16 January 2015 ~ 5 Comentarios

Una respuesta de Tata Yofre a Robert Kennedy Jr.

por Juan Bautista Yofre

Kennedy

Recibí por manos amigas un cándido trabajo de Robert Kennedy Junior referido a las relaciones de los EEUU con Cuba. Siguiendo el antiguo método de los frailes, permítanme que les glose algunos los párrafos del artículo, con certitudes que demuestran la absoluta falsedad de algunos de los términos. Para comenzar la Agencia que distribuye el trabajo está dirigida por Roberto Savio, fundador e  integrante de Inter Press Service (agencia noticiosa que sirvió de “santuario” a la mayoría de los periodistas ligados con las organizaciones guerrilleras de América Latina/pro castristas) y años más tarde miembro del Foro Social Mundial, organismo “primo hermano” del procomunista Foro de San Pablo, que cuenta con integrantes tan “célebres” como Noam Chomsky, Hugo Chávez (fallecido), Luis Inacio “Lula” Da Silva, etc. Por lo tanto nada de lo que promueva Savio me produce una emoción positiva. Vamos ahora al artículo de Kennedy Jr:

1- Que me cuente Robert Junior que su papá sentía “una culpa abrumadora” por cómo dejaron varados a los cubanos que combatieron en Bahía Cochinos me suena a hipocresía. Porque él y su tío, el presidente John F Kennedy, los abandonaron a su suerte a pesar de compromisos previos de apoyarlos, como mínimo, con aviones de guerra. Es cierto que la operación le fue entregada a Kennedy por la Administración Eisenhower y que quienes la idearon eran una recua de inútiles, pero Kennedy pudo haberla abortado y no lo hizo. Por lo tanto el fracaso y la “traición” a la misma es su responsabilidad.

Por otra parte le recuerdo a “Junior” que ya para esos días (abril de 1961) Cuba había entrado en un acelerado proceso de comunización, traicionando el verdadero espíritu de la revolución que derrocó a Fulgencio Batista. En diciembre de 1961 Castro se reconoció “marxista leninista” y que lo había sido siempre. Y con total cinismo dijo, horas más tarde: “Desde luego, si nosotros nos paramos en el pico Turquino cuando éramos ‘cuatro gatos’ y decimos: somos marxistas-leninistas, desde el pico Turquino, posiblemente no hubiéramos podido bajar al llano. Así que nosotros nos denominábamos de otra manera, no abordábamos ese tema…”.

2- La crisis de los misiles soviéticos (octubre de 1962) prueba que Castro había transformado a la Isla en un portaviones soviético a 90 millas del Estado de la Florida. De poco valdría la reivindicación del Presidente Kennedy a Manuel Artime y sus seguidores en Miami (diciembre de 1962), cuando prometió que la bandera de la Brigada 2506 volvería a flamear en Cuba. Y tampoco me sirve que Fidel Castro haya dicho en 1999 al primogénito de “Bob” Kennedy que la instalación de misiles soviéticos en Cuba “fue un error poner al mundo en tan grave peligro”.

¿Sabe por qué? Porque es tarde para decirlo. En mi libro “FUE CUBA” (Editorial Sudamericana, Buenos Aires 2014) revelé la larga exposición que hizo Castro sobre los días de la crisis al Comité Central del Partido Comunista de Cuba (en 1968) y ahí dice otra cosa. En oportunidad de poner fin a la crisis (cuando Washington negoció con Moscú sin escuchar a La Habana), Castro, su hermano Raúl y Ernesto Guevara se enfurecieron al punto de humillar a Anastás Mikoyan durante su visita de buena voluntad (2 de noviembre de 1962).

3- Que “Junior” relate la cantidad de operaciones de la CIA para asesinar a Fidel Castro no me sorprende, ni voy a defender o legitimar a la CIA (que la defiendan los norteamericanos). Pero sí quiero contarle al hijo de “Bob” que el régimen castrista asesinó directa o indirectamente a cientos de ciudadanos latinoamericanos (Argentina por caso) y de ellos no se acuerdan ni los Castro ni el “petit” Kennedy. Tampoco le voy a recordar a “Junior” como su papá presionó al gobierno de Joao Goulart (conduciéndolo al derrocamiento más tarde). Unos intervienen por allí y otros intervienen por acá. ¡Era la Guerra Fría señor Kennedy! La que llevó a soldados cubanos al África (¡imagínese!), a Venezuela, a la Argentina, etc, y ¡Moscú lo sabía!

