Guaduas, en manos de Mario Huertas, el más entusiasta en el festejo de la reelección de Santos. Solo sabemos que sin ese tramo, el resto de la vía queda valiendo nada. Tapen. Tapen.

También hay que tapar la crisis económica, la pobreza angustiosa de los colombianos.

Por eso el DANE  se niega a dar el crecimiento del último trimestre del año y del 2.016 entero. Será algo parecido al 1.6%. Y el propio Banco de la República, siempre optimista, calcula en 2% el de este año. ¿Saben lo que eso significa? Hambre, desempleo, violencia.

El hueco fiscal es enorme y no lo tapará la Reforma Tributaria, que ya le robó al salario mínimo dos de los siete puntos de aumento. Las calificadoras de riesgo nos descalificaron de hecho. A tapar con créditos  caros, para sumarlos a la deuda impagable que nos agobia.

Las exportaciones van hacia abajo, como la cola de las vacas. Y si no exportamos, morimos. ¿Lo tenemos claro? La “Mesa” quebró al país. Pero tapen, por favor.

La cartera mala de los bancos viaja en dirección opuesta. Ascendente, claro. La gente no tiene con qué pagar lo que debe, después de dar vueltas y revueltas con las tarjetas de crédito que le han repartido. Cuidado con una crisis financiera. Esa ya no la tapa nadie.

La industria cae, la producción agropecuaria es una pena, la recesión golpea sin clemencia. Pero no importa. Trayendo cuatro premios Nobel sin importancia por cuenta del erario público y de la Cámara de Comercio, todo eso se olvida.

La producción petrolera se ha reducido en más de ciento cincuenta mil barriles por día. Y nadie viene a invertir un dólar en un país comido por el narcotráfico y en manos de bandidos. Que nadie recuerde esas cifras, por favor.

Y no hablemos de salud, o de educación o de ciencia y tecnología.En un país donde se para la gangrena de los venenos ofídicos cortando piernas y  brazos de la gente, no hay para qué menear esos detalles. Tapen, tapen, por favor.

4 Responses to “TAPEN, TAPEN, TAPEN”

  1. Ramiro Millan 6 February 2017 at 3:54 pm Permalink

    Lo que roban los políticos en Latinoamérica (en todos los países subdesarrollados en realidad) es impresionante.
    El daño que producen en los más necesitados es increíble.
    Y roban en nombre de los pobres ya que la mayoría de estos delincuentes pertenecen a partidos políticos de izquierda.
    En mi país por ejemplo, entre los años 1990 y 2000 el gasto público anual rondaba los 90.000 millones de dólares (recaudación del 26% del PBI aproximadamente), la pobreza se ubicaba en un lamentable 25% de la población y eran gobiernos que no se caracterizaban por la honestidad precisamente (las denuncias de corrupción eran de todos los días).
    Extraordinariamente, entre los años 2004 hasta el 2015 el gasto público anual se elevó a 220.000 millones de dólares (prácticamente el triple!!!!) gracias al impresionante aumento de precio de los exportables primarios y a un desesperadamente aumento de la recaudación fiscal que llegó al 45% del PBI.
    Sin embargo y a pesar de ese impresionante aumento del gasto público, la pobreza paso al ¡¡¡35%!!!!! (sin mencionar la destrucción de la infraestructura que debe representar otras decenas de miles de millones de dólares).
    La única explicación posible para este degradante fenómeno social, es que en mi país los dirigentes políticos y funcionarios se robaron cifras similares o superiores a los que menciona el autor de la nota respecto al país que el hace referencia.
    Son realmente destructivos hasta el punto de estar cerca de mencionar el término genocidas.
    Más llamativo aún para mí es que no se trate y se insista en su tratamiento del único responsable de que los pueblos pobres suframos estás nefastas consecuencias de dirigentes destructivamente CORRUPTOS.
    Se trata de difundir una y otra vez al “patógeno” de la pandemia de la corrupción.
    Este “virus” de una agresividad inusitada cuando el organismo (sociedad)no tiene las defensas adecuadas (cultura cívica), debe ser controlado a como de lugar.
    Es imperioso su tratamiento al menos para inhibir su actividad (eliminarlo es imposible)
    Éste “virus” lo que hace es estimular insistentemente al organismo (homo sapiens) para que se destaque respecto de los demás, que haga presente su ego.
    Generalmente el medio elegido por este maldito virus (instinto en realidad) para destacarse respecto de los demás, es el económico.
    Le apasiona que su ego se muestre más rico o poderoso que el otro.
    La consecuencia inevitable de este mecanismo es la competencia por quien es más millonario.
    En un organismo sin defensas (como los pueblos subdesarrollados sin culturas que incorpore la responsabilidad ciudadana con el control sobre los actos de gobierno correspondiente) el virus logra todos sus objetivos propuestos en aquellos portadores que intervienen en la función pública con poder de disponer de los dineros públicos.
    Todos buscan destacarse dominados totalmente por el patógeno y no cesan de competir por quien tiene más y más dinero hasta llegar a saquear las arcas públicas en cantidades que superan holgadamente los 100.000 millones de dólares sin que se les “caiga un pelo”.
    El daño producido es impresionante y todo por la actividad de un simple y primitivo mecanismo que nadie, insisto nadie, le da una mínima importancia.
    Disculpen la insistencia, pero no puedo dejar de mencionar las veces que sea necesario este tema que implica llevar a MILLONES de ciudadanos a la pobreza y marginalidad.
    Alguna vez debe considerarse difundir algo que se parezca a una vacuna para controlar esta pandemia que destruye sociedades como si fuera una plaga de la viruela.

