16 September 2017 ~ 15 Comentarios

UN HURACAN LLAMADO COMUNISMO

Por Carlos Alberto Montaner

En medio del huracán recibí una misteriosa foto de Fidel Castro. Arriba decía: “Fidel resucitó”. Abajo del retrato se aclaraba el misterio: “Ahora se llama Irma”. El Comandante había reencarnado en un feroz ciclón.

La broma posee una base seria. Me la explicó Juan Manuel Cao, uno de los periodistas estrella de América TeVe. El comunismo y los huracanes tienen muchas cosas en común. Dejan a la sociedad que los padece sin electricidad, sin comida, sin medicinas, sin ropa, sin gasolina. El agua potable se convierte en un hilillo esquivo que se desvanece con la habilidad de Houdini. Son magos. Lo desaparecen todo. El socialismo es así.

Pero ambas catástrofes se diferencian en un detalle clave: los huracanes sólo perduran unos pocos días y las personas esperan ilusionadas el final del agua y de la ventolera. El comunismo, en cambio, dura una eternidad y, poco a poco, las esperanzas de ver el final se van esfumando. Los cubanos llevamos 58 años de penurias. Los venezolanos, aunque todavía no han llegado al mar de la felicidad, como les anunció Hugo Chávez, comenzaron el viaje hace casi 20 años. Ya están cerca de la meta. Dios los coja confesados.

La Fundación para los Derechos Humanos de Cuba que preside Tony Costa, en un boletín escrito por el historiador Juan Antonio Blanco, agrega una denuncia contundente en respuesta a las declaraciones del dictador Raúl Castro. El general ha explicado que casi todos los recursos de que dispondrá Cuba en el último trimestre del 2017 los emplearán en rehacer la infraestructura hotelera destruida por el huracán Irma.

Las empresas, casi todas foráneas, codirigidas por los generales cubanos, tendrán prioridad. Si hay que arreglar una calle o un edificio, si hay que reparar una línea eléctrica o telefónica, no serán las de los cubanos, sino las de los extranjeros. Siempre ha sido así. Es el gobierno, sin consultar a la ciudadanía, quien decidirá cómo gastará los recursos generados por el trabajo de los cubanos.

Cuando ocurren estas catástrofes se hace más evidente aún el cruel disparate de los sistemas en los que el gobierno, dueño de todas las propiedades, de todos los recursos, y de todos los mecanismos de toma de decisión, elige la seguramente pésima suerte de sus súbditos.

En las sociedades en las que prevalece la propiedad privada, los ciudadanos protegen sus activos por medio de seguros, y si no los tienen adquieren préstamos para reparar sus casas o fincas. No esperan que el Estado les resuelva las carencias más urgentes porque saben, como solía decir Ronald Reagan, que no hay criatura más peligrosa que quien nos dice: “soy representante del gobierno y vengo a solucionarle sus problemas”.

En Cuba hay miles de damnificados de ciclones que sucedieron hace seis, siete o diez años, y continúan viviendo en albergues provisionales que se están cayendo a pedazos. Con frecuencia, la ayuda que llega del exterior es luego vendida en dólares en tiendas especiales.

Recuerdo una revelación estremecedora que me hizo Jaime Ortega, muy molesto, entonces obispo, y pronto cardenal, en los años noventa, en mi casa de Madrid: cuando Alemania, ya reunificada, trató de regalar miles de toneladas de leche en polvo, siempre que las distribuyera Cáritas, sabedora por sus diplomáticos en La Habana que el gobierno vendía esas codiciadas dádivas, el indignado representante del gobierno cubano, un viceministro de Comercio Exterior llamado Raúl Taladrid, por instrucciones de Fidel Castro, pronunció una frase tremenda que debería pasar a la Historia universal de la infamia: “primero los niños cubanos tomarán agua con cenizas que leche distribuida por la Iglesia”.

Ahora le tocó el turno a “Irma”. Poco a poco el país se irá erosionando pronunciadamente, de huracán en huracán, de tormenta en tormenta, hasta transformarse en una ruina incomprensible, mientras el sistema continúe vigente. No me extraña, pues, el amargo chiste. Fidel reencarnó en “Irma”. Mañana será en “Manuel” o en “Carmen”. Hasta que Cuba sea un recuerdo borroso, o hasta que esa castigada sociedad consiga quitarse del cuello la pesada cadena y emprenda el largo camino de la reconstrucción nacional alejada de la utopía socialista.

15 Responses to “UN HURACAN LLAMADO COMUNISMO”

  1. Johnny Torres 17 September 2017 at 6:08 am Permalink

    Los comunistas larinoamericanos tienen, además, una notoria semejanza con los huracanes ddl Caribe. Después de acabar con todo… terminan sus vidas en Florida.

    • eusebio 17 September 2017 at 8:23 am Permalink

      Excelente reflexion!!!!