4- Del asesinato de su tío poco puedo agregar porque mucho se escribió. Solo le recuerdo que el presunto asesino unos dos meses antes estuvo con agentes de la Inteligencia soviética en México (Nikolay Leonov lo reconoció). De todas maneras, coincido con Kennedy Jr en que su tío fue víctima de una amplia operación en la que participaron más de un asesino y que la Comisión Warren fue una “chapucería” (dicho el 11 de enero de 2013).

5- Voy a dejar de lado otros conceptos para decirle a “Junior” que su trabajo tiende a legitimar las últimas medidas del presidente Barak Obama. Lo entiendo, estamos hablando de política: pues bien señor Kennedy, desde ya le digo que Castro y sus seguidores no van a abandonar el poder; que no quieren abrir el juego democrático en Cuba; que con esta medida han librado a su suerte a la oposición que sufre en Cuba desde hace más de medio siglo y que los 53 presos que liberaron es una operación publicitaria: Muchos ya estaban en sus casas, otros con la condena cumplida y a la mayoría no se les da documentos de identidad (ni pasaportes) ni tampoco trabajo. Están a la intemperie.

Me voy a abstener de seguir escribiendo para no cansar ni abrumar a “Junior”, Savio y los lectores. Por lo tanto a usted señor Kennedy no le creo nada. Ni siquiera sus buenas intenciones.

 

5 Responses to “Una respuesta de Tata Yofre a Robert Kennedy Jr.”

  1. Maximiliano 17 January 2015 at 12:09 am Permalink

    Obviamente Raul no va a abandonar el poder, pero el punto es , que se generen condiciones propias, para que , al cabo de unos anyos (todos tenemos que morirnos) la sociedad cubana le pueda dar un espaldarazo al regimen frustrando la transmision del poder de Raul a su hijo Alejandro.
    Funcionara’ ? Solo el tiempo lo dira’. Lo cierto es que hoy el debate es muy fuerte, pero si es cierto que desde cierto punto de vista las relaciones entre USA y el regimen cubano representan una traicion a los ideales, es cierto que eso no es ni la minima parte de escandaloso de lo que hicieron los Republicanos en 2001 cuando se fueron “a la cama” con la sangrienta y genocida dictadura comunista de Laos , condenando a muerte los ex aliados Hmong que estan sufriendo uno de los genocidios mas atroces que se han dado en el mundo desde el posguerra y todo eso gracias al gobierno Bush que decidio’ abrazar y besar a la horrorosa (muchisimo mas ferreas y sangrienta que la cubana) dictadura COMUNISTA de ese pauperrimo pais asiatico.

  2. Adolfo M. Muschietti Molina 17 January 2015 at 10:17 am Permalink

    El Tata Yofre tiene toda la razón en lo que sostiene en esta respuesta y en su completísimo libro FUE CUBA. Cita y reproduce documentación del KGB de origen soviético, checoeslovaco y cubano que prueba sus aseveraciones. El mundo cambia pero el compromiso de las izquierdas con el régimen castrista, no. Si hay algo que el Tata sabe y mucho es Inteligencia (fue Secretario de Estado) y Relaciones Exteriores (dos veces Embajador), además de Historia Argentina contemporánea, sobre la cual ha escrito la mayoría de sus libros. En todos dice verdades que nadie ha desmentido.

  3. Sam Ramos 17 January 2015 at 12:08 pm Permalink

    LA ADMINISTRACIÓN OBAMA SE BAJA VERGONZOSAMENTE LOS PANTALONES ANTE EL CASTRATO

    Posted on January 17, 2015 by Nuevo Accion

    OBAMASEMEAENAMERICAPor Aldo Rosado-Tuero

    Como reza el título de esta corto artículo, la bajada de pantalones de esta administración ofreciéndole las nalgas a los castristas, es de tal magnitud, que lo único que les ha faltado ha sido regalarles públicamente el pomo de vaselina—aunque no faltan los que creen que se lo han dado de regalo en secreto—para hacer menos dolorosa la esperada respuesta que recibirán.