    • johnny reday 6 February 2017 at 7:37 pm Permalink

      Caray, hermano! Cuan prolijo es usted! Una enciclopedia, y no se sabe a cual paìs se refiere. Todo un èxito.
      Mire. La corrupciòn es algo enquistado en el ADN de los latinos, desde Ròmulo y Remo…y es la causante primordial del atraso del subcontinente desde Tijuana hasta Puerto Williams. Todos los gobiernos de origen latina son màs o demasiado corruptos.
      Italia està entre los paìses màs corruptos de Europa, y màs atràs de unos cuantos paìses africanos….
      O serà casualidad que entre los 20 paìses menos corruptos en el planeta 19 sean de cultura anglo-sajona a los cuales se junta Japòn?
      Para ganarles a la corrupciòn necesita alguien que pegue durìsimo a los corruptos y los sanciones con penas escalofriantes, que logre hacer entender a la gente que allì, en la corrupciòn, està la primera causante de la pobreza, el hambre, el atraso.
      Pero los pueblos tambièn son corruptos: si un alcalde roba, en Austria termina en un tribunal, en Am.Latina el pueblo dice: “En su lugar robarìa màs”.
      Falta instruccòn adecuada. Y un gobierno corrupto no la va a entregar…serìa un suicidio.

      • Ramiro Millan 6 February 2017 at 8:43 pm Permalink

        Coincido en sus apreciaciones, pero estoy convencido de que no es en el ADN (en ese caso estaríamos entrando peligrosamente en el racismo, algo en lo que definitivamente no creo, lo aclaro a pesar de que seguramente no haya sido eso lo que ud quiso expresar)
        Sino en la cultura latina (costumbres, hábitos, actitudes, respuestas típicas ante los estímulos, etc) que los hace muy desapegados al cumplimiento de las normas y reglas.
        Si bien Italia y España aún conservan características típicas que los predispone a la corrupción, han asimilado mucho de las conductas de los países vecinos (no anglosajones) lo suficiente como para lograr instituciones eficientes.
        Como muchos coinciden, cuando las instituciones funcionan, todas las políticas también (económicas, JURÍDICAS, educativas, etc).
        Me parece necesario aclarar que la cultura latina (latinoamericana especialmente) no es la única que predispone a su ciudadanía a la corrupción (no solamente de la dirigencia, sino en todos los estratos sociales).
        La cultura china o de medio oriente, entre otras, también son tan o más predispuestas a corromperse.
        Creo sin temor a equivocarme que si bien son muy diferentes las culturas que padecen la pandemia de la corrupción, hay unos pocos elementos que tienen en común y los condena a sufrir los mismos estragos de ésta calamidad.
        Lo que tienen invariablemente en común es EL DESAPEGO AL CUMPLIMIENTO DE LAS NORMAS Y REGLAS.
        Tan simple y difícil de cambiar como eso!!
        Los países desarrollados se caracterizan por los índices más bajos de corrupción y sin dudas lo que evita sufrir ésta “patología” es su amplio apego cultural al cumplimiento de las normas y reglas.
        Es increíble que por algo tan simple y sencillo como esto, tantos pueblos padezcan las miserias que producen la corrupción y la ausencia de INSTITUCIONES eficientes (y obviamente, con ello el atraso y la pobreza).
        La historia da muestras de cambios CULTURALES, pero también muestra lo extraordinario es que esto suceda.
        En fin, es como luchar contra molinos de viento, pero lo poco que pueda aportarse siempre ayuda.
        Cordial saludo.

  2. johnny reday 6 February 2017 at 7:40 pm Permalink

    Buen artìculo, pero no se entiende casi nada.
    Demasiados puntos en los cuales el articulista habla de cosas que solo en Colombia, y no todo el mundo, conocen.habla de 50mil millones desaparecidos bajo un presidente…y los otro 50mil que denuncia antes?
    Un buen articulista, pero esta vez ha sido màs fumoso que un dìa de neblina en Noviembre en la Sierra Nevada de Santa Marta…


Leave a Reply