  2. Efraín Montero 17 September 2017 at 8:34 am Permalink

    Regresó don Carlos Alberto. Muy bien.

  3. Ramiro Millan 17 September 2017 at 10:40 am Permalink

    Si googlean “socialismo capitalismo y naturaleza humana, periodismodigital.com” seguramente accederán a una nota del Sr Jorge Hernández Fonseca del ano 2008 publicado después del paso devastador de huracanes reflexionando sobre un discurso de Fidel Castro.
    Es extraordinario, al menos para mí, el hecho que en su discurso el psicópata Fidel reconoce al enemigo íntimo y eterno del comunismo que los lleva a todos los males que conocemos del régimen, uno por uno y contra el que se debe poner todo el esfuerzo, aunque sea sobrehumano, para vencerlo.
    Sabía que se trataba de un enemigo extraordinariamente poderoso y que la lucha había que darla día a día, hombre a hombre, sin descanso.
    Fidel Castro conocía a su enemigo, sabía que era fortísimo, pero aparentemente no sabía que era invencible.
    Digo aparentemente, porque tarde o temprano debió darse cuenta de la invencibilidad de su enemigo, pero seguramente ya habrá sido demasiado tarde para dar marcha atrás.
    También es probable que el mismo enemigo a vencer haya sido el que no le permitía reconocer jamás que él estaba equivocado, que un “gran y tremendo héroe nacional” cómo él no podría equivocarse jamás. El instinto contra el que luchaba, el egoísmo, lo vencía a él mismo, vaya tremenda paradoja.
    Como sea, lo cierto es que el enemigo declarado de Fidel Castro es invencible.
    Él sólo es muchísimo más poderoso que todos los comunistas juntos del planeta.
    Y el enemigo íntimo y eterno del comunismo al que jamás podrán derrotar y que se encarga de destruir, corroer, pudrir desde la raíz misma hasta la degradación del organismo y su necrosis putrefacta (como Fidel mismo indirectamente lo declaraba en su discurso referido), es nuestra NATURALEZA HUMANA, a través de un instinto que se traduce en “egoísta ambición”.
    Instinto tan destructivo para el comunismo y sin embargo extraordinariamente productivo en el liberalismo.
    Fidel sabía que lo que hace maravillas en el sistema liberal, en el sistema comunista es destructivo, arrasador como los huracanes y aún así insistió en someter a una nación entera a un vano sufrimiento por décadas.
    Lo que se dice “un verdadero hijo de mil p…”
    “El comunismo y su enemigo imbatible”
    razonvsinstinto.blogspot

    • hector l Ordonez. 18 September 2017 at 11:53 am Permalink

      Millan lo felicito,excelente su exposicion,es lo mejor que se puede leer en este Blog,no deje de escribir.
      GRACIAS!.

  4. Juan Pueblo 17 September 2017 at 10:41 am Permalink

    ¿Por qué? El comunismo, después de fracasar de forma estrepitosa por todo el mundo, todavía sobrevive en algunos reductos como Cuba y Corea del norte, será que somos pueblos masoquistas. ¿Por qué?

    • Manuel 17 September 2017 at 11:26 am Permalink

      masoquita es enfrentarse a semejantes maquinarias totalitarias. Hasta los todo poderosos occidentales y sovieticos evitaron por largo tiempo un enfrentamiento con hitler-mussolini-hiroito. La gente sabe q hay solo un camino: escapar; a no ser q seas un venezolano bien arrecho

    • Azpé 18 September 2017 at 7:35 pm Permalink

      Y Nicaragua, El Salvador, México, Perú, Bolivia, Argentina, Brasil, Chile, Ecuador, y un largo etc.

      El pensamiento comunista es como el virus de la varicela. El cuerpo lo derrota, pero no lo destruye por completo. El virus se esconde en la grasa que protege los nervios, de donde ataca 50 años después haciéndonos sufrir peor. El comunismo promete a incompetentes que si usan la violencia y el engaño contra la sociedad, serán los nuevos amos esclavistas totalitarios. Y la ignorancia natural o provocada les permite renacer una y otra vez.

      Basta ver y leer las burradas de Michael Moore cuando decidió que la “medicina cubana” era mejor que la de USA e hizo un “documental”. Mientras estaba en Cuba se enfermó de algo, y al ver lo que le esperaba… huyó al odiado país esclavista y explotador para que lo repararan. Cualquiera hubiese aprendido, Moore no.

    • hector l Ordonez. 20 September 2017 at 3:52 pm Permalink

      Sobreviven no por voluntad de esos pueblos que usted menciona,subsisten mediante el terror.