    Pero aún más vergonzosa que la claudicación entreguista es el hecho de que ambas administraciones—la de Obama y la del raulato—estén orquestando una mojiganga asqueroso, queriendo venderles a los ingenuos, la idea de que ha sido una negociación en que ambos bandos cedieron, cuando la apabullante realidad, deja ver a las claras, que los únicos que han cedido—y seguirán cediendo—son Obama y su cohorte de fabianos, marxistas y liberaloides, que procuran con urgencia evitar el colapso económico de la tiranía castrista.

    La mejor prueba de lo que afirmamos es la leyenda del “más grande espía del siglo” que guardaba prisión en Cuba y luego la incalificable y mentirosa maniobra de los “53 presos políticos liberados por el tiranuelo Raúl”. ¡Por Dios, nunca se había visto tal descaro! Ni un presidente norteamericano que mintiera—e hiciera mentir a sus subordinados—de una manera tan burda y descarada. Basta leer las declaraciones de los ex presos políticos cubanos, ofreciendo con nombres y datos, como tanto el castrismo como el obamato pretenden reírse de la opinión pública y de la prensa seria con esa “lista”.

    Pero lo más preocupante no es lo que han hecho hasta ahora, sino lo que está en cartera para ser hecho en los próximos meses. En Nuevo Acción, lo hemos venido denunciando desde hace bastante tiempo, y los que al principio creían que exagerábamos, se han ido convenciendo de que todo obedece a un plan trazado desde hace tiempo.

    Desde antes de las elecciones presidenciales del 2008 y luego en las del 2012, nos cansamos de publicar pruebas que mostraban el carácter personal y el pensamiento marxista que animaba a Barack Hussein Obama, y que su Change “Cambio”, estaba anunciando claramente que sería un cambio que aspiraba a destruir a los EE.UU. hasta llevarlo a un grado de indefensión militar tal y a una debacle económica—remedo de la República alemana de Weimar—que facilitara la llegada al poder de un dictador.

    Todos los pasos de Obama han estado encaminados a ese propósito y ahora, cuando le quedan todavía dos años en el poder, a pesar de que el pueblo norteamericano ha mostrado en las urnas su total oposición a sus políticas, olímpicamente se defeca en la Constitución, en la división de poderes y amenaza con vetar cuanto proyecto de ley—elaborado por legisladores electos y legitimados por el pueblo—se oponga a sus designios y a su programa trazado desde antes de llegar a la presidencia.

    Tal como hiciera Adolfo Hitler en “Mein Kamp” (“Mi Lucha”), bastaba leer el libro de Obama “Sueños de mi padre” y estudiar su pasado, para darse cuenta quien era en realidad la persona a la que se le estaba entregando las riendas de la nación más poderosa de la tierra.

    Aunque pueda lucir pedante, tengo que decir, que desde hace muchos años, abrí los y he tratado de que otros los abran también. Ha sido constante mi denuncia y mi prédica de que los enemigos de la humanidad, estaban usando un arma más peligrosa que las de la guerra convencional: la de la infiltración paciente y callada…y esa táctica les ha dado muchos triunfos y hoy en día está a punto de lograr sus objetivos. Solo la movilización masiva de los patriotas que aún creen en la Civilización Cristiana y Occidental a nivel mundial; la vuelta a los valores tradicionales en los EE.UU. y la necesidad de reiniciar la lucha de verdad y sin amos que nos paguen en nuestra patria, Cuba, podrá evitar que los conspiradores logren sus malvados propósitos.

  4. Tom Maclean 17 January 2015 at 6:18 pm Permalink

    I agree 100% with Mr. Yofre

  5. Hector L Ordonez 25 January 2015 at 2:24 pm Permalink

    San Ramos usa el cerebro antes de hablar!


Leave a Reply