  5. Vladimir 20 September 2017 at 2:41 pm Permalink

    No entiendo porque le siguen llamando comunistas a estos criminals comunes. Cualquier persona que haya estudiado el Marxismo –Leninismo sabe que es una ideologia con base criminal donde cualquier accion es justificada por el objetivo de derrocar a “la clase burguesa” e instaurar la Dictadura del ploretariado. Esto lo saben incluso los delincuentes oportunistas que usan el Marxismo –Leninismo como arma de demagogia que engaña a esa gran mayoria que solo conocen la utopia de esa “sociedad maravillosa” que no es otra cosa que un absurdo total pero que al apoyarse en la envidia inherente en una gran cantidad de personas se hace muy atractiva.
    El problema que yo tengo con que le sigan llamando comunistas a estos narco-delincuentes es que les da una ideologia para tartar de justificar sus acciones. El sueño de cualquier ladron es que alguien los vea como Robin Hoods y asi en la mente tonta de muchos aparecer como “criminales buenos”
    Le iba a preguntar a Carlos Alberto Montaner de nuevo que sociedad cree el que existe en Cuba pero acabo de leer otro documento que publica en este blog donde encontre su opinion y solo voy a concluir con lo que el dice
    “No se trata, pues de cuestiones ideológicas, sino de conductas delictivas. Son procesos, lamentablemente, de juzgado de guardia. El momento de actuar es ahora. Hay que aplicarles cuanto antes la Convención de Palermo organizada por la ONU. Para luego es tarde.”

    • hector l Ordonez. 20 September 2017 at 4:06 pm Permalink

      Senor Vladimir permitame dirigirme a usted con mi mayor respeto,Comunismo o Capitalismo no se define
      si los dirigentes roban o no roban,si son Narcotraficante o no,el concepto de Comunismo o Capitalismo se basa en su Economia,por ejemplo si toda la maquinaria de la produccion o sea me refiero a las industrias,los medios de servicios que pueden ser oficinas,ya sean de abogados,medicos y muy importante para los comunistas los medios de informacion ya sea escrita,radio o tv en fin desaparece la propiedad privada en su totalidad y el sistema capitalista es todo lo contrario,todo pertenece a la propiedad privada,excepto la fuerzas armadas,bomberos y departamentos de policia y otras dependencias del estado.y para explicarte que sociedad existe en Cuba es algo muy dificil a veces de explicar,es una mezcla de tantas cosas,pero que ninguna sirven para nada.

      • Vladimir 20 September 2017 at 5:04 pm Permalink

        Señor Ordoñes para ser lo mas escueto posible me referire solo a la economia que es lo que usted mensiona. Cree usted que en Cuba existe la propiedad social sobre los medios de produccion? Yo no lo creo, es claro que estan en manos de la cupula de delincuentes y sus familias, ejemplos se sobran, recuerda usted cuando el “comandante” salio en la lista de las personas mas ricas del mundo o hace poco cuando uno de sus hijos tenia su yate anclado en Monaco, etc,etc? Muchos paises europeos tienen una economia mas socialista que Cuba. Y que decir del principio fundamental de la economia socialista donde “cada cual debe recibir segun su trabajo”
        La sociedad existente en Cuba en mi opinion es facil de explicar si en lugar de ideologia lo analizas como se analiza al crimen organizado internacional

  6. Manny 26 September 2017 at 8:29 am Permalink

    C.A.M. es brillante en sus artículos, pero esa claridad conque ha estado analizando los acontecimientos (desde hace más de 50 años) NO RESOLVIRON, NI HAN RESUELTO, NI RESOLVERÁN la más que larga agonía en la finca-corral-manicomio de Castrolandia. Los chulos de la política les importa tres c… que se les etiquete con las más espantosas de las expresiones, porque en la concreta mientras ellos sigan chupando de esa teta…¡PIÑA, MAMEY Y ZAPOTE!
    Por eso no es nada criticable que se sienta desprecio por el gobierno de USA, dada su indiferencia por el sufrimiento del pueblo cubano, aún dentro o ya fuera. Ha llevado la guerra a los cuatro confines con el pretexto de…etc, pero Castrolandia es intocable. Y más que desprecio por el gobierno de USA, es ultra-súper-asco por los llamados “paisanos” que se aglomeran en Miami con sus millones sin hacer algo más allá que suciamente negociar con la desgracia de ellos.

    • Manuel 26 September 2017 at 11:16 am Permalink

      ningún “paisano” es masoquita, enfrentarse a semejantes maquinarias totalitarias como en los primeros 40 años (Escambray, sabotajes, radio Martí, holas migratorias, embargos, bloqueos maritimos, … típico de la Guerra Fria que no condujo a nada en Cuba). Hasta los todo poderosos occidentales y sovieticos evitaron por largo tiempo un enfrentamiento con hitler-mussolini-hiroito; y hoy se miden ante king jong un). La gente sabe q hay solo un camino: escapar; a no ser q seas un venezolano bien arrecho. Todo el mundo con dinero y sin dinero se cansó.


Leave a Reply